World Cup 2014

Copa Mundial: Estados Unidos 2-2 México | La contundencia estadounidense vs la presión mexicana

Análisis y reacciones de los protagonistas del partido en Tiro Libre Radio

GLENDALE, Arizona - En uno de los partidos más entretenidos entre Estados Unidos y México, recientemente, ambas selecciones se rapartieron los papeles en cada uno de los dos tiempos. La selección de Jürgen Klinsmann dominó la primera mitad con contundencia y creatividad, mientras que en la segunda, la de Miguel Herrera arrasó en base a velocidad y presión del mediocampo hacia arriba.

Además del resultado, el encuentro será recordado por el debut con la selección estadounidense del joven Julian Green, quien eligió representar a EE.UU. por sobre Alemania. Su desempeño fue más que discreto, sin generar peligro alguno sobre el área rival.

EL PRIMER TIEMPO: CONTUNDENCIA ESTADOUNIDENSE

México salió a presionar desde el principio y perdió la resistencia muy pronto. Los primeros diez minutos fueron dominados por el cuadro de Miguel Herrera que había encontrado en Tony Beltrán el espacio necesario para atacar por las bandas.

Sin embargo, el funcionamiento del mediocampo estadounidense obligó a que México se replegara. El diamante con Kyle Beckerman en contención y Michael Bradley como un “falso 10”, le permitió a los EE.UU. una movilidad del centro hacia adelante que bloqueó por completo a la línea de tres de los volantes mexicanos.

El debate se abre claramente en cuanto al jugador que debe ser titular en el Mundial como mediocampista defensivo, el jugador del Real Salt Lake o Jermaine Jones, del Besiktas.

A los 14 minutos, Brad Davis cobró un tiro libre desde el sector derecho que cabeceó Omar González en el área chica. Moisés Muñoz reaccionó oportunamente y con sus dedos envió la pelota al córner.

Graham Zusi, quien ha recibido innumerables halagos por parte de los aficionados mexicanos, comenzó siendo abucheado en el partido, hasta que cobró el tiro de esquina un minuto después. Mientras cuatro jugadores mexicanos cubrían el primer palo donde se encontraba Clint Dempsey, Bradley se desarropó de la marca de Jesús Zavala y cabeceó solo en las postrimerías del área chica para abrir el marcador.

El partido mantuvo su ritmo, y aunque México intentó quitarle la pelota a sus rivales, al minuto 28, Dempsey recogió un balón a metros de la bomba central, generando una apertura hacia la banda derecha donde se encontraba Beltrán. El lateral centró una pelota al corazón del área que Bradley peinó al segundo palo, donde apareció Chris Wondolowski para aumentar la cuenta en favor de los locales.

Cinco minutos más tarde, la contundencia estadounidense se mantuvo cuando un centro buscando la cabeza de Dempsey, la manoteó Muñoz salvando a México del tercer gol en contra.

SEGUNDO TIEMPO: PRESIÓN Y VELOCIDAD POR LAS BANDAS

Para la segunda mitad, Herrera realizó tres cambios desde el arranque y México no perdió el tiempo. A los 49 minutos, Marco Fabián cobró un tiro de esquina desde la izquierda y similar al primer gol de EE.UU., Rafael Márquez ingresó al área sin marca y en el centro de la misma cabeceó para el descuento.

La selección de Jürgen Klinsmann desapareció desde entonces, y tal y como lo hubiera querido Herrera en el primer tiempo, la presión mexicana se hizo sentir fuertemente. Anularon por completo el circuito entre Beckerman y Bradley y aprovecharon la constante falta de concentración de Beltrán en la lateral derecha estadounidense.

Los constantes avances de México por ese sector vulneraban a un equipo completamente desconocido con respecto al que terminó arriba 2-0 en el primer tiempo. Klinsmann quiso buscar la reacción de su equipo y al minuto 59 hizo ingresar a Landon Donovan, Clarence Goodson y debutar al germano-americano Julian Green.

Sin embargo, El Tri empató el partido por el sector opuesto al que venía atacando. Los recién ingresados Paúl Aguilar y Luis Montes se juntaron cuando el volante del América remató dentro del área estrellando el balón en el segundo palo donde se encontraba  solo Alan Pulido, quien empujó la pelota al fondo de la red.

La preocupación más grande para EE.UU. será la falta de reacción de Omar González, quien se quedó mirando mientras la pelota se estrellaba en el vertical y Pulido empataba el partido.

El encuentro se niveló en los minutos finales con el ingreso de DeAndre Yedlin reemplazando a Beltrán, pero México fue superior en todas las líneas del campo, aprovechando el desconcierto estadounidense y el apoyo de la mayoría de los más de 59 mil aficionados que asistieron al University of Phoenix Stadium. 

En los últimos cinco minutos del partido, parecía que EE.UU. se llevaba la victoria cuando Eddie Johnson anotó un gol ingresando al área, pero fue anulado por encontrarse en fuera de lugar. En la jugada parecía que uno de los centrales mexicanos lo habilitaba aunque el árbitro Roberto Moreno invalidó la acción.

Al final, un empate que deja muchas inquietudes en el desempeño de ambas selecciones camino al Mundial. EE.UU. deberá mejorar muchísimo en defensa y poder de reacción, mientras que México necesita encontrar un conjunto sólido que le de garantías.

El siguiente partido camino al Mundial de EE.UU. será frente a Azerbaiyán en San Francisco, mientras que México se medirá ante Israel en Ciudad de México.