D.C. United no gana por casualidad

No es fácil escribir del fútbol norteamericano. Hay que medir absolutamente todo con un espíritu diferente, pensando en la juventud de la liga, en el esfuerzo que costó llegar hasta este punto y los inconvenientes que han superado y deben seguir escalando día a día, quienes están al frente de un modelo atípico de estructura, pero que ha dado magníficos resultados en este medio.

Lo mismo sucede con los equipos. Es posible que si tuviéramos que aplicar nuestros juicios a representantes de otras latitudes, debiéramos ser mucho más categóricos en las opiniones, en función de un profesionalismo más desarrollado e incluso, de salarios más elevados, aunque en muchos casos entre la firma del contrato y ver el dinero, hay un camino bastante extenso, lo que tampoco sucede en el fútbol de los Estados Unidos.

La situación es clara, disfrutemos lo que tenemos y apoyemos la propuesta de la liga, en función de los resultados que se han comprobado y que entusiasman para en el futuro, tener la posibilidad de estar cabeza a cabeza con cualquiera, por más antigüedad y poderío económico que éstas tengan.

Dentro de este panorama, hay equipos, uno en particular, que siempre ha estado en un nivel superior al resto. ¿Cuál es la explicación de esta situación? Podríamos atribuírselo a varios factores. Quizás un mayor apoyo de parte de la comunicad, la fortuna de haber tenido casi siempre una mejor visión que el resto para comprar los jugadores apropiados, la capacidad de sus dirigentes, posiblemente por haber estado ligados al fútbol anteriormente en otros mercados más fuertes, haber contratado desde la primera temporada jugadores que impusieron su mentalidad ganadora, más allá de su habilidad técnico táctica. En fin, podríamos seguir citando causas por las cuales el D.C. United no solo ha ganado más títulos que ningún otro equipo en la MLS, sino que trabaja en mejor forma que sus colegas, dejando siempre la sensación de estar mucho más cerca de lo que conocemos simplemente por profesionalismo.

Lo del equipo que representa a la capital de la nación no es casualidad, ni tampoco será fácil de igualar. Su historia ganadora comienza con la propia historia de la liga al ganar en los primeros años todos los títulos en disputa y proyectarse incluso con alguna incursión internacional, campeón de las Américas, venciendo nada menos que al carioca Vasco da Gama, un auténtico representante del fútbol de Brasil. Y ya sabía de la Copa MLS, Copa Abierta y Copa de Campeones de CONCACAF.

Es posible también que la presencia de un técnico como Bruce Arena en los primeros años haya contribuido con una base sólida, aunque después, los cambios de entrenadores, parecen no haber influenciado demasiado en los triunfos, que se han mantenido a lo largo de los diez años de actividad.

Hoy por hoy el D.C. United es el mejor exponente de la liga. La temporada 2005 lo tuvo como uno de sus mejores animadores, incluso estando a punto de clasificar a la segunda ronda de la Copa Sudamericana. En el 2006 la diferencia con los otros representantes; fundamentalmente de la Conferencia del Este, parece haber aumentado. Ha jugado cuatro partidos, de los cuales ganó tres y empató uno, manteniéndose invicto.

Ya durante la pretemporada, pudimos observar un plantel más parejo que el resto y un funcionamiento colectivo superior. Basta observar al equipo en todos sus movimientos, dentro y afuera del terreno de juego, para darnos cuenta que está en un nivel superior.

Y nuevamente ha encontrado un técnico joven y sumamente inteligente, que conoce el medio por haber sido parte de él, pero que también ha transitado por otros mucho más exigentes.

Ni siquiera hemos hablado aún de lo más importante, los jugadores. Hoy por hoy D.C. United tiene el plantel más parejo y puede medirse cabeza a cabeza con New England Revolution en cuanto a la capacidad de las figuras que lo integran, con la gran ventaja que Peter Nowak no tendrá las bajas que su rival, en función de la próxima Copa del Mundo, Alemania 2006, lo que le permitirá jugar prácticamente todo el año con la misma formación.

La nueva reglamentación de la liga, otorga la clasificación en forma directa a la Copa de Campeones de la CONCACAF, al equipo que sume más puntos durante la temporada regular y también es el D.C. United, el gran candidato para ocupar dicha plaza.

D.C. United gana y da espectáculo, de la mano de un Jaime Moreno para quien los años no han pasado, manteniéndose en plena vigencia de todas sus facultades. El boliviano es figura en un equipo de muy buenos jugadores, donde el toque de distinción puede
pasar por el talento del argentino Christian Gómez o del joven Freddy Adu y la cuota de temperamento en otro de los sudamericanos, el defensa Facundo Erpen. Pero también cuentan los Bobby Boswell, Brian Carroll, Joshua Gros, Ben Olsen y un Alecko Eskandarian, que ha vuelto para convertirse en el mejor en varios de los partidos jugados hasta hoy. Y podríamos citar a la totalidad de los integrantes del plantel y variar la formación titular, sin que pierda fuerza el grupo, donde está también, otra de las grandes diferencias.

Hoy por hoy D.C. United es el mejor equipo de la liga y uno de los grandes candidatos para todos los títulos en disputa.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales de los Red Bulls por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).