World Cup 2014

Copa Mundial: Ojalá que Klinsmann no se equivoque en dejar por fuera a Landon Donovan | OPINIÓN

Klinsmann and Donovan

Photo Credit: 
Getty Images

No hay forma de explicárselo a uno mismo.

Créanme lo intenté desde que US Soccer envió este tuit:

Sentí como si el mundo se me hubiese venido encima, como si parte de mí se desprendiera de mi ser, como cuando se termina una relación. Es más, esto ha sido peor que una ruptura amorosa.

Landon Donovan no va a estar en la Copa Mundial Brasil 2014. ¡LANDON DONOVAN NO VA AL MUNDIAL!

Sigo sin recuperarme. No se cuánto me dure. Jürgen, ¿por qué lo hiciste?

El que es quizás el mejor jugador de fútbol en toda la historia de los Estados Unidos se perderá el que hubiera sido su cuarto mundial consecutivo. Una pena.

Si bien para Jürgen Klinsmann, Donovan nunca estuvo entre sus favoritos, y lo ha castigado por ese periodo sabático que se tomó a comienzos de 2013, el jugador del LA Galaxy es un símbolo del fútbol norteamericano y en una cancha es capaz de cambiar el curso de un partido en un segundo.

Está claro que Donovan no se encuentra en su mejor forma ni rendimiento futbolístico, pero - tal y como lo venía usando Klinsmann - desde la banca es un jugador versátil. Su forma de buscar espacios para sí mismo, y de abrirle a sus compañeros, no es una cualidad que los demás jugadores que están entre los 23 han demostrado tener, con excepción de Clint Dempsey.

Lo más extraño y doloroso de la ausencia de Donovan en el Mundial, no es el hecho de que Klinsmann lo haya cortado en sí. Lo más controvertido de todo este asunto, es que Julian Green, un joven de 18 años de edad vaya a ir a su primer Mundial.

Green, nacido en Tampa, Florida, pero quien desde muy pequeño se fue a vivir a Alemania, hace parte de las reservas del Bayern de Múnich. Es un jugador que milita en la cuarta división alemana, y cuyo pedigree futbolístico no tiene comparación con Donovan. Jugar en las reservas del Múnich no es lo mismo a jugar para Pep Guardiola.

Más allá del contexto donde se encuentre Green, lo importante es qué le puede aportar a la selección. El problema es que no lo sabemos. Ha jugado tan solo 31 minutos con la selección en el partido amistoso contra México el 2 de abril.

El juvenil germano-americano tocó el balón entre tres y cuatro ocasiones y no generó nada. Ninguna de las opciones de gol que tuvieron los delanteros pasaron por los pies de Green, quien Klinsmann ha catalogado como la nueva promesa del fútbol estadounidense.

Una promesa, por más joven que sea, no puede salir asustado - tal y como se vio Green ante México - en un partido competitivo. Está claro que cuando Green elegió representar a EE.UU. por encima de Alemania, a nivel internacional, Klinsmann le prometió estar en esta lista privilegiada de 23 jugadores.

Klinsmann es un entrenador que dependiendo con quién esté conversando va a criticar durísimo a la MLS, o por el contrario la va a enaltecer. Su relación con la MLS ha sido entre el amor y el odio. 

La selección que irá al Mundial incluye a diez jugadores de la MLS, y los futbolistas que militan en la liga norteamericana son los que le dieron la clasificación al Mundial, y además le entregaron su único título como entrenador, la Copa Oro 2013. En la lista de 23 incluyó a cinco germano-americanos que no han tenido una participación significativa con la selección, con los que busca contrarrestar a los de la MLS.

Es el técnico y es quien al final toma las decisiones, pero su posición y método selectivo puede desmantelar a un equipo que necesita cohesión.

La pregunta que surge ahora es si Green jugará algún partido en el grupo de la muerte. Ciertamente, no lo dudo, y veremos como el mundo del fútbol, y en especial Bastian Schweinsteiger y Cristiano Ronaldo, le demostrarán a Klinsmann del error que cometió al no llevar a Donovan en su avión mundialista.

Siempre tuve fe de que EE.UU. saldría del grupo G junto con Alemania hacia los octavos de final. La verdad, en este momento (y se que para Klinsmann no significa nada), la participación de la selección estadounidense en Brasil 2014 será más gris que un periódico de ayer.

Ojalá y me esté equivocando. Ojalá que Julian Green demuestre porqué es la joya más preciada de Klinsmann de un año para acá.

Ojalá que la ausencia de Landon Donovan no le pese, como me pesa a mí tener que escribir esta columna.

Ojalá que Klinsmann pueda convertir a Green en un diamante, y no se quede siendo mas que un carbón.