El Rey a muerto, viva el Rey

No se cumplió aquella vieja leyenda del futbol que promete victoria al equipo que estrena técnico, en el caso de Steve Sampson con el Galaxy de Los Angeles.

Tal vez el relevo en la dirección técnica del inquilino principal del Home Depot Center tomó por sorpresa hasta a los inventores de los adagios.

El cambio despertó algunas manifestaciones de incredulidad en ciertos sectores de la prensa que sólo ven la superficie, argumentando que la medida era innecesaria en un equipo que ocupaba el liderato absoluto en la competencia.

Pero en realidad no fue un tema de puntos, ni de un resultado o una actuación en particular, sino de varios factores.

La destitución de Sigi Schmid se venía fraguando desde la temporada pasada cuando el equipo experimentó la peor campaña de su historia.

Además, aquella eliminación que sufriera el Galaxy al perder una ventaja de cuatro goles en San José para quedar fuera de toda posibilidad de llegar a la final, dejó al ahora ex estratega angelino con una estocada que lo mantuvo en una lenta y larga agonía.

Porque ese es el común denominador de un oficio que es como la vida, un regalo enredado en el moño de la infalibilidad de la muerte.

De esa forma queda escrita la hoja de servicio del más longevo de los técnicos que hasta hora han tenido el mando del club angelino y su historial nos dirá que llevó a la institución a la conquista del primer y único título de liga en su régimen de seis años donde también llegó a otras dos finales de la Copa MLS, perdiendo en ambas ocasiones.

Por otra parte, el cambio de técnico que ordena la gerencia galáctica se mantiene dentro de una práctica histórica que parece estar tocada con la constante de la impaciencia, pues ni a Lothar Osiander, ni a Octavio Zambrano ni a Sigi Schmid les permitieron llegar al final de la temporada para darles la despedida en el cierre de un ciclo.

Todo, dentro de una estructura y un estilo casi único en el mundo, donde la tolerancia y la paciencia hacia la ineficacia, inoperancia y hasta ciertos casos de patética incapacidad de los técnicos, llega a extremos casi inconcebibles.

La explicación pudiera encontrarse en la situación económica de la liga que impide despilfarros financieros tan comunes en otras ligas del mundo, donde los técnicos cambian de equipo con mayor frecuencia de la que Jennifer López cambia de marido.

Además, hay que decirlo, aquí no se puede cambiar sólo por cambiar, porque el talento, en materia de directores técnicos de fútbol, no se encuentra por ahí tirado, a la vuelta de la esquina.

Y como el futbol también es frío y nos dice que el muerto al pozo y el vivo al gozo, la era Steve Sampson ya se inició, destacándose el hecho de que se trata de la primera vez que el ex seleccionador de Estados Unidos y Costa Rica dirige a un club profesional.

Irónicamente, la igualada que se produce en su presentación y la magra cosecha de un punto, deja al Galaxy con 35 unidades, las mismas que suma Kansas City, pero Wizards presenta mejor diferencia de goles.

En su debut, Sampson insinuó la idea futbolística que pretende imponer en el funcionamiento del Galaxy. Un equipo más compacto, que se para más lejos de su arco y con menos espacio entre sus líneas.

Aunque, con tan sólo tres días de trabajo previos a la contienda frente a Chicago, sus jugadores aún no asimilian la nueva propuesta y se espera que con las dos semanas que Steve tiene para meterse al laboratorio, para ensayar las nuevas fórmulas, antes de su siguiente compromiso, la doctrina sampsoniana tendrá mejores posibilidades de surtir efecto.

En cuanto al manejo de personal, Sampson mantuvo casi intacto el equipo titular de las últimas semanas, pero mandó algunos mensajes subliminales.

Rompe con los moldes de la asesoría de Jurgen Klinsmann, porque dependerá menos de Andreas Herzog y dará más protagonismo al novato Ned Grabavoy. Asimismo, jugadores como Guillermo González y Arturo Torres que languidecían en la banca, verán más acción en el primer equipo.

Pero, como en el tema del dibujo estratégico, esos cambios también están en el proceso de consolidación.

Por ello el jurado en el caso Steve Sampson-Galaxy aún se encuentra deliberando y la historia espera pacientemente para rendir su veredicto.

Rigo Cervántez es un conocido periodista que por más de 20 años ha trabajado con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Hoy en día se desarrolla como comentarista en las transmisiones radiales de RadioVisa 830 AM en Los Angeles de los partidos del Los Angeles Galaxy. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer ni de sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).