Los campeones chocan contra el muro guaraní

CIUDAD DEL CABO -- Con razón Italia veía con recelo comenzar el torneo frente a los dirigidos por Tata Martino, con quienes igualó 1-1 en su debut mundialista en el partido inaugural del Grupo F. 


A los campeones del mundo se les atragantó Paraguay desde que la pelota echó a rodar. El césped no estaba para florituras por culpa de la copiosa lluvia que cayó sobre Ciudad El Cabo, y los guaraníes cedieron con descaro el manejo del cuero a Italia. Pero Montolivo no es Pirlo, y la ausencia del medio centro del Milan privó a la 'Azzurra' de precisión en la conexión con el ataque. Bien es cierto que en los primeros minutos Morel Rodríguez y Alcaraz tuvieron que emplearse a fondo para abortar dos buenas llegadas de los transalpinos, pero en el momento que los paraguayos ajustaron bien los costados, Italia prácticamente pasó desapercibida en materia ofensiva.


El rudo batallar de la albirroja, con marcas pegajosas y combatiendo metro a metro el costoso avance de su rival, mermó el empuje de los de Lippi, que se desgastaron en una lucha cuerpo a cuerpo en la que los paraguayos son consumados expertos.


Si en el primer cuarto de hora fue Italia la que buscó ponerse por delante con acciones de estrategia, serían los sudamericanos quienes acabaron sacando partido de una falta lejana que, sacada por el 'guante' que Aureliano Torres tiene en su zurda, se convirtió en veneno puro cuando surcó el aire rumbo al área transalpina. Allí, Alcaraz se anticipó en el salto a Cannavaro y De Rossi con un perfecto testarazo que dejó a Buffon haciendo la estatua mientras la pelota se alojaba en su portería (39').


Pero si algo tiene de bueno siempre Italia es que cuando peor se le ponen las cosas, saca a relucir sus genes competitivos para contrarrestar el posible desastre. Cierto es que Paraguay trató de sacar petróleo del adelantamiento de líneas de los europeos, pero la gran ocasión la desperdició Vera, mandando a la grada un balón franco a pocos metros de Buffon. Esto dio pábulo a renglón seguido al empate transalpino. Como no, de nuevo en una jugada a balón parado. De Rossi aprovechó un error garrafal del meta Villar en su salida para marcar a puerta vacía (63').


Impulsado por las tablas, Italia se lanzó a tumba abierta a por el triunfo. La entrada de Camoranesi y Di Natale dieron amplitud a su juego y, por ende, trajo serias complicaciones a la zaga albirroja. El encuentro entró en su mejor fase con un vibrante intercambio de golpes en el que los campeones disfrutaron de las mejores ocasiones, pero no de la fortuna suficiente como para cerrar el choque a su favor.   


HOLANDA APRENDE A GANAR 'A LA ITALIANA'


Un autogol de Simon Poulsen supuso el principio del fin para una inoperante Dinamarca, que firmó su sentencia en el momento en el que tuvo que salir de su madriguera en busca de la igualada (2-0). Holanda se llevó el gato al agua sin forzar mínimamente la máquina, a la espera de poder recuperar para el próximo encuentro a su gran estrella, Arjen Robben.


El once de Morten Olsen planteó un partido inteligente, bloqueando la salida de balón tulipán desde su mismo arranque, lo que obligó al meta Stekelenburg a lanzar pelotas largas con el pie que privaron a Holanda de poder cultivar su mejor virtud, la de construir su fútbol de área a área. Muy disciplinada en las marcas, la 'Dinamita Roja' (un apodo que a este equipo le viene demasiado grande) no sólo logró su objetivo de neutralizar la creatividad rival, sino que con sus rápidas transiciones defensa-ataque disfrutó de las mejores ocasiones durante el primer periodo. Rommedahl (30') primero, y sobretodo Enevoldsen un poco más tarde (35'), obligaron a Stekelenburg a dar lo mejor de sí para impedir que los nórdicos se marchasen con ventaja al descanso. 


Pese a su abrumadura posesión de balón (63%), la 'Oranje' se aturulló tratando de encontrar una rendija en el eje Kjaer-Agger, pero la sólida pareja de centrales daneses se mostró intratable en su labor de 'barrer' cada balón que amenazaba con romper el candado de Sorensen.


Pero el regalo de Simon Poulsen, nada más abrirse el segundo acto (47'), aclaró de golpe y porrazo el panorama para las huestes de Bert van Maarwijk, más que nada porque los nórdicos son una escuadra a la que le cuesta horrores levantar un resultado adverso.


Holanda siguió pese a todo con su anodino discurso y sólo mejoraría en los últimos 25 minutos con la entrada de Eljero Elia, que metió una velocidad más al ritmo de la 'Oranje' con sus internadas por la izquierda. Precisamente, el extremo del Hamburgo urdió con Sneijder la mejor acción del partido, que culminó el inagotable Kuyt (85') con el tanto que aseguraba los tres puntos para el favorito del grupo E.


JAPÓN EMPIEZA COMO UNA MOTO


Asia está de moda en este Mundial africano. Si Corea del Sur abrió el camino con su espectacular triunfo sobre Grecia, Japón no quiso ser menos y en su estreno fue capaz de vencer 1-0 a Camerún, logrando de paso su primera victoria en una Copa del Mundo fuera de su continente.


El progenitor del milagro lleva el nombre de una afamada marca de motocicletas japonesa, Keisuke Honda, aunque tiene poco de autómata y mucho talento en su pierna izquierda. El volante ofensivo del CSKA ruso controló a los 39 minutos en el área un servicio en diagonal de Matsui al que no llegaron ni Mbia ni Nkoulou, para picar con sutileza el balón ante la salida desesperada de Hamidou. 


Pese a salir de inicio con tres atacantes, a los 'Leones Indomables' les faltó fiereza ante un rival mejor posicionado y mucho más enchufado que aprovechó el gran momento de forma de Matsui para cargar su ofensiva por el lado derecho.


Camerún siguió en la segunda mitad sin resolver su nula creatividad en medio campo y volvió a evidenciar la excesiva dependencia que tiene de Samuel Eto'o, un líder que en ocasiones abusa de su autoridad espiritual ocupando sobre el césped funciones que no domina ni por asomo, como el arte de la definición. Aun así, los africanos rozaron el empate a última hora con un lanzamiento lejano de Mbia que se estrelló en el larguero, y en el descuento con un remate a bocajarro de Webó que Kawashima sacó de manera brillante.


David Ruiz es redactor del prestigioso Diario Marca de España.  Basado en Madrid, Ruiz colabora con artículos para FutbolMLS.com.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).