Olympique Lyon y Turbine Potsdam, en manos de Lotta Schelin y Anja Mittag

GETAFE -- El Coliseum Alfonso Pérez lucirá este jueves sus mejores galas para albergar la primera final de la Champions League de féminas, competición que este año ha tomado el relevo de la vieja Copa UEFA -torneo que se venía disputando desde el 2001- y que de ahora en adelante se jugará en la misma ciudad que acoja la final masculina.


Al igual que Bayern e Inter, Olympique de Lyon y Turbine Potsdam afrontarán una final inédita que decidirá al campeón continental por vez primera a partido único desde que en la edición inaugural de la ya extinta Copa UEFA se impusiera el FFC Frankfurt de la genial Birgit Printz en su propio estadio.


Las francesas, sorprendentes verdugos del Umea sueco, tratarán de endulzar el amargo sabor de boca dejado por su equipo masculino, que no pudo superar las semifinales ante el Bayern camino de Madrid, y lograr el primer entorchado europeo para el balompié femenino del país vecino en la que será su primera final.


Su falta de experiencia en estas lides contrasta radicalmente con un Potsdam que ya sabe lo que es alcanzar el último partido y ganarlo. Las alemanas lograron el título en su primera final de la UEFA Cup tras derrotar en 2005 a las suecas del Djurgarden por un tanteo global de 5-1. De aquel equipo, Zietz, Odebrecht y Mittag siguen en el conjunto de Bernd Schröder, además de Schiewe, que fue suplente en ambos partidos. 


La mayor atracción de la final, para la que se acreditaron 300 periodistas, se centrará en el duelo de 'pistoleras' que mantendrán Anja Mittag, la gran goleadora del Turbine -suma nueve dianas- y su 'partenaire' francesa, la elegante Lotta Schelin, que ha firmado cinco tantos en la competición.


Internacional por Suecia, a la Schelin la comparan en su país por su altura (mide 1,79), habilidad y virtuosismo técnico con el azulgrana Ibrahimovic.


Ocurra lo que ocurra en dicho duelo, sólo Mittag, nacida en la extinta RDA, tiene opciones reales de pelear por la Bota de Oro de esta Champions, cuya clasificación encabeza todavía Vanessa Bürki, delantera del Bayern.


LA VENGANZA DE SIMONE


El partido tendrá un sabor especial para Simone Gomes Jatoba. La extraordinaria volante brasileña fracasó cada vez que intentó coronarse en las competiciones más relevantes del balompié mundial a nivel femenino.


El primer varapalo se lo llevó hace tres años en la final del Mundial, perdido ante Alemania. En los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, más de lo mismo, aunque en esta ocasión frente a los Estados Unidos.


Ahora, la centrocampista del Olympique de Lyon, harta de llorar por las celebraciones rivales, ansía poder tomarse la revancha en el Coliseum Alfonso Pérez y sacarse de paso una de las dos espinas clavadas que lleva dentro frente al Turbine Potsdam conquistando la primera Copa de Europa femenina de la historia.


"Tengo la necesidad de llenar ese vacío ganando la final ante el Turbine. Para ello necesitamos concentración máxima, jugar con mucha fuerza y no concederles espacios. Además, debemos aprovechar nuestras ocasiones si queremos finalizar nuestro trabajo como hicimos en casa ante el Umea en semifinales", comentó la exquisita zurda, tres veces campeona de Francia.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).