Galván Rey sueña con dos copas

Luego de leer un título como este uno se pregunta si el famoso goleador de Once Caldas se encuentra de vacaciones y con piña colada en mano, esperando su siesta para comenzar a soñar cosas lindas.

Distante está la realidad de suponer que algo semejante se encuentre en un futuro cercano para Sergio Galván Rey. Un jugador que dedicó los últimos diez años de su vida a conseguir los grandes triunfos que ofrece el deporte, los aplausos de la gente, el reconocimiento popular, la emoción de ser campeón y el bienestar económico que logra cada individuo para él y su familia.

Todo esto encaja de maravillas, pero con una pequeña excepción en el caso del nuevo delantero de MetroStars. Todo jugador de fútbol sueña con la Copa, no importa cuál, el símbolo mismo del triunfo, de la alegría, de alcanzar la meta que cada jugador tiene después de noventa minutos. Es fácil cuando se encuentra en su propio terreno y aquí no se refiere al de juego, sino al entorno, en su idioma, sus seres queridos y si es no pedir mucho, en un club que lo idolatra por convertir simplemente 172 goles.

Luego de convertir dos golazos en Copa Libertadores, nada más y nada menos que al famoso arquero paraguayo José Luis Chilavert, el destino le pone una importante decisión que tomar en su carrera. La más difícil, de jugar en una tierra extraña, en un idioma que no conoce, sin ser ídolo y con un entorno que se limita solamente a sus seres más cercanos, su esposa y su hija Camila de sólo cuatro meses.

Pero con pulso firme, tomó la decisión de un nuevo desafío, donde su instinto le decía que triunfaría nuevamente, que tendría en las gargantas de los aficionados de esta nueva tierra extraña, su nombre saliendo, y comenzar así un nuevo camino al éxito.

Claro que un pequeño detalle no estaba incluido en sus planes: el equipo de sus mejores años profesionales llegaría a la final de Copa Libertadores de América. Los sentimientos y la nostalgia salen de sus palabras y expresan el orgullo de haber contribuido antes de su partida a que esto sea posible para sus compañeros, sus amigos y la gente de Manizales que le dio el cariño de un hijo propio de esa bella ciudad.

No le fue fácil su comienzo en la MLS, problemas burocráticos demoraron que se estableciera rápidamente y se enfocara exclusivamente en su nuevo equipo, lo siguió una lesión de la cual se está recuperando y las ganas con el corazón abierto en la distancia de gritar junto a sus ex compañeros "¡Somos campeones de América!"

En un momento tan especial, estos son los conceptos de un jugador que mira al futuro y sueña con dos copas, una muy lejos en Colombia y otra en su nueva casa y con su nuevo equipo.

¿Cómo estás viviendo este momento del Once Caldas?


Con una gran emoción, con sentimientos encontrados de querer estar ahí y la alegría que tomo como propia de que el club que me dio tanto y pueda por primera vez en su historia, frente a un rival como Boca Juniors, poder ser campeón de América.

[El Caldas empató 0-0 con Boca este miércoles, en el Estadio "la Bombonera" de Buenos Aires, en el partido de ida de la final de la Libertadores, encuentro que finalizó minutos antes del puntapié inicial de la victoria 3-0 de MetroStars ante el Los Angeles Galaxy en el Home Depot Center del sur de California. Galván Rey jugó los últimos 10 minutos como relevo en la línea de ataque y sufrió una aparente falta en el área que no fue señalado.]

¿Seguro que te preguntarán todos los días si te equivocaste al venir a MetroStars?


Sí, pero de ninguna manera me siento mal, ya que fue una oportunidad que se presentó en un momento donde los directivos del Once Caldas, sabían que quería jugar fuera de Colombia y se dio así. Tuve muchas ofertas y ninguna se dio antes, así que sólo estoy concentrado de entregar todo lo que tengo a mi nuevo equipo y salir campeones como lo conseguimos con el Once Caldas.

¿Cómo ves estos partidos frente a un equipo de tantos títulos y tanta experiencia como Boca Juniors?


Muy difíciles, pero nada es imposible. La mayoría apostaba que los equipos brasileños dejarían afuera a mi ex equipo y el caprichoso fútbol demostró que hay que jugar los partidos y exactamente es lo que tendrá que suceder en esta oportunidad también. Todos sabemos que tienen un excelente técnico como Carlos Bianchi, pero creo que el partido para el Once [fue el de] Buenos Aires.

¿Por qué piensas eso?


Luego de ver jugar en Manizales al Once Caldas, la presión y el ambiente [en el partido de vuelta, el próximo jueves 1 de julio en el Estadio "Palogrande" de Manizales] que se estará viviendo será impresionante. Las ilusiones de miles de hinchas y la presión de sacar el resultado frente a su público puede a veces complicar las cosas.

¿Se puede ganar la Copa?


Claro que sí, conozco bien a mis ex compañeros, tenemos un gran técnico y sé de la entrega que poníamos en cada partido. Definitivamente significará más para el Once Caldas que para Boca Juniors, porque el triunfo de este torneo significa para nosotros escribir la página más importante de su historia.

¿Cómo te vas a sentir si Once Caldas gana la Libertadores?


De mil maneras, eufórico, feliz, orgulloso, triste por no poder ser parte, pero fundamentalmente tranquilo, porque para mí se está escribiendo una nueva página de mi carrera, con las ilusiones intactas de también levantar la Copa.

Un momento especial para un jugador que el destino le puso un nuevo desafió en su camino. Con mano dura y con el pulso firme, Galván Rey sigue soñando ... con dos copas.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).