World Cup 2014

Copa Mundial | Brasil 0-3 Paises Bajos: La Canarinha cae goleado y termina una de las más humillantes actuaciones de su historia mundialista

Brazil desolate after defeat

Photo Credit: 
USA Today Sports

El partido # 63 de la Copa del Mundo, ese que ninguno de los grandes quiere jugar, se había fijado en el Estadio Nacional de Brasilia y enfrentaba a Brasil y a Países Bajos.

Aunque algunos le llamen “La Final de Consuelo”, no cabe duda que al menos para los anfitriones, no levantar la Copa ya podía llamarse fracaso. Con Holanda podía ser diferente, aunque el Director Técnico Louis van Gaal había declarado días atrás que él llevaba muchos años diciendo que este partido no debería jugarse, mostrando así su poco entusiasmo con la cita.

Por su parte, Felipe Scolari iba a poner a prueba su capacidad de motivar a un grupo que llegaba muy caído al partido “menos importante” de la Copa del Mundo.

Por si los brasileños no hubieran sufrido bastante, no se llegaba a los 2 minutos de juego cuando un gran pase en profundidad de Van Persie, dejaba a Robben en excelente posibilidad de anotar, pero es detenido con falta por Thiago en lo que el árbitro consideró dentro del área pero solo merecedora de tarjeta amarilla para el zaguero auri-verde.

Se jugaban 3 minutos cuando Van Persie transformó el penal en gol y enmudecía a la parcialidad brasileña en el estadio y en el mundo.

Brasil parecía reaccionar. Incrementando tenencia de balón y comenzando a ser incisivo principalmente por el sector izquierdo, los verde-amarelos visitaban constantemente campo contrario, pero los espacios liberados en defensa hacían presagiar un nuevo contraste.

Un nuevo golpe recibirían los locales a los 16 minutos. Luego de pase en profundidad de Robben por el sector derecho, De Guzmán ganó la línea de fondo y levantó un centro que encontró en el centro del área al defensa David Luiz,  quien lejos de controlar la jugada, comete un error tremendo al rechazar suavemente el balón hacia la zona del punto penal, donde Daley Blind agradeció la gentileza y sin perdonar, puso la pelota en el arco. Brasil 0 Países Bajos 2.

Brasil lucía aturdido. Recién a los 23 minutos logró apuntar un tiro al arco con un tiro de larga distancia que ensayó Óscar y que el portero Cillessen logró contener.

En los siguientes minutos Brasil seguía buscando puerta contraria pero con muy poco de calidad. Confusión y desesperación movían a los brasileños en el campo de juego.

Un par de llegadas con poca claridad a favor de Brasil, así como otro par de contragolpes de Países bajos, marcaron el final del primer tiempo en Brasilia.

La segunda etapa iba a ser un monumento al aburrimiento.

Llegadas sin mayor importancia en intentos mayores que el dominio del balón marcaban una larga agonía para Brasil en este torneo.

Para terminar de dañarle la fiesta a los locales, la apatía de los brasileños se transformaría en decepción total cuando al jugarse el primer minuto de adición una jugada por derecha terminaría con el tradicional “pase de la muerte” que Wijnaldum convertiría en gol luego de recibir el pase de Janmaa.

¡No podía ser más doloroso!

Brasil terminaba la peor actuación de su historia mundialista con un 0 a 3 ante Países Bajos en el partido por el lugar que ellos nunca quisieron.