Está llegando la hora

La temporada 2004 ya es prácticamente historia. El domingo en el RFK de Washington, MetroStars y DC United jugarán el último partido regular del año. Dicho encuentro tendría poca trascendencia de no ser porque es precisamente el representante de la capital, el primer rival de la ronda final de la competencia. El apronte se torna decisivo. Si MetroStars consigue un buen funcionamiento tanto en la faz colectiva como individual, esperaremos tranquilos lo que se viene. Será una excelente oportunidad para ultimar detalles sobre los cuales, estoy seguro ya se ha trabajado intensamente en las últimas horas.

Las campañas de ambos equipos dan números muy similares, mientras los dirigidos por Bradley llevan once partidos ganados, once perdidos y siete empates, el rival presenta diez victorias, diez derrotas y nueve igualdades, lo que podría dar una idea de absoluta paridad entre ambas fuerzas. Si bien este análisis puede tener importancia en el desarrollo del torneo, a la hora de las finales, especialmente en fútbol, pesan otros argumentos, que hay que poner en práctica cuidadosamente para no dejarse sorprender.

El conjunto gótico, tras una baja en su accionar colectivo e individual, parece estar en una faz ascendente. Aquel fútbol prolijo del comienzo de temporada, con una idea clara de lo que realmente el entrenador quería poner en práctica, vuelve a aparecer por momentos y hace pensar que para los playoffs, puede volver al mejor rendimiento. Pero esta oportunidad de ajustar las piezas y calibrar el temperamento de cada uno, no debe dejarse pasar por alto, de manera especial jugando como visitante en un estadio que siempre le ha sido difícil al representante de la Gran Manzana.

No me afilio a la idea de guardar nada. En fútbol hay momentos en que un equipo gana y prolonga sus victorias sea cual sea la circunstancia. Si la racha comienza este fin de semana, es posible que podamos llegar con gran optimismo al primer compromiso de la
ronda final.

Por otra parte, el ganador de este enfrentamiento con DC United jugará como local el primer encuentro de los playoffs, y aquí también podría aplicarse aquello tan viejo de quien pega primero, pega dos veces, sin darle a la frase más que la importancia de un término boxístico.

Y convengamos que otro punto importante en el esquema de Bob Bradley es que volverá a contar con todo el plantel. La vuelta de los jugadores que jugaron con sus selecciones las Eliminatorias Mundialistas, le dará al entrenador la oportunidad de ubicar definitivamente en la cancha, la oncena titular, con la que deberá enfrentar la posibilidad de llegar al 14 de noviembre.

La final puede no estar tan lejana, como puede resultar inalcanzable. Depende la forma como se juegue. Y no alcanza con lo estrictamente táctico o técnico, ni con una buena noche de tal o cual jugador. Necesitamos una actitud unánime, de entender que ya desde este domingo, MetroStars tiene que ser un bloque sólido, donde el todos para uno y uno para todos, sea cual sea la circunstancia, esté siempre a la luz de cualquier duda.

Es previsible, jugando contra Washington que más allá del buen fútbol que pueden desplegar uno y otro rival, veremos, de aquí en más, tres encuentros complicados, jugados con toda la habilidad que son capaces de desplegar, aún cuando en determinado momento, queden dudas si tal o cual actitud está dentro del reglamento. Los más jóvenes y MetroStars los tiene, no pueden perder nunca la calma, ni entrar en un clima que nada los va a beneficiar. Sobre esto también es muy importante preparar al equipo.

Hoy por hoy, debemos resaltar los nombres del equipo gótico. Pocas veces en su historia ha dispuesto de un plantel tan completo, con chance de disponer, sobre todo en la parte ofensiva de varias cartas en la manga, para jugarlas en el momento preciso. De aquí en más será el momento de los Guevara, Taylor, Glen, Vaca, Galván, Gilberto o Ziadie. Los jóvenes acompañan, pero el peso de la responsabilidad en las finales, debe estar en aquellos que han llegado desde el exterior, para demostrar que realmente sus adquisiciones han sido acertadas. Y por el lado de los locales, debemos esperar que un gran arquero como Jonny Walker llegue en su mejor momento y Eddie Pope, confirme todo lo bueno que ha realizado siempre en la selección de los Estados Unidos.

MetroStars es un equipo joven y lo que puede ser una desventaja, puede transformarse también en una fuerza arrolladora, ante un rival, que en algunos nombres, puede sentir el peso de los años. Todo depende como salgamos a jugar el compromiso de este fin de semana y también y fundamentalmente los dos siguientes. No hemos hecho hoy mención de los nombres de los jugadores de Washington. Estoy convencido que sortear esta serie y seguir soñando con la final, depende pura y exclusivamente del rendimiento de nuestros jugadores y de la forma como se encaren cada uno de los próximos enfrentamientos.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).