World Cup 2014

Copa Mundial: Argentina 1-0 Bélgica | Gonzalo Higuaín envía de nuevo a los albicelestes a semifinales desde 1990

Por primera vez desde 1990, Argentina regresa a unas semifinales de la Copa Mundial con su triunfo ante Bélgica. Siendo más efectivos que los europeos, pero de nuevo sin jugar un fútbol agradable, los albicelestes continúan su camino en busca del título mundial que no consiguen desde 1986.

Bélgica, por su parte, no fue un rival de peso para los suramericanos y el planteamiento táctico de Marc Wilmots no fue certero ante un equipo que tuvo las oportunidades más claras de gol.

El partido comenzó igual a como lo hicieron los dos cuartos de final del viernes.

Argentina buscó el resultado desde el comienzo del encuentro con el fin de asegurar sus posibilidades de estar entre los cuatro mejores del mundo. Llegadas constantes y dominio superior del balón en los primeros diez minutos fueron suficientes para darle la victoria a los suramericanos.

A los ocho minutos, Lionel Messi se combinó con Ángel Di María, quien a su vez buscó a Gonzalo Higuaín. La pelota fue desviada por un defensor adversario, pero lo que hizo fue acomodársela al delantero del Napoli, cuyo remate de tijera con la pierna derecha se clavó en el palo derecho de Thibault Courtois.

Todo el ímpetu con el que inició la contienda fue discipada por la comodidad argentina y la falta de creatividad belga. Los europeos fueron más recios en el juego físico, pero no concretaron en busca del empate.

A los 26 minutios Kevin De Bruyne intentó desde fuera del área con un remate de pierna derecha que devolvió Sergio Romero con los puños.

No hubo más ni de un lado ni del otro hasta que a diez minutos de iniciado el segundo tiempo, Bélgica se inició un avance que parecía promisorio, pero tras la pobre entrega del balón, Argentina contraatacó. Higuaín inició una carrera desde mitad del campo en la cual dejó a varios rivales en el campo hasta que su remate se estrelló en el travesaño, negándole su segundo grito de gol.

Cuatro minutos más adelante, el ingreso de Romelu Lukaku buscó darle más profundidad en ataque, pero no encontró claridad alguna. En quizás, la más clara para los diablos rojos, Marouane Fellaini cabeceó un centro dentro del área que salió por encima del arco de Romero.

La búsqueda del gol belga en el juego aéreo fue la constante en el cierre del encuentro, con un Fellaini que solamente se ubicó dentro del área y no generó preligro.

Messi tuvo la chance de liquidar el partido en un mano a mano con Courtois, a quien no le anota en ocho partidos consecutivos contando en este junto a enfrentamientos en la Liga española. La descolgada del capitán argentino terminó con un disparo dentro del área que le achicó oportunamente el arquero belga.