La Copa de Oro ya tiene nombres

Los participantes en la edición 2005 de la Copa de Oro de la CONCACAF, han quedado definidos, una vez que Centroamérica y el Caribe eligieron a sus embajadores para la cita en territorio estadounidense, del 6 al 24 del mes de Julio venidero.

México es el campeón defensor, Estados Unidos participa como anfitrión y Canadá completa la representación del Norte del continente.

La Copa de la UNCAF decidió que Costa Rica es el monarca de la zona Centroamericana y que acudirá a la Copa de Oro 2005 con una corte que componen Honduras, Guatemala y Panamá, mientras que el Caribe reveló a su representación luego de un cuadrangular final celebrado en Barbados, donde el anfitrión fue el eliminado, cediendo el paso a jamaiquinos, trinitarios y cubanos.

Los otros dos participantes en el torneo de naciones de la CONCACAF, que ésta vez se celebra en el verano, alejándose de su tradicional fiesta invernal, llegan al convite con invitación en mano, pues pertenecen a diferentes confederaciones: Sudáfrica y Colombia.

Pero dentro de las rondas clasificatorias del Caribe y Centroamérica quedan resultados y marcadores que llaman poderosamente la atención si se observan a través del crisol del hexagonal final que aglutina las voluntades y la atención de la región, por todo lo que está en disputa: los tres pases y medio al Mundial de Alemania 2006.

Sin haber observado los juegos, resulta perturbador ver cómo Trinidad y Tobago, uno de los seis aspirantes a la calificación mundialista, sufre dos derrotas ante Jamaica y Cuba, para lograr su pase a la Copa de Oro gracias a un ajustado triunfo de 3-2 sobre Barbados.

Los trinitarios, hay que recordarlo, tuvieron una decepcionante presentación en el hexagonal, al perder en casa frente a Estados Unidos, en el primer y único juego, hasta el momento.

La derrota en sí pudiera considerarse como 'normal', a no ser porque Bruce Arena apenas pudo realizar un par de entrenamientos con el plantel que llevó a Puerto España, debido a las disputas salariales de los seleccionados con la federación, lo que impidió que el equipo de las barras y las estrellas sostuviera, al menos, un juego de preparación.

Por su parte, Trinidad y Tobago se armó con todo lo que tiene Bertille St. Clair a su alcance y ni así pudo con la improvisada oncena estadounidense.

Además, el funcionamiento del equipo caribeño en ese duelo fue abominable, sin ideas, sin entusiasmo, sin nada de nada, al grado de que algunos observadores, después de esa actuación de Trinidad y Tobago, declararon que el hexagonal había pasado a ser un simple pentagonal.

Los resultados del cuadrangular de Barbados parecen darles la razón.

En la Copa de la UNCAF, que tuvo como sede a Guatemala; Costa Rica, otro de los que tienen la mira puesta en Alemania, como protagonista del hexagonal, confirmó su hegemonía en la competencia regional adjudicándose el título de campeón.

Jorge Luis Pinto, el estratega colombiano de los ticos llevó a Guatemala una selección menor, basada en elementos del reciente proceso olímpico.

Lo mismo hizo Ramón Enrique Maradiaga, que presentó un combinado chapín que mostraba algunas ausencias notables, porque es natural que el técnico hondureño de la selección guatemalteca pretenda que Carlos Ruiz, Pezzarossi y algunos de sus mejores hombres lleguen descansados a su siguiente juego de la eliminatoria mundialista, ante Trinidad y Tobago.

Aunque, ciertamente, el aficionado guatemalteco esperaba y deseaba que su representación nacional, jugando en casa, se hubiese llevado el título de campeón de la UNCAF y por eso el tercer lugar no les deja un buen sabor de boca.

Finalmente, queda una consideración como para dejarla en el tapete de las especulaciones y las discusiones, para los próximos meses y tiene qué ver con Ricardo Antonio Lavolpe y la selección mexicana.

Habiéndose ya descrito cómo la Copa de Oro 2005 queda entreverada en el calendario de juegos del hexagonal premundialista, competencia que genera todo el interés de quienes aspiran a visitar Alemania en el verano del 2006, al menos para México, Estados Unidos, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Trinidad y Tobago, será interesante constatar cuanta seriedad le darán éstas selecciones y sus técnicos al torneo de naciones bienal de la CONCACAF.

El Tri y Lavolpe acostumbran valorar cada compromiso y con base en el grado de riesgo de la contienda en turno, suma o resta nombres y hombres de todos conocidos.

Además, se debe incluir en la agenda mexicana de este verano la Copa Confederaciones, que se disputa en agosto, en Alemania y será por demás interesante comprobar si Lavolpe enfrenta ambos compromisos, Confederaciones y Copa de Oro, con el mismo plantel.

En la misma encrucijada se encontrarán Bruce Arena, Pinto, Maradiaga, St. Clair y 'Cheché' Hernández, en cuanto a la conformación de su respectivo equipo para la Copa de Oro.

Todo dependerá de cómo les vaya para entonces en el hexagonal y de cuál sea su perspectiva de calificación a Alemania.

Rigo Cervántez es un conocido periodista con más de 20 años de experiencia, trabajando con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Hoy en día se desarrolla como comentarista en las transmisiones radiales de RadioVisa 830 AM en Los Ángeles de los partidos del Galaxy. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).