World Cup 2014

Copa Mundial | Todo el Comité Ejecutivo de la AUF renuncia, FIFA investiga la crisis del fútbol uruguayo que podría traer severas sanciones

Tremenda crisis se ha desatado en el fútbol uruguayo en su sector administrativo.  Hoy el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol junto con todo el Comité Ejecutivo han renunciado a sus cargos. Lo peor para el futbol charrúa, en especial sus jugadores y aficionados, es que FIFA estaría investigando lo sucedido y podría resultar en sanciones fuertes, en caso extremo podría quedar fuera de la Copa del Mundo.

Sebastián Bauza asumió como presidente de la AUF en el 2009, y bajo su mandato la celeste consiguió importantes éxitos incluidos el campeonato de la Copa América 2011, el cuarto lugar en Sudáfrica 2010, cuarto lugar en la Copa Confederaciones 2013, así como la clasificación a Brasil 2014. Al mediodía de este lunes, Bauza y el Comité Ejecutivo presentaron un comunicado dirigido a los clubes del futbol uruguayo en el cual presentaban su renuncia. Los otro cuatro integrantes del comité ejecutivo eran Miguel Sejas, Aníbal De Olivera, Fernando Sobral y Donato Rivas.

El comunicado destaca cuatro puntos, siendo los primeros dos los que vagamente dejan entre ver el por que de la renuncia. En esos puntos se puede leer lo siguiente:

1. El Fútbol necesita tomar decisiones y las condiciones político-institucionales actuales no permiten hacerlo.

2. El Consejo Ejecutivo ha trabajado con el único objetivo de beneficiar al Fútbol y, hoy, está instalada la clara percepción de ser un obstáculo para continuar esta línea de trabajo.

El deterioro en la relación del mandato de Bauzá y los clubes uruguayos se viene dando desde hace ya meses, según prensa sudamericana. Hace un par de meses, por lo menos seis clubes de primera división y 11 de segunda división habrían retirado su apoyo al hoy expresidente por su insensibilidad a la situación financiera de los clubes, pidiendo su renuncia a principios de febrero.

Estos clubes acusaban a Bauzá y su gente de no haber aprovechado el buen desempeño de la celeste en 2010, al no haber conseguido patrocinadores, y utilizar presupuesto que no estaba destinado a la selección en la misma. Además de cuestionar el salario que recibía el presidente, que de acuerdo con ellos no estaba acorde a la economía del futbol charrúa.

Otro de los desacuerdos entre los clubes y Bauza era la búsqueda que tenía su comité de conseguir mejores contratos por derechos televisivos para la Eliminatoria 2018. Por lo cual las tensiones con los clubes afiliados con la actual concesionaria, Tenfield, se habrían intensificado.

Pero lo que al parecer acabo forzando la renuncia del comité ejecutivo, fueron los problemas de violencia que desataron una serie de hechos desde la semana pasada que desembocaron en lo que ha pasado hoy.

Tras disputarse el partido por Copa Libertadores entre Nacional y el Newells argentino, hinchas del club uruguayo se enfrentaron con la policía. El presidente de Uruguay José Mujica convocó entonces a una junta a la que asistieron los presidentes de Peñarol y Nacional, Pedro Damiani y Eduardo Ache, junto al mismo Sebastián Bauzá. La reunión que se llevo a cabo el viernes, habría concluido con Mujica dejándoles saber que el estado no proveería seguridad para sus planteles.

El problema vino después, ya que Ache había escuchado los rumores de que Peñarol buscaría postergar su partido aludiendo al problema de seguridad. Bauza le habría asegurado a Ache que Peñarol jugaría su encuentro, y parecía sucedería ya que tanto los jugadores de Peñarol como sus rivales se concentraron y estaban dispuestos a jugar. Sin embargo, la Mutual de Futbolistas mandó una petición para suspender el partido, la cual la AUF aceptó. Nacional perdió su partido de la jornada, y tras la suspensión del partido de Peñarol, se especulaba que Nacional preparaba un fuerte reclamo.

Recordando que Nacional y Peñarol tienen una rivalidad histórica, las situaciones y tensiones entre ambos suelen maximizarse, no solo en el campo como sucedió a principios de año sino también a niveles directivos.

Pero el problema para el futbol uruguayo no termina ahí. Lo más grave podría ser una eventual desacreditación por parte de la FIFA, que dejará a Uruguay sin Mundial tras haber conseguido su boleto en la cancha.

La FIFA investiga si el gobierno de Uruguay se involucró o fue el causante de la renuncia del Comité Ejecutivo de la AUF encabezado por Bauzá. En caso de comprobarse, las sanciones del máximo organismo serían fuertes, ya que sus estatutos castigan severamente la intromisión de gobiernos en las federaciones de futbol. Una verdadera lástima que los conflictos políticos de escritorio, tengan a una de las mejores generaciones de la selección uruguaya en tan lamentable situación.