Columbus llega encarrilado

LOS ANGELES - Lo de Columbus ha dejado de ser una simple casualidad y se convirtió en algo digno de tomarse en cuenta, ya no desde el punto de vista de las marcas y de lo histórico de la seguidilla impresionante, insólita de juegos sin derrota del Crew.

Lo que ahora se debe analizar es sobre cómo le puede ir en una liguilla a un equipo desbocado, como lo es en este momento álgido de la temporada emelesera la tropa de Greg Andrulis.

El Crew es el superlíder de la MLS y por lo tanto le queda como mandado a hacer a la medida el traje de favorito en la postemporada que se inicia en dos semanas y que concluye el domingo 14 de noviembre en el Home Depot Center.

Sin embargo, colgarse en el cuello el cartel de equipo a vencer se puede convertir en una presión adicional que el equipo de Ohio tendrá que llevar sobre sus hombros desde el inicio de la serie de campeonato, además del compromiso que enfrenta cada semana en que trata de sacarle más lustre a su aureola de invicto.

Evidentemente, el sistema de competencia que la Liga tiene dispuesto para sus playoffs contempla mecanismos ventajosos para los clubes que finalizan como líderes en cada conferencia.

Terminar la serie de juegos a visitas recíprocas en casa, durante la fase de cuartos de final, es un forma de pavimentar el camino hacia la siguiente ronda para aquellos equipos major ubicados en la tabla final de posiciones.

Pero lo que resulta un verdadero privilegio, es la disputa de la hegemonía en la conferencia, que es en realidad la antesala de la Copa MLS, serie que se resuelve en un solo juego, como lo tiene estipulado el reglamento, a disputarse en la sede del equipo mejor colocado en la temporada regular.

Bajo esas condiciones, el líder del sector, haciendo valer la lógica, tiene de su lado el factor estadio, público y la confianza de jugar en casa para catapultarse hasta la final.

Todas esas ventajas son las que acuña y que presenta en la liguilla como capital contante y sonante, el Crew de Columbus, más allá de lo relumbroso que puede resultar el imponer una marca con toda una segunda vuelta del torneo sin perder.

Pero, vale recordar que todo lo que se logra en la temporada regular, a pesar de sus tintes históricos, queda arrumbado en el baúl de lo anecdótico, a la hora de encarar la postemporada.

Porque se puede dar por descontado que ya sea Chicago o el mismo Revolution, cualquiera de los dos aspirantes que logre meterse a la liguilla en el último puesto del sector Este, enfrentará a Columbus con la consigna de eliminarlo, de romper rachas y pronósticos, con tal de aspirar a la corona.

Ese es el reto que debe enfrentar quien se vista de favorito, como en éste momento luce el Crew, porque el futbol está lleno de historias de comodines, de cenicientas y 'colados' de última hora en las liguillas, que llegan para romper con los pronósticos, para tumbar a los gigantes.

Por otro lado, siempre flotarán en el ambiente de postemporada viejas sentencias del deporte. Junto a aquella que dice que los records son para romperse, está el de la 'ley de las probabilidades', esa que dice que entre más dure una racha sin derrota, más cerca se está de perder.

Porque, seguramente, Columbus preferiría que su desbocada carrera sin partidos perdidos terminara el próximo fin de semana en Colorado, en el ultimo juego de la temporada regular y no durante los playoffs.

Es que en la liguilla, lo que vale es lograr una cadena de tan solo cuatro juegos sin derrota. Una racha infinitamente menor que la del Crew, pero que sus integrantes cambiarían sin chistar, a cambio de la Copa MLS 2004.

Rigo Cervantez (pupyodie@hotmail.com) es un conocido periodista de mas de 20 años, trabajando con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Hoy en dia se desarrolla como comentarista en las transmisiones radiales de RadioVisa 830 AM en Los Angeles de los partidos del Los Angeles Galaxy. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).