Chivas USA paga derecho de piso

Formar un equipo de fútbol es muy fácil, tan sólo se necesitan once jugadores.

Hacer un equipo ganador es más complicado. Se requieren otros elementos químicos, y en algunos casos, alquímicos, para lograr esa pasta que se lleva al molde de los triunfadores.

Ahora que si hablamos de campeones, esa es otra historia completamente diferente y las condiciones y exigencias son aún mayores.

Por eso a Chivas USA le está costando encontrar el rumbo en su primera temporada en la MLS.

Y tal vez uno de los retos mayores que enfrenta el rebaño estadounidense, sea el tema de la integración. La de sus propios jugadores, como un equipo, como una familia. La de sus jugadores que vienen de fuera a una sociedad distinta, a formas de vida diferentes. La adaptación elemental del ser humano a un nuevo idioma, a una cultura que no es la propia, así como a otros sistemas de trabajo.

El conocimiento de los rivales. La compenetración en cuanto al fútbol que se practica en la liga. Y hasta el proceso de enfrentar una realidad diferente a lo pre-concebido, para quienes escucharon, leyeron o se formaron la idea de que el nivel de ésta liga era de tercera.

Aquí hay que acondicionar hasta al organismo para adaptarlo a la idea de que el territorio estadounidense es inmenso y que algunos desplazamientos de costa a costa pueden consumir todo un día, sumando horas de vuelo, transporte local y la traumante experiencia del cruce por los sistemas de seguridad de nuestros días, además del paso a través de cuatro diferentes horarios.

Son las condiciones a las que se enfrentan atletas que en algunos casos, no logran superar el trance.

A todo eso se deben adaptar los jugadores que vienen de fuera, aunque, por otra parte, Chivas USA ha nacido en buena cuna y con buen apellido. El equipo está, además, muy bien cobijado por una afición que mantiene su fidelidad y pasión por los colores rojiblancos, como se demuestra en cada plaza que visita.

Pero tendrán que armarse de paciencia, lo mismo que sus dirigentes y quienes anticipaban que el equipo sería un instantáneo ganador.

Se le debe dar al equipo un tiempo para que produzca resultados.

Roma no se contruyó en un día.

Y hasta el propio Guadalajara pasó por etapas de oscuridad antes de convertirse en el 'campeonísimo' cuya historia se convirtió en leyenda en el balompié mexicano.

Desde las burlas de la prensa y los aficionados hacia un equipo cuyos jugadores "corrían como chivas locas", hasta la maldición del "ya merito", etapa donde el Rebaño se quedaba siempre a un paso del título.

A este primo hermano del chiverío aún le falta mucho camino por recorrer y si todo fuese tan fácil, cualquier aventurero u oportunista llegaría a instalar una franquicia ganadora, con la misma facilidad con la que se monta un puesto de tacos en una esquina cualquiera.

En el fútbol, la capacidad triunfadora no puede improvisarse.
La estirpe de campeón no se puede comprar.
Ni la historia ni la tradición pueden apresurarse o cocinarse en un microondas.

Todo toma tiempo, trabajo, mucho trabajo, además del talento de grandes jugadores, porque los buenos pueden ganar partidos, pero los campeonatos, los ganan los grandes de verdad.

Y para poner en perspectiva la experiencia de Chivas USA, vale recordar lo que fue la propia MLS en sus inicios, con equipos surgidos de la nada, que en un mismo plantel contaban con jugadores estelares de las selecciones nacionales de México, Colombia, Bolivia y El Salvador, junto a universitarios, amateurs y hasta actores de Hollywood investidos como futbolistas profesionales.

En medio de ese ambiente poco propicio para que se diera un nivel futbolístico mediano, había equipos que eran los peores entre los peores.

Un ejemplo fue el D.C. United que inició la temporada inugural con una racha impresionante de derrotas bajo el mando de un técnico debutante en el profesionalismo -como la mayoría-, pero que al final de la campaña vio a un Bruce Arena logrando el primero de una cadena de títulos para el equipo capitalino, y él mismo catapultar su carrera hasta llegar a ser un exitoso técnico mundialista.

Chivas USA está ahora mismo pagando su derecho de piso en la MLS.

Debe seguir trabajando, armarse de paciencia y esperar a que llegue el día para salir de esta oscuridad en la que está inmerso.

Rigo Cervántez es un conocido periodista con más de 20 años de experiencia, trabajando con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Hoy en día se desarrolla como comentarista en las transmisiones radiales de RadioVisa 830 AM en Los Ángeles de los partidos del Galaxy. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).