World Cup 2014

Se Dice en Europa | Gustavo Poyet está encantado con Jozy Altidore, y Sunderland no se plantea dejarlo ir

Se Dice en Europa Jozy Altidore

Photo Credit: 
Action Images/Reuters

MADRID - El futuro del delantero de la selección estadounidense Jozy Altidore seguirá pasando por el Stadium of Light.

La alarmante sequía goleadora del poderoso atacante con su nuevo equipo, el Sunderland, había disparado los rumores sobre su presunta salida del club inglés en el mercado de invierno.

Lo cierto es que el hombre-boya de Jürgen Klinsmann en la selección yanqui no sólo no fue incluido por los Black Cats en su lista de jugadores transferibles, sino que el cuerpo técnico rojiblanco, con el uruguayo Gustavo Poyet al frente, está encantado con el futbolista oriundo de New Jersey.

Según ha podido conocer FutbolMLS.com de fuentes próximas al preparador charrúa, Poyet está bastante satisfecho con Altidore por el ingente trabajo de zapa que realiza sobre el verde en cada encuentro, en el que según la fuente "deja la piel apretando las tuercas a los zagueros rivales para dificultarles la salida de balón, y peleando cada pelota que se le pone a tiro como si fuese la última".

Bien es cierto que sus cifras goleadoras (apenas ha firmado dos tantos en lo que va de campaña y el último fue el 5 de diciembre) no son ni mucho menos lo que esperaban en el Sunderland cuando el pasado verano pagaron 13 millones de dólares al AZ Alkmaar neerlandés para llevarlo a la Premier League, pero el ex volante del Chelsea y Tottenham, entre otros equipos, y ahora estratega de los rojiblancos está convencido de que la mala racha de su dirigido acabará antes o después y recuperará el olfato perdido.

"Es muy fácil ver a un jugador y decir que no hace goles, pero  hay que mirar también cómo juega y todo lo que aporta al equipo, especialmente si ese futbolista ha marcado goles en otros sitios antes de venir aquí", explicaba Poyet tras la impactante victoria en la última jornada de los Black Cats en casa del Newcastle (0-3), su tradicional enemigo, dejando entrever su satisfacción con la labor de Altidore. 

El entrenador uruguayo, que precisamente gracias a ese triunfo sacó por vez primera al Sunderland de las posiciones de descenso directo, aprovechó la ocasión para lanzar un dardo a su antecesor en el cargo, Paolo Di Canio, quien había relegado al banquillo al internacional de desendencia haitiana ante su falta de acierto cara al gol en los primeros partidos de liga.

De hecho, uno de los objetivos que se marcó Poyet desde su llegada al banquillo rojiblanco fue el de recuperar anímicamente a Altidore, sabedor de la importancia de un atacante capaz de anotar 34 goles en una temporada, como sucedió durante el pasado ejercicio en los Países Bajos, récord absoluto de un futbolista estadounidense en Europa.

Han pasado tres meses y el timonel uruguayo, después de hacer varias probaturas en ataque (primero con la dupla Altidore-Fletcher y luego alternándoles como únicas puntas) parece haberse inclinado por el pánzer de Livingston, del que espera acabe siendo una pieza vital de su Sunderland de aquí hasta el final de campaña.