Argumentos diferentes para un mismo fin

NEW YORK - Es indudable que existen muchos caminos para alcanzar el mismo objetivo. En materia futbolística, siempre caemos en la misma pregunta, que es mejor, jugar bien o obtener la victoria? La respuesta ideal es ambas cosas, pero obviamente también, que en muchos casos lo mejor está bastante distante de la realidad.

A la hora de la definición del torneo, o mejor dicho en el arranque de los playoffs, habrá quedado atrás si se ganó con justicia tal o cual partido, si el fútbol desplegado por el primero fue más vistoso que el mostrado por el equipo que clasificó en el último lugar. Todos tienen las mismas posibilidades, aunque convengamos también, tratando de razonar inteligentemente, que las mismas facilidades o dificultades que se encontraron en la disputa de la temporada regular, se repetirán en la recta final y aquellos que mejor rendimiento alcanzaron en el año, casi seguramente volverán a imponer su superioridad.

También es cierto que si hay un deporte en el cual nadie tiene nada asegurado, es precisamente el fútbol, donde se quiera o no, en determinado momento la suerte juega un rol preponderante, no ya para ganar un torneo, pero sí, para la definición de un encuentro.

Tres equipos han logrado su pasaje a los playoffs de la temporada, tras haber presenciado uno de los torneos más parejos en ambas Conferencias y cuyo resultado final, sigue siendo una auténtica nebulosa.

Podríamos hablar de favoritos barajando los números que nos dan las estadísticas tan comunes por estas latitudes, pero estaríamos olvidándonos de la propia esencia de este deporte, corriendo el enorme riesgo de generar una expectativa, que la propia historia se ha encargado de desvirtuar. Pero sí queda claro, si analizamos los clasificamos que la táctica ha sido más importante que las individualidades y quienes se han aplicado a un esquema y lo han cumplido casi a la perfección, son los seguros ganadores de ambas Conferencias.

Podemos hablar o escribir de los argumentos futbolísticos que han exhibido aquellos que hoy disfrutan de un lugar seguro para seguir en carrera y de las perspectivas, desde luego que en función de lo realizado durante el año, para la recta final.

En el Oeste la paridad ha sido más marcada. Salvo Kansas, tanto Colorado como Galaxy, San Jose y Dallas, aún mantienen la pelea por los lugares restantes para clasificar. Quizás sea injusto que uno de ellos quede afuera, dado que los méritos han sido muy equilibrados. Un punto y hasta un gol podría en la última jornada, marcar la diferencia y darle al que sea, la posibilidad de ser campeón.

Pero volvamos al único seguro de la zona. No es novedad, se conoce desde hace muchos años que los equipos dirigidos por Bob Gansler tratan siempre de jugar buen fútbol y que por encima de depender, como todos en algún momento, de un jugador que marque la diferencia, se aplican a un esquema de juego y lo cumplen religiosamente a lo largo de los noventa minutos de juego. Un trato adecuado del balón, el utilizar en la mayor medida los espacios, tocando permanentemente con un buen funcionamiento en bloque que le permiten y avanzando en el campo son argumentos importantes para el entrenador, que prefiere la pelota en el piso y no por aire y cuyos jugadores no dan nunca un encuentro por perdido. Es posible que la columna vertebral arranque en la experiencia de un Tony Meola siempre importante, en defensas sólidos como Jimmy Conrad, el aporte incansable de Diego Gutiérrez en mitad de terreno o en el talento para definir del ruso Igor Simutenkov, pero ninguno de ellos se aparta del libreto. Sin grandes nombres y sin gastar fortunas, Kansas ha ganado la Copa Abierta de los Estados Unidos y se encamina para ser, una vez más, uno de los candidatos firmes para obtener el torneo.

En el Este la sorpresa la dio Columbus. Más allá del optimismo lógico de cada equipo, nadie esperaba una racha de catorce encuentros, hasta hoy, sin conocer la derrota y por encima de los números, un funcionamiento colectivo magnífico como el que hoy por hoy muestra el casi seguro campeón de la Conferencia. Si observamos su plantel, tenemos que coincidir en el gran mérito que en la campaña tiene su entrenador Greg Andrulis.

Columbus es un equipo de obreros en pos de una causa común, el resultado, y vaya si lo ha conseguido. Sería absurdo hablar de un fútbol total, pero no está lejos de la realidad que dentro del sistema que practica, hay una rotación permanente que sorprende, laterales que por momentos son delanteros, medios que defienden y todos afiliados a la idea de un compañero cerca para darle el balón e ir inmediatamente a buscar la devolución. Es posible que el rendimiento de Hejduk por ejemplo, por su técnica, experiencia y velocidad, o de un Ross Paule que pasa por su mejor momento, hayan ayudado en gran medida, pero no es menos cierto que Martino, muchas veces arrancando desde media cancha y Buddle o Cunninghan se han alternado para ir consiguiendo lo que antes del inicio, nadie esperaba.

Quizás la conjunción de ambas cosas, un buen planteo y un rendimiento colectivo parejo, sean las claves de la victoria de Columbus.

El tercer clasificado es MetroStars. Arrancó el año como para arrasar y poco a poco se fue desdibujando tanto el sistema propuesto por Bob Bradley como la actuación individual de jugadores costosos, pero que no han estado, por diferentes circunstancias a la altura de sus antecedentes. Quizás de los tres sea el que más siente la disputa de las Eliminatorias Mundialistas, ya que son casi diez los ausentes en algunos compromisos de selección. La propuesta del entrenador ha demostrado, con algunos retoques ser positiva. Pelota bien jugada, salida prolija, una defensa en línea que achica el terreno, pero un fútbol demasiado centralizado, basado en sorpresa, aunque también en pelotas aéreas que generalmente facilitan la contención. Las individualidades, caso Guevara, Walker, Taylor, Glen. Vaca. Brenes o el propio Sergio Galván cuando tenga posibilidades de jugar en su estilo, pueden ser cartas de triunfo, a la hora de jugarse el todo o nada.

Robert Sierra, compartiendo la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).