Galácticos están al borde del delirio

CARSON, Calif. — Si el campeonato del año pasado fue un sueño hecho realidad, los jugadores del Galaxy de Los Ángeles ahora viven una pesadilla. La angustia de una temporada adonde ellos han sufrido ya siete derrotas continúa.

Después de caer 1-0 contra los Colorado Rapids el miércoles, el partido marcó otro récord negatico para el club que antes gozaba de ser uno de los equipos emeleseros con más constancia y mejor forma que cualquier otro.

Los galácticos empataron su récord histórico de derrotas consecutivas y también se acercaron el récord de todos los equipos de MLS en minutos jugados sin marcar un gol. Si pierden contra el Houston Dynamo, van a ganar ese lamentable honor.

Cuando los hombres de Dominic Kinnear jugaban como los Earthquakes de San José, los encuentros entre los dos equipos se conocían como el clásico de California. Fue una guerra entre Norte y Sur en cada partido.

Y aunque ahora el Dynamo representa a Texas, todavía queda mucho de la feroz actitud contra los galácticos. Seguramente Alejandro Moreno, Brian Mullan, y los otros jugadores del conjunto no van a sentir mucha compasión para la mala racha del Galaxy.

Cobi Jones y Pete Vagenas no jugaron contra los Rapids, porque estaban lesionados. Si no puedan retomar sus puestos habituales en la mediacancha contra el Dynamo, las esperanzas para los galácticos no son muy buenas.

La verdad es que el Galaxy está en un punto tan malo que tal vez cuando regresen Landon Donovan, Cornell Glen y Chris Albright de su trabajo mundialista, sea muy tarde para rescatar la temporada.

El director técnico, Steve Sampson, ha tratado varios métodos para animar a sus jugadores. Ha cambiado la alineación, por ejemplo sacando a Kevin Hartman, el portero regular, para poner a Steve Cronin. También hizo un trato con Columbus para traer Kyle Martino y John Wolyniec a Los Ángeles a cambio de Ned Grabavoy y Joseph Ngwenya. Grabavoy y Ngwenya marcaron goles para Columbus en los últimos partidos, pero los galácticos todavía esperan a que Martino o Wolyniec metan su primer gol con su nueva camiseta.

Por supuesto, el Galaxy necesita un goleador heróico, pero los goles no se hacen solos. Para despertar de este mal sueño, el conjunto debe demostrar un esfuerzo total. O si no, van a recibir la mala fama de ser el equipo que más rápido pasó de ser el mejor equipo de la liga al peor.

Andrea Canales colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).