México se zampa de dos mordiscos a Francia

Mexico_Mundial

Photo Credit: 
David Cannon/Getty Images

A la cuarta fue la vencida para México frente a un rival, Francia (2-0), que siempre se le había atragantado hasta ahora. Nunca el combinado azteca había sido capaz de batir a Les Bleus, pero esa historia se acabó gracias a la intrepidez y el arrojo de tres de los mejores talentos actuales del balompié azteca.


Giovani dos Santos, Pablo Barrera y Javier 'El Chicharito' Hernández lideraron la rebelión mexicana ante una escuadra en franco proceso de descomposición. Francia es una sombra de lo que llegó a ser hace una década y sigue sin dar con la fórmula para superar el adiós del gran Zinedine Zidane.


Su inapelable y justa derrota ante México deja ahora a los de Domenech a merced de lo que ocurra en el choque entre aztecas y uruguayos, a sabiendas de que un empate clasifica a los dos para la siguiente ronda.


El fuerte ritmo con el que ambos equipos arrancaron hacía presagiar un duelo entretenido, aunque a la hora de la verdad sólo México gozó de la claridad de ideas necesaria para poner en aprietos a Hugo Lloris. Un gran pase de Rafa Márquez al espacio libre sobre la carrera de Carlos Vela supuso la primera gran opción de gol de la noche, aunque el atacante del Arsenal se echó encima del cuero antes de tiempo y lo mandó a las nubes.


El combinado azteca siguió moviendo el cuero con celeridad y al filo de la media hora gozó de la mejor oportunidad del acto inicial. Salcido, muy activo por el carril izquierdo, se plantó solo ante Lloris, que abortó con gran sobriedad el remate a quemarropa del lateral del PSV holandés.


La lesión de Vela supuso un freno a la ofensiva mexicana, de la que el joven delantero del Arsenal estaba siendo pieza angular. Pero su reemplazante, Pablo Barrera, no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad que le brindaba el destino y Javier Aguirre.


El estratega mexicano estuvo ciertamente sembrado a la hora de mover el banquillo. Si Barrera fue un puñal por el costado derecho durante toda la segunda mitad, el Chicharito Hernández contribuyó de manera decisiva a meter una velocidad más a la ofensiva azteca.


No tardó el nuevo delantero del Manchester United en asociarse con Dos Santos, cuya impagable labor los 90 minutos tanto en vanguardia como en materia defensiva le otorgó al fin el papel protagónico que la afición espera de él.


Mientras Francia languidecía buscando el gol con la fe perdida, México respiraba vitalidad, la que le insuflaba sus jóvenes promesas. Luego, la veteranía de un Márquez al que Aguirre ha reinventado en una posición, la de mediocentro, en la que no jugaba desde hace años, resultó fundamental en la jugaba que alteró para siempre el devenir del encuentro. El capitán azteca metió una pelota profunda sobre la salida de la zaga gala, lo que aprovechó Hernández para engancharse a Abidal y romper el fuera de juego. El Chicharito demostró el porqué Alex Ferguson se fijó en él eludiendo con terrible sangre fría a Lloris en el mano a mano y poniendo el cuero en las mallas (64').


El tanto mexicano bloqueó por completo a un equipo francés desordenado, sin rumbo que se fue desangrando a medida que su hambriento rival se le tiraba encima para clavarle los dientes en plena yugular. Lo hizo Barrera, quien voló por la banda para sacarle un penalti a Abidal que 'Temo' Blanco no desaprovechó para cerrar un triunfo histórico (79') por la enjundia del enemigo y, sobre todo, por el modo en que se produjo.


 


GRECIA YA SABE CANTAR GOL EN UN MUNDIAL


Una absurda agresión de Sani Kaita sobre el griego Torosidis a los 34 minutos dejó a Nigeria en inferioridad numérica y dio la vida al equipo de Otto Rehhagel cuando todo parecía indicar que los helenos se marcharían por segunda vez de una Copa del Mundo sin estrenar su casillero.


Grecia, que hasta ese momento estaba perdiendo con todo merecimiento luego del tanto de falta logrado por Kalu Uche a los 16 minutos, cambió su discurso de manera radical con la entrada al terreno de juego de Giorgios Samaras. El extremo del Celtic dotó a su escuadra de una mordiente de la que había carecido hasta ese momento y sus efectos fueron inmediatos, ya que después de fabricar dos ocasiones consecutivas, Grecia lograba la igualada con un disparo desde el borde del área de Salpingidis (44') que, tras golpear en Haruna Lukman, se metió por la escuadra. El delantero del Panathinaikos entraba así en la historia del balompié heleno como el primer jugador en marcar un gol en un Mundial.


Con el norte imantado tras quedarse con un hombre menos sobre el césped, Nigeria volvió a encomendarse a su gran guardameta, Vincent Enyeama. Las intervenciones estratosféricas del meta del Hapoel Haifa israelí a remates de Samaras no bastaron para frenar el ímpetu de un equipo griego determinado a conquistar su primera victoria mundialista y llegar a la tercera jornada con esperanzas de colarse en la segunda fase del torneo sudafricano.


El lado cruel del fútbol se cebó esta vez con el salvador de las 'Súper Águilas'. Enyeama no logró atajar un durísimo disparo de Tziolis desde la media distancia y su rechace en corto fue aprovechado por Torosidis (71') para completar la remontada helena y sellar un triunfo inolvidable para los europeos.


 


David Ruiz es redactor del prestigioso Diario Marca de España.  En cobertura especial desde Sudáfrica, Ruiz colabora con artículos para FutbolMLS.com.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).