Real confía en la profundidad de su plantilla

SALT LAKE CITY -- Una de las claves del gran rendimiento de Real Salt Lake en esta temporada, con los mejores números de inicio en toda su historia, ha estado en la profundidad de su plantilla, que le ha permitido mantener el buen nivel de juego a pesar de lesiones y ausencias.


Prueba de ello fue este último fin de semana en California ganando su enfrentamiento con Chivas USA por 2-1, a pesar de perder a su capitán Kyle Beckerman por un fuerte pisotón a los veinte minutos, y no contar con el canadiense Will Johnson y Robbie Findley, de compromisos con sus equipos nacionales.

También a principio de temporada el campeón vigente de la MLS perdió a dos centrocampistas titulares como Javier Morales y Ned Grabavoy, así como el delantero Fabián Espíndola por un esguince de tobillo. Por ende, el técnico monarca Jason Kreis se ha visto obligado a utilizar a los jóvenes Jean Alexander, Nelson González y el novato Collen Warner para llenar el vacío en media cancha, y su rendimiento ha sido más que satisfactorio en todos los casos.


Lo mismo ha ocurrido en la delantera, con cuatro jugadores que han compartido minutos y titularidad por diversas circunstancias. Álvaro Saborío, cumpliendo expectativas con cuatro goles y tres asistencias; Espíndola marcó su segundo gol de la temporada ante Chivas USA, tras reaparecer de tres semanas de baja; Findley que se estrenó ante el Dynamo, justo antes de la llamada de la selección; y Pablo Campos, que ha aportado una asistencia a el "Sabo", tras recuperarse de una lesión en pretemporada.

Este buen rendimiento del banquillo confirma el trabajo y las expectativas que el cuadro técnico y el gerente general de RSL programaron para afrontar su año como defensores del título de la MLS, con un calendario de competiciones más exigente, especialmente en la 2ª mitad de temporada con la primera participación en la fase de grupos de la Liga de Campeones de la CONCACAF.

"La profundidad es la clave", dijo el dirigente Garth Lagerwey. "No seremos capaces de mantener al primer equipo en todos estos partidos". Un calendario agotador y la falta de profundidad son los motivos por los cuales los equipos de la MLS sólo han tenido un éxito moderado en la Concachampions. En el Real Salt Lake, sin embargo, sienten que tienen la profundidad necesaria para tener éxito en este torneo.


La fase de grupos del certamen regional se juega a mediados de agosto y septiembre cuando la MLS llega al tramo final de su temporada regular, mientras que sus oponentes suelen estar de inicio de torneos, especialmente los equipos mexicanos, que no es casualidad que hayan ganado las últimas dos ediciones de la competencia.


Ser capaces de confiar en algo más que el once inicial es esencial para Salt Lake, en especial con los ambiciosos objetivos del equipo para este año.


"Queremos competir en la Copa Abierta, queremos competir en la Liga de Campeones, queremos competir por el Supporters’ Shield y queremos ganar de nuevo la Copa MLS", dijo Lagerwey. "Es un acto de malabarismo constante para tratar de lograr los cuatro objetivos, [pero] creo que nos ayudaría para atraer a buenos jugadores".


El conjunto monarca conoció la semana pasada que quedó encajado en el Grupo A en el sorteo de la Liga de Campeones CONCACAF, con Árabe Unido (Panamá) como único oponente confirmado. Los otros dos oponentes se determinarán a través del proceso de clasificación entre Cruz Azul (México) y San Francisco (Panamá), y del campeón canadiense, Toronto FC o Vancouver Whitecaps, y Motagua (Honduras).


Mientras en esta semana RSL prepara su próximo encuentro en casa ante los Kansas City Wizards con el objetivo de superar su récord con la quinta victoria al hilo. Al capitán “Beck” le confirmaron su lesión en el pie izquierdo, y será una baja más que probable, aunque recuperarán al canadiense Johnson, de vuelta de Argentina, donde su selección fue goleada 5-0.   


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).