Los cambios del futuro

El crecimiento de la MLS lleva consigo quemar etapas difíciles. Pero está claro que no se puede dar lo que no se tiene y para seguir progresando, hay que disponer de una infraestructura importante y un poder económico realmente fuerte. Es la única manera de poder competir con éxito, de solidificar la base y lograr algún día un funcionamiento similar a las más poderosas del mundo.

Fue difícil dejar atrás a los equipos de Florida, pero la decisión se tornó imprescindible para seguir adelante, en función de un mercado que resultaba muy poco atractivo para los inversores y auspiciantes. Sin duda que fue doloroso para quienes crearon y formaron la imagen de Miami Fusion y de Tampa Bay, pero todo el mundo debió entender que había que dar paso al futuro.

Una decisión similar se debió tomar nada menos que con uno de los equipos que mejor rendimiento deportivo lograse en la temporada 2005. San José Earthquakes debía trasladarse a una nueva casa y con ello, dejaría su nombre y su historia por el camino, la misma que en el orden deportivo, supo de muy buenos momentos, aunque tuviera como sede una ciudad pequeña y de contados recursos.

Quizás la decisión más difícil sea la de dejar atrás el nombre de MetroStars —que ahora será New York Red Bulls— ligado a una zona muy poderosa en el orden económico, pero que aún no se ha reflejado en el apoyo que se esperaba al equipo. Para quienes han seguido siempre con la ilusión de verlo ganar, no es fácil aceptar que no verán más en acción los colores rojo y negro, pero deberán entender que hoy por hoy, es mejor tener un buen representante con otros colores y otras posibilidades en todo aspecto, que bajar definitivamente la cortina a un recuerdo que tampoco pudo nunca llegar a la cima.

El futuro de la Liga es muy prometedor, brillante podría decir siendo en alguna medida optimista como corresponde. Houston y Nueva York surgen al mercado con nuevos bríos, nuevas directrices y una necesidad común, con mayor intensidad en el representante de la Gran Manzana, ganar.

Se aproxima un torneo muy duro, quizás el más fuerte en paridad de cuantos se han disputado. Es casi seguro para la mayoría que se alternarán victorias y derrotas, los equipos se han reforzado en buena forma y en la pretemporada se ha visto con claridad que ya no habrá ninguno que de antemano podamos calificar, como más débil que el resto.

Por otra parte, en los partidos previos que se han disputado hasta el momento, por lo menos los que tuvimos oportunidad de ver tanto en Florida como en Los Ángeles, quedó bien claro que nadie está dispuesto a regalar absolutamente nada. Los jugadores han puesto el alma en cada pelota con el fin de ganarse un lugar, lo que llevó incluso a que en alguna oportunidad se jugara con demasiada intensidad, para ser simplemente encuentros de preparación, pero desde luego comprensible por el anhelo de cada uno de conseguir no solo un puesto de titular, sino un lugar dentro del plantel.

Equipos como Chivas USA, que no tuviera un rendimiento a tono con la expectativa que generara la pasada temporada, serán difíciles de vencer, al haber conseguido reforzar sus líneas con jugadores de probada trayectoria, incluso en el orden internacional, como Paco Palencia, Claudio Suárez o Ramón Ramírez entre otros también de la misma ascendencia, que quieren ser la revelación del torneo que se inicia. Galaxy con su competencia fuera de fronteras, llega también en buen nivel, lo que volverá a general una rivalidad muy especial entre ambos, sin perjuicio de tener que aceptar que pueden ser dos grandes animadores de la temporada 2006.

Y así podríamos seguir con el equipo de Houston, que con la base de San José, apunta nuevamente arriba y tiene argumentos como para pensar que sí se puede. Chicago, será otro de los buenos conjuntos que mostrará el 2006, con un par de latinos que pasan por
un excelente momento, el hondureño Iván Guerrero que juega por segundo año consecutivo con la Liga y Diego Gutiérrez, muy motivados ambos para hacer una gran campaña.

Nos queda por descifrar a Nueva York. Nadie duda del excelente trabajo del cuerpo técnico encabezado por Mo Johnston y Richie Williams, aunque aún se ha visto poco dentro del campo de juego. Quizás el tiempo mostrará un equipo diferente. Sobran ideas y argumentos que los jugadores, algunos de ellos muy importantes como Amado Guevara y Youri Djorkaeff, deberán interpretar en la cancha.

Está claro que los cambios serán positivos y para bien de todos. Aceptarlos corre de nuestra cuenta, aunque en el momento de la decisión, debemos pensar que está en juego el fútbol todo, no solo de nuestros equipos, sino de los Estados Unidos de Norte América.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).