Rajevac: "Queremos que África se enorgullezca de nosotros"

JOHANNESBURGO -- Milovan Rajevac era el vivo reflejo de la felicidad. No es para menos. Desde que asumió hace dos años el cargo de seleccionador de Ghana, los éxitos no han dejado de acumularse en el bagaje de un técnico especializado en sacar petróleo de escuadras por las que nadie da un dólar.


Ya le sucedió en su país, Serbia, con la Vojvodina de Novi Sad, a la que llevó al subcampeonato liguero y a disputar la Copa de la UEFA. Luego hizo lo propio con el Borac de Kakac. Ahora, está escribiendo una bella historia con los Black Stars, que se han convertido en la primera escuadra africana en sumar tres puntos de una tacada en esta Copa del Mundo. Y confía en que el sueño continúe.


"Era un partido sumamente complicado porque Serbia es muy buen equipo, como demostró en las eliminatorias europeas. Quizás tuvimos algo de fortuna por el modo en que se resolvió el partido con ese mano de Kuzmanovic, pero creo que trabajamos como un bloque, muy compactos, haciendo buenas ayudas y saliendo con peligro al contragolpe. El partido estuvo bastante igualado, pudo caer para el lado de ellos, pero al final conseguimos nosotros la victoria y fue una alegría enorme por la gente de Ghana, que apoya de una manera incondicional al equipo", reflexionaba el técnico de Cajetina para FutbolMLS.com en el hall del hotel de concentración de los ghaneses.   


Reconoce sin acritud Rajevac que su único dolor por este impactante triunfo vino de haber batido a su país de origen, que se estrenaba en un Mundial como nación independiente.


"Está claro que desde el punto de vista profesional fue un éxito muy importante por lo que representa, no sólo para Ghana, sino también para todo el continente africano en éste su Mundial. Pero no puedo ocultar que lo sentí por Serbia, que es mi país y mi casa. Por Antic, que es un gran amigo de hace mucho tiempo, y por los chicos. A algunos los conozco bien porque los he dirigido y estaban muy dolidos por la derrota. Sólo espero que se repongan rápido y puedan sumar los seis puntos restantes".


David Ruiz es redactor del prestigioso Diario Marca de España.  En cobertura especial desde Sudáfrica, Ruiz colabora con artículos para FutbolMLS.com


Rajevac, a quien empiezan a llamar en Ghana el Mago Blanco, dice no tener una receta secreta para sacar el máximo partido de este equipo, aunque sus resultados digan lo contrario.


"En el fútbol no hay secretos ni fórmulas mágicas. Hay trabajo, tener la mentalidad adecuada y, sobre todo, confianza. Cuando veo que un jugador puede dar a mi equipo algo diferente, potenciarlo por sus características o condiciones, le brindo todo mi apoyo y le hago notar que sí le voy la oportunidad es porque él se la ha ganado. Esto ha sido muy importante para integrar en este equipo a los chicos que fueron el año pasado campeones del mundo Sub-20 en Egipto. Aquí hemos traído a seis, y se ha quedado fuera Agyemang Badú porque se nos lesionó a última hora. Si no, también estaría en Sudáfrica".


El subcampeonato logrado en la reciente Copa de África, donde ese grupo de jóvenes talentos tuvieron un papel determinante al ocupar las vacantes de hasta cinco jugadores que cayeron lesionados en los prolegómenos del torneo disputado en Angola, reforzó también la confianza de la Federación Ghanesa en Rajevac, a quien ya pretenden ampliar su compromiso, que acaba en agosto. Pero el técnico balcánico prefiere ir paso a paso y seguir disfrutando de su primer Mundial.


"Ya habrá tiempo para hablar de esos temas. Ahora sólo tengo en la cabeza el próximo partido contra Australia, que para nosotros va a ser clave, ya que si lo ganamos volveremos a estar en los octavos de final, como ocurrió hace cuatro años con mi compatriota Dujkovic. Va a ser un partido muy difícil, como todos en una Copa del Mundo. Pero Australia viene de caer por goleada ante Alemania y estoy seguro que querrán desquitarse con nosotros y demostrar que son mejor escuadra de lo que demostraron el otro día. Además, saben que si nos ganan, llegarían a la última jornada con buenas opciones de clasificarse. Es un equipo muy físico, que va a pelear hasta el final. No tengo ninguna duda". 


Aunque ahora son pocos los se acuerdan tras la victoria del otro día en Pretoria, Rajevac no se cansa de alabar a sus hombres, que han sabido hacer de tripas corazón después de perder unos días antes del arranque del torneo a Michael Essien, su líder y el hombre que debía ser la extensión de Rajevac sobre el césped.


"Este grupo tiene la capacidad de reinventarse a diario y de superar todos las adversidades que se han ido encontrando en el camino desde que en enero jugamos la Copa de África. Con Essien muy tocado y sin John Mensah, Pantsil, Layrea Kingston fuimos a Angola y, creciendo partido a partido, llegamos a la final, algo que no esperaba ni el más optimista. Ahora hemos perdido de nuevo a Michael, que es nuestro motor, nuestro líder. Pero de nuevo los chicos se están portando de forma maravillosa, dándolo todo en el campo para regalar una nueva alegría a su gente. El otro día se vio contra Ghana. La fe que se tienen fue determinante para seguir buscando la victoria hasta el último minuto, y conseguirla. Me quedo con eso. Y estoy seguro que volveremos a repetirlo contra Australia. Queremos que África se enorgullezca de nosotros".


Respecto hasta dónde puede llegar este equipo ghanés, Rajevac no se pone techo. "No me gusta hablar de metas. Eso lo dictará la competición. Nosotros nos sentimos fuertes y sólo pensamos en seguir ganando partidos y en lograr el pase a octavos, que es el primer gran objetivo que tenemos. Pero si lo logramos, no nos vamos a dar por satisfechos", concluye.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).