Real Salt Lake golea a Cruz Azul con el equipo de reserva

Real Salt Lake con un equipo de reserva venció a Cruz Azul por 3-1 y logró finalizar como líder del Grupo A de la Liga de Campeones CONCACAF. El vigente campeón de la MLS hizo una gran demostración de poder ante el actual súper líder de la liga de México, logrando una victoria de mucho prestigio para la franquicia de Utah, que sigue haciendo historia para la propia MLS.

A pesar de que Jason Kreis apostó finalmente por luchar por el Supporters’ Shield en la Liga MLS, en vez de ir con todo a por el liderato del Grupo A, con sólo tres titulares, el plantel demostró que ya juega de memoria, sea quien el que esté en cancha.

En los primeros minutos fueron los visitantes los que salieron con fuerza a intentar ponerse en ventaja, frente a un Real que estaba muy bien ordenado en defensa y que buscaba la rapidez del joven brasileño Paulo Araujo Jr., junto a su compatriota Pablo Campos, para salir al contraataque.

No hubo oportunidad clara en esos primeros veinte minutos. Sólo habría que anotar una caída de Christian Giménez a los 13 minutos dentro del área que el colegiado, con buen criterio, no interpretó acción punible, a pesar del reclamo del delantero cementero.

A la media hora de juego fue cuando se empezó a crear las primeras oportunidades claras. Tras los dos primeros saques de esquina de Cruz Azul, sin consecuencias, vino la gran clara ocasión de gol para el conjunto monarca.

Una gran combinación del juvenil Luis Gil con Pablo Campos en el 31’ acabó en penalti claro por un derribo de Gerardo Torrado sobre el espigado delantero carioca. El propio Campos se encargó de ejecutarlo, pero el arquero reserva de La Máquina, Yosgart Gutierrez, lo intuyó y logró pararlo, evitando que los de Utah se pusieran en ventaja.

La pena máxima sirvió de espoleta para que los dos equipos se lanzaran abiertamente por el gol. El cotejo se volvió de ida y vuelta constante en ambas áreas, llevando el delirio a las gradas por ver que porristas gritaban más a favor de sus colores.

Los últimos cinco minutos fueron muy intensos, en donde Pablo Campos avisó con un disparo desde fuera del área en el 40’, para en el siguiente ataque dar una gran asistencia a su compatriota Paulo Jr., que el joven delantero monarca no desaprovechó y supo llevar el balón a la red tras picar por encima de Gutiérrez en su salida, colocando el 1-0 en el marcador.

El segundo periodo se inició con una solo modificación que vino de parte de Jason Kreis que reforzó la media cancha con la entrada de Ned Grabavoy por Luis Gil. De nuevo Pablo Campos, picado por haber fallado el penalti, fue el que se mostró más activo, probando suerte desde todas las distancias.

La más clara fue en el 52’, cuando recibe un balón filtrado pero cruza en exceso ante la salida del arquero de La Máquina. Giménez tuvo la réplica tres minutos más tarde cuando intentó aprovechar una pelota dentro del área, pero se quedó sin fuerzas para rematar tras pelear la posición con Johnson.

El “Chuletita” Orozco, que apenas había aparecido, tuvo dos llegadas seguidas, una en cada lado del área, sobre la hora de partido, y sus remates pasaron cercano a la madera. Pero quien la tuvo y la remató por encima del travesaño fue Javier Aquino en el 61’, justo antes de ser sustituido por Alejandro Vela. Fueron los minutos de mayor agobio en el área local.

Robbie Findley entró por Campos a refrescar el ataque monarca, y en el primer balón que tocó dio una gran asistencia a Paulo Jr., quien anticipó a la defensa cementera en el área chica, demostrando sus dotes de goleador y poniendo el 2-0 en el 66’. Fue el segundo del jugador de 21 años y su tercero en la Concachampions.

Pero se veía que el encuentro estaba para más porque los dos equipos estaban encendidos. En el 68’, Collen Warner convirtió el 3-0 aprovechando un boquete en el centro de la defensa azul, tras gran pelota filtrada de Williams. Dos minutos más tarde, Cruz Azul descontó por medio de César Villaluz con un golazo en parábola desde fuera del área que entró por la escuadra de Kyle Reynish, poniendo el 3-1.

Teniendo la experiencia del primer choque entre estos dos equipos con aquel espectacular marcador de 5-4, se sentía en el ambiente que el cotejo estaba para más sorpresas. Morales salió por Paulo Jr. en los últimos quince minutos para tener más control de balón por parte del Real.

Al final, La Máquina siguió presionando en busca del empate que le favorecía. Osorio tuvo un doble remate en el 83’ que pegó en el exterior de la red, pero ya no pudo hacer más y cayó humillado ante un RSL que lo superó en una histórica noche. Son ya 32 los partidos que el Real lleva sin perder en el Río Tinto al hilo.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).