¿Sigue Adu los pasos de Pelé?

Freddy Adu

Photo Credit: 
Alan Yamamoto

Freddy Adu está en camino de cumplir esa promesa que lo pinta como estrella del futbol, carga que ha traído sobre los hombros desde que cruzó el umbral de la pubertad.

Esa aura que le acompaña desde que apareciera en el firmamento del futbol estadounidense, como seleccionado Sub-17, luego con la Sub-20 y después al togarse como futbolista profesional de la MLS, empieza a encenderse con toda su luminosidad.

Freddy, quien cumple 15 años el próximo miércoles, 2 de junio, hizo a mediados de la semana pasada un gol que destapa todo lo que el muchachito nacido en Ghana, pero estadounidense por adopción, tiene guardado en el estante de las genialidades.

Estadísticamente, es sólo su segundo tanto en la temporada, una producción que hasta el también debutante técnico del equipo capitalino, Peter Nowak, desearía que fuese un poco más congruente con toda la faramalla publicitaria que se tejió en torno a Adu por su presentación en la MLS vistiendo la casaca del D.C. United.

Pero en lo futbolístico, lo realizado por el jovencito, desbaratando a toda la defensa del Galaxy para anotar un gol de antología, es un pincelazo maestro, un gol digno de cualquier cancha del mundo.

Y aquí podríamos hacer un paréntesis y tocar el tema de las comparaciones de Freddy Adu con Edson Arantes Do Nascimento. En realidad, las similitudes chocan con la muralla de circunstancias que rodean la época en que a cada jugador le toca vivir.
Más allá de la precocidad con que ambos inician sus carreras, el virtuosismo de ambos, el color serio de su piel, o el comercial de Sierra Mist, Adu y Pelé tienen poco en común.

Son tan diferentes como lo es el futbol que se practicaba hace medio siglo con el actual.

Cierto, si Pelé tuviera hoy 15 años y volviera a iniciar su carrera en el Santos, encontraría los mismos problemas que tiene Adu para trascender, para ganarse la confianza de sus compañeros, de su técnico, en un futbol de alta competitividad, de espacios reducidos, inexpugnables, en medio de defensores mejor dotados, físicamente, donde la estrategia y el pizarrón en muchos casos se anteponen al genio y la improvisación típicos del futbol de antaño.

A pesar de ser un superdotado y de que O'Rei ganaría decenas de millones de dólares, las presiones de la prensa, así como las comerciales, de público, prensa y todas las calamidades del deporte actual, le darían un entorno completamente diferente a lo que fue el mundo de Pelé en sus inicios, en una época verdaderamente romántica e idílica del balompié.

Simplemente consideremos éste hecho: hace 50 años no había cámaras digitales, esteroides, teléfonos celulares, Internet, televisión por satélite, Britney Spears, Paulina Rubio o Christina Aguilera, coches con transmisión automática, ni existía la capacidad para analizar, estudiar y en consecuencia tratar de nulificar las virtudes de un rival, gracias al vídeo, como lo puede hacer cualquier técnico hoy en dia.

Tampoco había mujeres jugando al futbol, tarjetas amarillas de amonestación ni existían los cambios de jugadores en un partido de futbol.

Tan sólo la posibilidad infinita de la comunicación instantánea de nuestros días, cambia la cara del futbol y de sus practicantes.

El balompié mismo, en su evolución natural, con sus variantes estratégicas, ha procurado, por los intereses que lo rodean y el valor de cada conquista, de cada gol, de cada triunfo o de cada título, en convertir a los habilidosos en una especie en extinción, en aras de las disciplina táctica y del despliegue físico, por lo que los famosos 'número 10', los Maradona, los magos del futbol, son cada vez más raros.

Por eso la aparición de un Freddy Adu es bienvenida. Cada vez que llegue un jugador talentoso al futbol nuestro de cada dia, hay que hacer fiesta. Es como encontrar un oasis en medio del desierto, un antídoto saludable para las trampas estratégicas del puntismo y el resultadismo que emponzoñan a los técnicos y clubes actuales.

Insisto, Freddy Adu vive en un mundo diametralmente diferente al de Pelé, aunque sus condiciones y virtudes están ahí y pueden explotar en cualquier momento.

Pelé hizo su debut y anotó su primer gol en una Copa Mundial a los 17 años, algo que podría ser emulado por Adu, con la condición de que el novato jugador del D.C. United logre impresionar al seleccionador nacional Bruce Arena y lo incluya entre los viajeros a Alemania 2006, dando evidentemente por descontado, que Estados Unidos ganará una de las tres plazas que la región tiene reservadas para la cita en tierras germanas.

Y aquí aprovecho para adelantar dos pronósticos: primero, que Estados Unidos va a calificar al próximo mundial y, segundo, que Freddy Adu integrará la selección mundialista de Estados Unidos que competirá en Alemania.

Así de brillante veo el futuro de Freddy Adu en mi cristalina bola de futbol.

Aunque, compararlo con Pelé, es incurrir en el pecado de la ociosidad.

Rigo Cervantez es un conocido periodista de mas de 20 años, trabajando con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Hoy en dia se desarrolla como comentarista en las transmisiones radiales de RadioVisa 830 AM en Los Angeles de los partidos del Los Angeles Galaxy. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).