La vida de Rubén Luna en FC Dallas

Luna_DAL

Photo Credit: 
FCDallas.com

Hola a todos, esta ha sido una gran semana. Primero que nada espero hayan tenido un gran fin de año.

Aquí el equipo acaba de volver al trabajo para prepararnos para la temporada. ¡Fue muy agradable ver a todos! Hay muchas caras nuevas en el vestidor, algunos que vienen seleccionados del Draft, algunos probándose con el equipo, algunos jugadores de la cantera como Jon Top.

El lunes por la noche nos presentamos para los exámenes físicos y todo salió bien un día normal especialmente por que las condiciones del tiempo estaban normales. Ese día llegamos vimos a los muchachos, tomamos el examen y nos fuimos. Ese mismo día tome una prueba de conmoción cerebral (parte del examen físico) me tomó alrededor de 30 minutos ¡Pude haber tenido una conmoción después de ese examen!

La mañana siguiente desperté de un sueño raro... me estaba comiendo un malvavisco  y cuando desperté no podía encontrar mi almohada. Esa misma mañana recibí una llamada del FC Dallas diciendo que el entrenamiento había sido cancelado. El martes era un buen día, solo que no era un día para practicar fútbol. Como ese día no hubo fútbol y descanse todo el día les voy a platicar de mi convocatoria con la Selección Nacional Mexicana Sub-20.

[inline_node:319644]Fui a la Ciudad de México el 23 de enero, estaba muy emocionado de mi primera convocatoria con ellos y no sabía qué esperar. Mi vuelo a México fue una experiencia que nunca voy a olvidar. Un chico a dos asientos del mío tuvo un problema cardiaco y por fortuna había un doctor en el avión. El doctor no pudo ayudarle mucho pero se veía que el chico tenía mucho dolor. Cuando aterrizamos ya estaba una ambulancia esperándole para atenderlo.

Cuando llegue al aeropuerto conseguí un taxi que me llevo hasta el Centro de Alto Rendimiento y vaya que estaba de lujo el lugar. Entrenamos ahí  toda la semana, fue muy competitivo y tuve una gran experiencia con ellos.  El sábado regreso con ellos para viajar a El Salvador y encarar  dos juegos allá y estaré de regreso el día 11.

Primer día de entrenamiento

Al día siguiente, 2 de febrero,  Nos reunimos con el equipo en el vestidor y luego nos fuimos a un complejo bajo techo en Frisco para poder entrenar. Mi coche se deslizaba de un lado a otro, me tomó 20 minutos para llegar al Pizza Hut Park. Durante el entrenamiento se fue la luz por 20 minutos pero regreso y pudimos terminar el entrenamiento que era el primero del día. En general el día fue productivo.

El segundo día de práctica estuvo bien. Hicimos algunas cosas técnicas y tuvimos un interescuadras que me alegró el día. Moisés Hernández nos llevó de vuelta al Pizza Hut Park después del entrenamiento. Definitivamente no es el mejor conductor, especialmente cuando Víctor Ulloa está en el asiento delantero, y sobre todo con este clima.

Estoy contento de estar de regreso en Dallas y disfrutando de la primera semana de entrenamiento.

-Ruben


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).