Hans Westerhof ya tiene diagnóstico

Hans Westerhof sabe dónde está parado y dónde está pisando. Ya no es un hombre que queme sus puentes por un 5-2 como el que Chivas USA cosechó en su visita a Chicago. Acepta que un 5-2 no resiste explicaciones ni excusas. Si acaso análisis y una línea de trabajo.

Ese 5-2, lo pone sobre la mesa. "Lo que ocurrió ante Chicago no es la primera vez que ocurre a Chivas USA. En el primer tiempo fuimos mejores o fue casi parejo, pero después vinieron los problemas encima, dos goles e tres minutos echó abajo la confianza y mentalmente teníamos problemas. Todo esto es entendible, porque durante once partidos con poco éxito, es entendible esta situación, pero debemos cambiar, debemos mejorar esa actitud".

Para Westerhof hay un trabajo pendiente en el aspecto físico de Chivas USA, aunque en la actitud aprueba a sus jugadores. "Es parte del problema. La actitud no. Con los futbolistas es muy clara la situación: si un jugador no tiene el nivel que esperábamos es porque no sabe cómo, porque no quiere o porque no puede. En este caso, con Chivas USA, no es porque no quieren, en algunos casos es porque no saben cómo, y entonces tenemos que hablar, platicar mucho, trabajar como equipo en la cancha, trabajar mucho en la salida con el balón, porque salir jugando es importante para nosotros, necesitamos más dinamismo y entendimiento entre media cancha y delanteros. Por eso, es primero saber y después es poder. Hablé con el grupo muchas veces, estamos entrenando más que nunca, dos veces por día. No están acostumbrados a ese ritmo en la MLS, pero necesitamos hacerlo así en este momento", afirma Westerhof.

"Hablé con el grupo muchas veces, estamos entrenando más que nunca, dos veces por día".

-- Hans Westerhof

Westerhof descarta desesperación y preocupación como inquilinos en el ánimo de los jugadores y explica que ante Chicago pudieron remontar el 1-0 a un 1-2, aunque luego se desmoronó la zona defensiva. "Contra Chicago, empezamos perdiendo 1-0 en el primer minuto, por un mal entendido en la defensa, pero después el equipo mostró resistencia, mejoró, hicimos el del empate y después el 2-1. Pero los juegos de fútbol son de 90 y no de 45. Entonces hay que ganarlos en 90 minutos y eso necesita un trabajo especial también, para no cometer errores", aseguró.

--En este momento, ¿alguno de los jugadores de Chivas USA está al nivel de Chivas de Guadalajara? ¿Podría alguno de aquí jugar allá?

"En este momento, no. Ramón Ramírez jugó muchas veces en el Guadalajara y fue uno de los mejores y tiene el nivel aún, tal vez no de 90 minutos, pero los demás no, no en este momento. Es nuestra ventaja, que en este momento podemos mejorar su nivel, mejorarlo mucho. Por ejemplo Isaac Romo entrenó en el seleccionado mexicano Sub-20, y 'Pancho' (Francisco Mendoza) entrenó con un grupo especial en el Ajax de Holanda hace cinco años, junto con jugadores que hoy están en la selección de Holanda y eso debe ser posible para 'Pancho' y también para (Héctor) Cuadros, pero deben trabajar muchísimo para mejorar rápido, muy rápido".

Chivas ha sido vulnerado implacablemente. En los goles afloran errores defensivos, pero también evidentes descuidos de los arqueros, con Brad Guzan que abrió el torneo y con Martín Zúñiga quien no ha mostrado la seguridad y solvencia esperadas en alguien de su experiencia.

"Hemos tenido mala suerte con los porteros. Martín Zúñiga estaba en muy buena forma cuando llegó aquí. Yo trabajé con él en Guadalajara dos meses y estaba muy bien, pero se presentaron los problemas con su rodilla y Matute García se fracturó el brazo, y Brad Guzan es un buen portero, pero le falta experiencia. Hoy Zúñiga y Guzan deben pelear semana a semana por el puesto, pero al principio tuvieron mala suerte".

Rafael Ramos Villagrana es redactor del diario La Opinión de Los Ángeles, y colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).