Prohibido fallar

PRETORIA, Sudáfrica -- La selección de Estados Unidos tiene una tradición vigente desde su retorno a los Mundiales en 1990: no hace dos mundiales malos.


Es decir, en Sudáfrica 2010 tiene la oportunidad para brillar.  La eliminación de Alemania 2006, más que un mal recuerdo, es un acicate para los jugadores que sobreviven de ese fracaso, principalmente para los líderes del grupo, Clint Dempsey y Landon Donovan.  Ambos ya anotaron y ambos tienen hambre de gloria para un equipo que llegó a la competencia con grandes expectativas.


Es por eso que la cita de este miércoles ante Argelia representa la oportunidad para los dirigidos de Bob Bradley de encarar un Mundial sólido para la historia, buscando una victoria que los llevaría a octavos de final.


Sin embargo, el cuadro argelino llega a este encuentro también convencido de que puede avanzar, luego de su empate 0-0 con Inglaterra.  Eso lo convierte en un rival más que peligroso.


“El fútbol cambia a cada momento. Los rivales igual. No tenemos nada ganado todavía y eso debe quedar de manifiesto en el transcurso de este partido. Argelia tiene lo suyo y nosotros también. Hay que ganar para seguir con vida. Hay peligro para los dos equipos”, opinó el defensor Steve Cherundolo sobre el juego ante el conjunto africano a celebrarse en el Estadio Loftus Versfeld de Pretoria.


Mientras, el técnico estadounidense Bob Bradley destacó el espíritu combativo de su equipo, que pese a estar abajo en el marcador en dos ocasiones ha logrado alcanzar y sumar dos puntos que lo tienen actualmente en la pelea.


“Este grupo fue hecho para cualquier situación. El fútbol es un aprendizaje constante, no hay porqué pensar que todo está perdido o que todo está aprendido”, comentó el entrenador.


Estados Unidos actualmente tiene tres goles a favor y tres en contra. Sin embargo, un dato peculiar es que en este Mundial nunca estuvo al frente en el marcador, una situación que se repite desde hace cuatro años, cuando finalizó el grupo con dos derrotas y un empate.


“Lo del pasado hay que dejarlo ahí. Ahora nuestro compromiso es ganar para avanzar a los octavos de final. No podemos pensar en las estadísticas. Argelia merece nuestro respeto, pero también ellos saben que nosotros podemos vencerlos”, admitió Landon Donovan, que rompió ante Eslovenia su racha negativa en Mundiales, que venía desde julio de 2002.


“Ya llegó el gol. Esperemos que vengan más”, precisó el capitán del Galaxy.  El gran ausente de EE.UU. será Robbie Findley, suspendido por acumulacion de tarjetas amarillas. Su lugar sería ocupado por Hérculez Gómez.


LECCIONES MUNDIALISTAS


Michael Bradley fue un manojo de nervios en su debut con la selección estadounidense en el Mundial.


Sin embargo, poco a poco fue tomando su lugar y como en toda la eliminatoria debe tomar la manija de una media cancha con ansias de mejoría.


Además, tomando en cuenta el tipo de juego vertical de Argelia, el hijo del entrenador debe emplearse a fondo para cumplir sus funciones de volante mixto.


“Nos espera un juego muy fuerte, de mucho roce y muy apretado. No nos podemos preocupar de un solo jugador, sino de todo un equipo, que al igual que Estados Unidos quiere seguir avanzando”, puntualizó.


Estados Unidos debe ganar por cualquier marcador para asegurar su boleto a octavos de final.  Un empate lo dejaría a merced de una victoria de Eslovenia sobre Inglaterra, o en un caso extremo de una igualada entre eslovenos e ingleses que obligaría a una definición por diferencia de goles, en donde hasta el momento Estados Unidos tiene ventaja.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).