Faltó Estados Unidos

Está cayendo el telón de los Juegos Olímpicos y a esta altura cuando pretendemos medir no sólo la globalización del fútbol en esta categoría sino revisar las zonas geográficas presentes en Atenas, la Concacaf no sale muy bien librada y está ausente del protagonismo que se merece.

Una explicación evidente pasa por la ausencia de Estados Unidos en el certamen olímpico y es cuando más duele el resultado de Guadalajara que dejó por fuera al equipo norteamericano teniendo un potencial envidiable y jugadores desequilibrantes que hubieran marcado una historia diferente.

Ya nos habíamos acostumbrado a ver la Selección de Estados Unidos en todos los grandes certámenes del fútbol e inclusive su presencia en Australia en donde hombres como Landon Donovan empezaban a marcar un futuro promisorio nos hizo pensar que el equipo americano estaría en Atenas. El por qué no llegó ya es parte de una historia que solo debe corregirse, pero estoy seguro que con Estados Unidos en la Olimpiada otro hubiera sido el presente de la Concacaf en este certamen.

México deja un amargo sabor luego de muchas promesas y pocos resultados que hacen cada vez menos defensable la situación de Ricardo Lavolpe. Costa Rica, por su parte, con los mismos puntos que México sí avanzó a la segunda ronda luego de un partido enorme frente a Portugal, pero se quedó frente a Argentina que llegó a este evento con equipo de lujo que es el mismo de la Copa América salvo las ausencias de Sorín y de Zanetti.

A esta altura podemos plantear una sana polémica alrededor de una posible clasificación de Estados Unidos. ¿Hubiera podido el onceno americano llegar más lejos en Atenas y de pronto subirse al podio olímpico? Yo creo que sí, y por una razón simple pero de peso, y es que el fútbol que hemos visto en Atenas pasa, incluyendo a Argentina, por un estilo eminentemente europeo que asimila muy bien por su dinámica la selección de Estados Unidos.

El fuerte de los americanos en la categoría mayores, mucho mas allá de las excelentes individualidades con que cuenta la selección de Estados Unidos, pasa por el estilo de Bruce Arena, un técnico estudioso, metódico y bien europeizado en su sistema en donde se prioriza la dinámica, es fundamental el anticipo y se trabaja con base en una buena preparación física. En esos detalles se marca la diferencia de comportamiento en el terreno de juego y ahí se empieza a edificar el sistema de la mano con la actitud.

Y hablando de actitud, eso sí que es importante en el jugador de los Estados Unidos que siempre crece con la convicción de ser el más grande y el mejor. Y eso lo evidencia en la cancha sin sentir ningún tipo de complejo ante jugadores Europeos. Es ahí en donde gana vigencia la frase suelta de Carlos Bianchi cuando desde la Argentina nos heredó una frase polémica como que la actitud en un equipo es mucho más importante que la táctica.

Por eso a esta hora es triste el balance de la Concacaf. Porque México no respondió, a Costa Rica no le alcanzó para enfrentar al mejor y Estados Unidos fue el gran ausente. Suramérica en la final estacionó a sus dos equipos, Asia peleará el bronce gracias al coraje de Irak y Europa se posicionó con Italia. En los Olímpicos África y Concacaf, bien gracias.

Ricardo Mayorga es el primer comentarista de las cadenas Univision y Telefutura en Estados Unidos además de periodista sindicado de radio y columnista de periódicos como Triunfo en Atlanta, El Tiempo Latino de Washington y HOY en Nueva York, Chicago y Los Angeles.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).