Los ‘petrodólares’ llevan primer Mundial a Oriente Medio

Qatar will host the 2022 World Cup.

Photo Credit: 
Getty Images

Qatar aterrizó en Zúrich cargada de optimismo sobre sus posibilidades de albergar el Mundial 2022, y al final se salió con la suya.

Sabían bien lo que se traían entre manos, ya que ninguno de los cinco aspirantes a organizar el Mundial 2022, Estados Unidos, Australia, Corea del Sur y Japón, igualaron la gigantesca inversión económica que está dispuesta a realizar esta pequeña península del Golfo Pérsico para que Oriente Medio albergue su primera Copa del Mundo, la segunda que se va a celebrar en el continente asiático.

La oferta de Qatar es, por encima de todo, novedosa, además de estar muy bien regada en petrodólares.

Con 10 de los 12 estadios situados en un radio no superior a los 30 kilómetros, garantiza a los millones de seguidores que suelen acompañar un evento de este tipo la posibilidad de ver varios partidos en un mismo día.

Y como recordó ayer en su intervención el ex seleccionador estadounidense Bora Milutinovic, contribuirá a elevar el nivel del espectáculo sobre el césped debido a que los jugadores no tendrán que moverse de sus hoteles de concentración durante toda la competición.

La aportación de su interminable lista de embajadores (Zidane, Guardiola, Batistuta, Ronald de Boer, el propio Milutinovic) ha sido una de las claves que han dado alas en los últimos meses a una candidatura que hasta no hace mucho parecía ser más que una exótica animadora de la fiesta prevista para el día de hoy en la capital del fútbol mundial.

La otra fue la espectacular puesta en escena que hicieron de sus instalaciones durante la visita de la delegación de la FIFA a Qatar el pasado mes de septiembre.

El galáctico estadio Olímpico, que fuera sede de los Juegos Asiáticos en 2008 y que acogerá la final de la Copa de Asia a fines del próximo enero, la Academia Aspire (el centro de entrenamiento polideportivo más grande del planeta) y los nuevos recintos climatizados a temperatura ambiente con tecnologías de aire acondicionado de última generación para evitar los rigores del calor desértico de dicha región asiática impresionaron a los emisarios de la FIFA. Suya, de hecho, fue la máxima nota de los diez países que optaban a los dos Mundiales.

Atrás quedaron las dudas de la FIFA respecto al pequeño espacio que ocupa un país con una sola ciudad para dar cobijo al más de millón de personas que se espera visiten el emirato durante la celebración del torneo, así como su capacidad hotelera y el aspecto climático (Qatar es muy caliente en junio), que debe crecer geométricamente durante los próximos 12 años. Tiempo, desde luego, tienen.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).