Fulham FC, el rival perfecto

La primera vez que la MLS decidió cambiar su habitual esquema de Partido de las Estrellas fue en 2003 cuando trajeron a unas Chivas Rayadas del Guadalajara recién adquridas por Jorge Vergara.

El resultado favoreció en dos sentidos:

Uno que el 3-1 obtenido sobre el cuadro rojiblanco ratificó el buen momento futbolístico que atravesaba esta nación y que lo ponía de nuevo en franca lucha con sus vecinos por el orgullo de la región.

Y dos, que más que encontrar una tribuna llena de los colores de la visita, se encontró con un Home Depot Center multicolor y con un ambiente favorable de localía en favor de las Estrellas de la liga.

Ahora, el fútbol estadounidense tendrá un nuevo reto ante el Fulham FC de Inglaterra en la décima edición de esta cita anual. Hay muchas rezones para decir que este miembro de la Liga Premier llegó con tacto a este momento futbolístico.

Quizá luego de la visita del Real Madrid cualquier rival europeo queda corto, pero el Fulham representa para el fútbol de este país lo que ningún otro puede significar: Es el único cuadro que alberga a dos jugadores estadounidenses en el extranjero.

Tanto Brian McBride como Carlos Bocanegra son historia pura para el fútbol de la MLS, y la llegada de ambos con su club al Partido de Estrellas, puede tomarse como la muestra de que en esta escuela ya existen algunos graduados

.

McBride, dos veces mundialista, y Bocanegra que va camino a convertirse en el defensor que más goles ha hecho para un combinado
estadounidense, simplemente, son dos referentes del "fútbol gringo" en una liga donde ya otros como Claudio Reyna y el mismo Kasey Keller habían abierto camino.

En estos momentos por cancha, por momento futbolero y por las expectativas de crecimiento el Fulham se viene a convertir, sin quererlo, en uno de los frutos del proyecto de fútbol estadounidense.

Ya que no solo tiene como pilares a dos jugadores productos de esta liga, sino que además ahora llega en calidad de invitado, queriendo ser aguafiestas basando su poder en jugadores locales.

Es algo así como pretender que la fiesta se quede en casa.

El cuadro inglés también incluye a otros rostros conocidos como el canadiense Tomas Radzinski, que aunada a la presencia europea en esa región hace preveer un lleno en el Estadio Crew de Columbus.

Pero aún con un panorama halagador, siempre existirá la duda sobre si "están todos los que son o si son todos los que están" en el combinado de jugadores de esta liga.

A las lesiones Eddie Johnson, Pat noonan y Amado Guevara, habrá que apuntar que en las elecciones del Comisionado de la MLS
no figuran elementos históricos de la liga como el boliviano Jaime Moreno, el venezolano Alejandro Moreno, el francés Youri Djorkaeff o bien el mexicano Ramón Ramírez, quien pese al mal momento de su equipo sigue siendo uno de los elementos más representativos de la liga.

Sin embargo, hay que apuntar que por méritos nuevamente la inclusión de Taylor Twellman le da nuevos aires a los elementos
que han nacido y crecido en la MLS.

Pero hay otros que ya se han acostumbrado a las mieles de esta cita como el guatemalteco Carlos Ruiz, que suma su cuarta participación consecutiva, o bien Landon Donovan que recibió la mayor parte de la votación del público.

Aunque debe haber un ganador, para la suerte de Estados Unidos, su bandera de barras y estrellas saldrá invicta, pues o gana el equipo que representa a su liga local o bien gana el equipo que lo representa fuera de sus fronteras.

Cristian Echeverría es reportero del diario La Opinión de Los Ángeles. Desde 1994 es reportero de fútbol y ha trabajado para varios diarios en Guatemala y El Salvador, así como para la revista Don Balón en sus ediciones de España y México. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o de sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).