World Cup 2014

Copa Mundial: César Azpilicueta, el hombre que revelará a Carles Puyol en la zaga de España

MADRID - César Azpilicueta (Pamplona, 1989) será en Brasil el relevo de un mito de la selección española, Carles Puyol.

El carrilero diestro del Chelsea se ha ganado en los últimos meses la confianza de Vicente del Bosque con su buen hacer en la banda izquierda de la zaga londinense y ahora saborea cada minuto de la concentración previa a la Copa Mundial.

Confiesa el defensor navarro que poder disputar una Copa Mundial con apenas 24 años "es un sueño. He visto muchos partidos de los Mundiales por televisión, y aún está fresco el recuerdo del último, que lo vi en Marsella. Ahora me tocará vivirlo desde dentro e ilusiona muchísimo porque además hay muchas ganas de intentar repetir lo de Sudáfrica", le comenta a FutbolMLS.com en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, antes de partir a Estados Unidos donde jugó España contra El Salvador.

El recientemente elegido mejor jugador del Chelsea de la última campaña por sus propios compañeros ansía poner la guinda en tierras sudamericanas a un año extraordinario a nivel personal. "Me he tenido que adaptar a una nueva posición y siento que he progresado como jugador. Aún quedan cosas por mejorar, pero soy joven y siempre se puede dar más. No tengo duda de que la confianza que me ha dado Mourinho en ese puesto de lateral izquierdo me ha ayudado a crecer".

Aunque Del Bosque prefiere utilizarlo por su banda natural, es evidente que esa polivalencia de la que hace gala Azpi le ha servido de mucho para ganarse la confianza del seleccionador. "Trabajo muy duro todos los días para cumplir el sueño de estar aquí. Sé que hay muchísima competencia. Esta es la mejor selección del mundo y está caro venir. El míster confió en mí contra Italia, en el último amistoso. Todo fue bastante bien y ganamos a un equipo muy fuerte. Ojalá que pueda seguir entrando en los planes del equipo en Brasil".

El lateral del Chelsea y España descubrieron un año atrás los imponderables climáticos (altísima humedad, calor intenso...) de un país de fuertes contrastes. La expedición confía en que esta vez no les pasen factura. "El cuerpo médico y el técnico están en ello para que los efectos sean los menos posibles. Las condiciones son las que son, así que somos nosotros quienes nos tenemos que adaptar al medio con las facilidades que tenemos. Y se trata de hacerlo lo antes posible porque sí que puede ser un hándicap que te puede perjudicar, de modo que hay que tratar de minimizarlo al máximo".

El estreno el 13 de junio ante Holanda, en lo que será la reedición de la última final, dará el pistoletazo de salida a un grupo de pronóstico incierto, junto a Chile y Australia. "Se trata de grupo duro, sin duda. De todos modos, en un Mundial nada es fácil y el primer partido siempre es importante, más si cabe siendo la final de la última edición. No hay duda de que Holanda es un gran equipo y va a ser un choque complicadísimo porque nos tendrán ganas después de lo que pasó hace cuatro años en Johannesburgo".

A ningún integrante de La Roja se le pasa por la cabeza un resultado como el del debut sudafricano en Durban (derrota por 0-1 ante Suiza). "No se mira atrás mucho dentro del vestuario. Este grupo confía mucho en sus posibilidades, en el juego que ha llevado a esta selección tan lejos. Se mira siempre hacia adelante. El fútbol es cuestión de presente y de lo que está por venir, y esta selección sigue manteniendo esa hambre, esa ilusión. Eso se ve en cada entrenamiento. Vamos a ir a por todas desde el principio porque el objetivo es revalidar el título logrado en Sudáfrica".

Azpilicueta tiene muy claro que sellar el primer puesto del grupo se antoja prioritario para eludir en octavos el hueso de Brasil. "Es una de las favoritas indiscutibles a ganar. Es el campeón de la ConfeCup, que además juega en su casa... Es evidente que se trata de un rival muy duro, pero uno nunca sabe. En un Mundial todos los rivales son complejos, todos tienen sus pros y sus contras. Pero sí es cierto que Brasil es uno de los rivales a evitar".

Además, confiesa, prefiere aguardar a las instancias finales para sacarse la herida que tienen clavada desde la final de la ConfeCup. "He compartido vestuario con cuatro brasileños y sé lo que sienten. Hemos tenido que aguantar muchas bromas durante todo el año con aquella derrota, así que esperamos poder tomarnos la revancha".

Después de un ciclo difícilmente igualable en la historia del balompié, con triunfos en la Copa del Mundo y las dos últimas Eurocopas, el audaz lateral del Chelsea tiene claro que esa dinámica ganadora les impide pensar en otra cosa que no sea repetir la gesta sudafricana. "¿Si estamos preparados para no ganar? No pensamos en eso. Cuando vences, te acostumbras muy mal, eso es cierto. Si ganas, todo es maravilloso, pero cuando pierdes, se hace duro. Ya nos pasó en la ConfeCup y está claro que hay que saber que lo que se hizo fue histórico, y que repetirlo cuesta cada vez más. Nosotros vamos a intentarlo, eso es seguro, con nuestro estilo y con muchísima ilusión, pero en fútbol ya se sabe... A veces te falta esa pizca de suerte y los resultados no son lo que quieres".