Dos para recordar

Las primeras jornadas de la temporada MLS 2005 han dejado un saldo muy jugoso para el comentario y la sensación, desde luego que muy en primera instancia, de que tendremos un torneo muy diferente al que se vivió en el 2004.

La gran paridad entre las fuerzas en pugna en el torneo pasado difícilmente se repita, por lo menos en la Conferencia del Este, donde equipos como el D.C. United, sin duda el más sólido en todos los aspectos, y New England Revolution parecen tener ventaja sobre el resto, especialmente con relación a Chicago Fire y MetroStars. Difícilmente pueda Kansas City Wizards, repetir la gran gestión que cumpliera en la temporada anterior, y ya vimos que Columbus Crew parece tener como modelo una irregularidad que quedó al descubierto con un buen partido y otro para el olvido.

La diferencia principal radica en varios aspectos. En primer lugar, el actual campeón ha mantenido su técnico y un padrón de juego establecido y definido, casi con los mismos jugadores y con la facilidad de una competencia internacional que le ha venido como anillo al dedo al representante de la Capital de la Nación. Peter Nowak es un hombre de gran experiencia, adquirida dentro de los campos de juego, y su éxito como entrenador no se ha hecho esperar. D.C. United como New England Revolution son dos equipos con una base de hombres experimentados, que imponen su trayectoria y en todo momento aparece su jerarquía marcando la diferencia sobre sus rivales. Es muy probable que con juveniles, aún con aquellos que tengan un futuro brillante por delante, se puedan ganar muy buenos partidos, pero difícilmente se llegue a la obtención de un campeonato. La irregularidad es el común denominador de equipos que cuentan en su mayoría con jugadores que recién están haciendo sus primeras armas en el equipo principal. Si a eso se suma su reciente llegada a un medio tan particular como el estadounidense, la situación es mucho más difícil aún.

Nowak propone un fútbol muy ordenado y fundamentalmente de una entrega absoluta, condición imprescindible para cualquier jugador del D.C., cuya idiosincrasia ha sido, a través de los diez años del equipo, dejar siempre absolutamente todo en el terreno de juego, muchas veces jugando al filo del reglamento, pero consiguiendo resultados que han marcado la diferencia entre un equipo ganador y el resto de los participantes.

Jugadores de gran talento como Jaime Moreno pasando, a pesar de los años, por un momento excepcional, están marcando la diferencia. El boliviano aparece con todas las luces encendidas para con dos o tres jugadas de su sello desequilibrar por completo. Si a sus grandes condiciones técnicas, suma un muy buen estado físico, es realmente difícil de controlar. Y a Moreno se suma un gran arquero como Nick Rimando, una defensa rápida, fundamental para jugar con tres hombres en el fondo, varios obreros en el sector medio como Josua Gros, Brian Carroll, Ben Olsen, y ahora también el inglés Steve Guppy, quien parece haberse adaptado rápidamente. Con un talentoso un poco más adelantado como el argentino Christian Gómez, y un oportunista como Alecko Eskandarian, tenemos que coincidir que estamos en presencia de un gran candidato. Y dejamos para el final, una carta de triunfo, que el entrenador ha manejado en forma maestra: la inclusión de Freddy Adu cuando las circunstancias lo requieren, sacándole toda la presión que el joven extraordinario jugador tenía cuando saltó por primera vez al terreno de juego.

Por el lado de New England también hay continuidad en cuanto al director técnico y a varios de sus principales jugadores. Es un muy buen plantel, también con hombres de conocida trayectoria en el medio y en el orden internacional. El Revolution en los últimos tiempos ha comenzado mal, pero siempre culminó en excelente forma. En esta ocasión arrancó con todo desde el inicio y de seguir así, será otro de los grandes animadores de la temporada. De la mano de la fortaleza que imponen en defensa Jay Heaps y Joe Franchino, además de un Clint Dempsey capaz de arrancar desde su propio arco y llegar con posibilidades de definir sobre el arco contrario. Nadie puede desconocer lo que significa la entrega de Charlie Joseph en el mediocampo, junto con un magnífico jugador como el uruguayo José Cancela, dotado de notables condiciones técnicas para combinar con sus compañeros, con un gran panorama de cancha y un excelente remate. Arriba, un goleador de raza. Pat Noonan es un jugador de área que además sorprende arrancando desde la mitad del terreno. Junto a él, una de las mejores figuras que hoy por hoy tiene el fútbol de este país, Taylor Twellman. New England consiguió un empate como visitante y una gran victoria como local, y aunque los resultados son siempre accidentales, tanto Revolution como D.C. United han dejado la impresión que será muy difícil ganarles, y sobre todo impedir que lleguen en los primeros lugares al final de la temporada.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).