Aleccionadora jornada del Coliseo Memorial

Hay muchas lecturas a lo que sucedió el pasado miércoles en el Coliseo Memorial de Los Ángeles, donde cerca de 90 mil aficionados se dieron cita para presenciar una doble jornada donde se enfrentaron Chivas USA con L.A. Galaxy y además se vivió una edición más del clásico del fútbol mexicano, el duelo Guadalajara-América.

Porque los datos demográficos no mienten: en California, lo mismo que en la mayoría de las plazas donde opera la MLS, incluyendo a Dallas, Chicago, Salt Lake City, Denver y Nueva York, hay suficientes mexicanos como para llenar estadios de fútbol.

Lo que nos lleva a concluir que si el aficionado mexicano al fútbol no es un cliente regular de la MLS, es porque la liga no le ofrece un producto que le resulte indefectiblemente atractivo.

Porque desde que Jorge Campos defendiera los tres postes de la portería del Galaxy de los Ángeles durante el nacimiento de la MLS, no se daba una respuesta de público con tales dimensiones, un fenómeno que sólo puede ser comparado con llenos provocados por actuaciones de la selección mexicana en alguna final de Copa Oro frente a rivales como Brasil o Estados Unidos.

Y algo tendrá que hacer la MLS, urgentemente, para buscar algún tipo de alianza, hacerle un guiño o de plano hacer gala de la más exquisita coquetería hasta lograr enamorar a este sector de la población del país que adora el fútbol apasionadamente, pero que por alguna o varias razones, no ha sido flechado por el cupido del balompié doméstico y mantiene una relación a distancia con el fútbol de su país de origen.

La presencia de Chivas USA en la actual temporada ha reiterado la fidelidad de quienes por casi cien años se han identificado con los colores rojiblancos, pues aún en una campaña que no ha ofrecido resultados favorables para el rebaño estadounidense en su presentación en la MLS como equipo de expansión, las manifestaciones de apoyo, fervor y solidaridad se han repetido en cada plaza que Ramón Ramírez y compañía visitan a través de la geografía de la liga.

Los colores, la historia y el nombre de Chivas también son representativos de valores comerciales, de fácil penetración mediática, que se convierten en un cheque al portador.

Lo mismo se puede decir de las Águilas del América, que todo parece indicar siguen los pasos de sus más encendidos rivales deportivos, en su incursión por territorio estadounidense, para beneplácito de la MLS.

Porque el aficionado mexicano, además de responder a la convocatoria de los clubes con mayor arraigo, en este caso Chivas y Águilas, también responde al embrujo de los ídolos, como ha quedado demostrado con la presencia del más carismático de todos los futbolistas aztecas de la actualidad: Cuauhtémoc Blanco, quien en sus dos últimas actuaciones en el Coliseo Memorial hizo sus diabluras ante unos 150 mil espectadores.

En ese sentido, los refuerzos que presenta Chivas USA para el último tercio de la temporada emelesera, Paco Palencia, Juan Pablo García, Héctor Castro y Sergio García jugadores con personalidad, carácter y arraigo popular, significarán un nuevo atractivo para cada presentación del equipo de Hans Westerhof, en cualquier plaza de la liga, más allá de su aporte futbolístico al equipo.

La liga, en consecuencia, debería reconsiderar su política en materia de contratación de jugadores mexicanos, a pesar de que ya se sabe de su alto costo en el mercado del fútbol y de que en un pasado no muy lejano hubo experiencias que dejaron ciertos traumas.

Porque otra ventaja que enfrenta al realizar campañas de prensa y de mercadeo con figuras que tienen como común denominador el idioma español, porque en este capítulo podemos incluir también a futbolistas centroamericanos y sudamericanos, es que no se depende de lo que digan, comenten o escriban -o dejen de escribir, comentar o televisar- en la prensa de habla inglesa, para el éxito de esta empresa llamada fútbol.

En el caso de la doble jornada de clásicos del Coliseo, el evento pasó casi inadvertido para los medios electrónicos no hispanos, algo que nos vuelve a colocar ante el viejo debate sobre la poca importancia que el fútbol tiene para la prensa anglosajona.

Y la verdad es que no terminan de asimilar nuestro deporte. Ya sea porque están atados a otros intereses comerciales, publicitarios y hasta afectivos o simplemente por el temor que siempre despierta el ignorar todo acerca de algo, pero el caso es que no le encuentran la cuadratura al círculo.

Pero aun en ese rubro, la MLS tiene buenas alternativas. Existen poderosos medios de información, tanto en televisión, como en radio, internet y prensa escrita, como para invertir mejor sus dólares publicitarios y otros recursos dedicados a la prensa.

En fin, que jornadas como la del último miércoles en el Coliseo Memorial de Los Ángeles son aleccionadoras. Pero luego uno necesita estudiar la lección y hacer la tarea.

Rigo Cervántez es un conocido periodista con más de 20 años de experiencia, trabajando con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).