FÚTBOL TOTAL: Los nuevos rostros del soccer en EE.UU.

Henry_620

Photo Credit: 
Getty Images

El debut de Thierry Henry con la camiseta de los New York Red Bulls ha marcado claramente el inicio de una nueva etapa en el desarrollo de la Major League Soccer y del fútbol profesional en los Estados Unidos.


El arribo del internacional francés le dio inicio a un nuevo ciclo de incorporaciones de la Liga y sus equipos para aprovechar la base creada con las contrataciones en el 2007 de futbolistas con mucho peso en sus nombres: David Beckham, Cuauhtémoc Blanco y Guillermo Barros Schelotto.


A Henry se le han unido otros jugadores muy apetecibles para el mercado hispano (especialmente el mexicano) como Nery Castillo (Chicago Fire). El ex-Valencia Mista se sumó a Toronto FC. Será Rafael Márquez el próximo en jugar en la MLS?


Yo les prometo que seguirán llegando nombres reconocidos en el plano mundial ante el claro esfuerzo de la MLS de continuar con una línea de progreso que espera les asegure estadios llenos, un juego atractivo y el éxito económico de un modelo que se mantiene con mucha paciencia a pesar de las tentaciones.


La calidad de vida para toda la familia y la menor presión que existe por sacar resultados deportivos hacen que los grandes futbolistas en la recta final de sus carreras piensen, cada vez con más seriedad, en la liga de este país como el lugar ideal para jugar una vez que superan los 30 años de edad.


Al contrario de lo que sucedía hace menos de una década atrás, las figuras no vienen a “quemar sus últimos cartuchos” o a “robar” sus salarios a clubes satisfechos con solo tenerlos en sus filas. Hoy las exigencias son más altas y el público se los hará saber si no están a la altura de las circunstancias.


Thierry Henry demostró en sus primeros 45 minutos con la camiseta de su nuevo equipo que su talento, su lectura de juego y su ubicación en la cancha están intactas. Tal vez no tenga la velocidad y la explosión de unas temporadas atrás pero será un jugador desequilibrante si el partido frente a Tottenham es una señal del futuro inmediato.


Henry, quien llegó al majestuoso nuevo estadio del club en el tren que une Nueva York con Nueva Jersey, tuvo dinámica y marcó el primer gol del partido con un anticipo ofensivo en el primer poste que le permitió desviar el centro de Lindpere. Su celebración, pegándose en el pecho con su puño, envió el mensaje a los más de 20.000 que lo fueron a ver: “Estoy aquí para quedarme, para ganar y para hacerlos festejar”.


Al hincha de los Red Bulls no le queda otra que ilusionarse. Luego de una de la peores campañas en la historia de la Liga durante el 2009, ahora sueña con una dupla ofensiva de alto voltaje entre el ex-Arsenal y Barcelona Henry y el colombiano Juan Pablo Angel.


Sin embargo frente a los Spurs sucedió lo que ya es normal en algunos equipos de la MLS. Les falta la concentración defensiva que les permita superar a rivales de gran experiencia y con jugadores que saben aprovechar al máximo las oportunidades de gol regaladas por la defensa.


Dos errores propios le costaron a New York dos goles y la derrota. La posibilidad de la llegada del mundialista mexicano Rafael Márquez sería ideal para solventar esas distracciones y darle un verdadero líder a ese sector.


El futuro de los Red Bulls parece brillante. Saca una cabeza de ventaja sobre el resto de los equipos de una Liga que avanza hacia el suceso absoluto.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).