La Resaca Emelesera: La cuenta regresiva ha empezado

Resaca Emelesera

Photo Credit: 
Getty Images

La MLS está por comenzar y desde ya se avizora una lucha sin cuartel por la supremacía del fútbol estadounidense y lo que está en boca de todos los componentes del torneo es una sola palabra: triunfo.

Esta semana el delantero colombiano del Galaxy, Juan Pablo Ángel, hablaba para una radio angelina con una acotación que bien vale la pena repetir: en la MLS puedes tener a los mejores jugadores, pero eso no te garantiza la liga.

Y el cafetero se refería en gran parte a que cuando suben el número de equipos, suben también los riesgos para los equipos que históricamente han tenido etiqueta de grandes, ya que cualquier desliz puede ser fatal.

Ahora en la liga estadounidense no existen los calificativos para equipos chicos. Un equipo que queda último en un torneo, puede ser primero en el próximo. La sorpresa ha estado a la orden del día en los últimos tiempos.

La competitividad ha subido al máximo y nadie quiere ser el patito feo del campeonato. Así las cosas pintan mal para cualquiera que quiera ser considerado favorito, antes de iniciar a jugar.

De la misma forma, el ícono galáctico Landon Donovan se refería a este torneo como el más importante de todos, simplemente, porque todos inician de cero y así es difícil predecir si el Galaxy, en la actualidad del tema, tendría un torneo más accesible que en otros campeonatos. Esto tomando en cuenta que en los dos últimos torneos sufrió descalabros inesperados ante Salt Lake (2009) y ante FC Dallas (2010) que le vedaron la oportunidad de ser campeón.

Lo que si es cierto es que en plena expansión el riesgo corre para cualquiera, porque si se trata de definir a los favoritos, por lo regular, estos terminan siendo eliminados previo a disputar el título.

Son pocos los que han sobrevivido a la maldición del favoritismo previo y es por eso que todos los cuadros más allá de cómo se armen le huyen a las etiquetas, esto en pro de un torneo más ligero y con menos presión.

Las plazas de igual manera también están ávidas de ser las más fieles, porque aunque California siempre ha sido un torneo bendito por el futbol, otros estadios como Seattle, Salt Lake e incluso Toronto FC, han tenido buenos promedios de aficionados y de esa forma quieren repetir en las altas taquillas.

Pero también hay otro punto en disputa. A excepción de Guillermo Barros Schelotto, ningún jugador franquicia ha sido campeón en la MLS. Y ese es otro punto en disputa para todos los que ocupan dicha posición. Este torneo se avizora como uno de los más disputados, principalmente, porque si se han acabado las condiciones de equipo chico, también podríamos decir que se han terminado las etiquetas para equipos grandes.

Así como cualquiera tiene las oportunidades de ser campeón, todos tienen la misma chance de tener un torneo para el olvido.

Eso se llama competitividad y eso también hace que esperemos una liga más caliente que las anteriores.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).