FÚTBOL TOTAL: ¿De vuelta al jogo bonito?

Brasil_Balado

Photo Credit: 
Getty Images

[inline_node:315656]Luego de la renuncia con olor a despido de Dunga al puesto de entrenador de la selección brasileña de fútbol, la CBF supo que era su oportunidad para dar un golpe de timón y devolver al equipo nacional al lugar donde merece estar por todo lo que ha ganado en su historia.


La Confederación Brasilera de Fútbol tenía el nombre de Muricy Ramalho como principal candidato a ocupar el puesto vacante. Pero el Fluminense, club al que entrena Ramalho, decidió no darle la libertad y se mantuvo una posición firme en base al contrato firmado por Muricy.


A la CBF no le quedó otra que buscar una segunda alternativa y allí es donde pone los ojos en el técnico del Corinthians Mano Menezes. El 24 de Julio se hace público el nombramiento del nuevo guía de la ‘Canarinha” en una conferencia de prensa donde Mano promete el regreso al “fútbol arte” y la recuperación de una identidad perdida durante el ciclo de “jogo efectivo” de su predecesor.


Mano Menezes ganó dos ascensos con Gremio y Corinthians en el Brasileirao pero el 2009 fue el año que le permite, sin saberlo, candidatearse para ser DT del “Scratch”. Ese año obtuvo la Copa de Brasil y el Torneo Paulista con el “Timao” con un estilo ultraofensivo y con un dibujo táctico 4-3-3 que más tarde aplicaría en día de su debut al frente del equipo nacional contra Estados Unidos.


Para Brasil, la noche del 10 de Agosto del 2010 en el nuevo estadio Meadowlands a las afueras de New York será recordada como aquella que inició una nueva etapa camino a la organización de su Mundial pero también como la que acercó a la “Verdeamarelha” a sus raíces, a sus fuentes.


De la mano de Robinho y con el debut en la mayor de varios jóvenes que todo un país quería ver, Brasil le hizo precio a los Estados Unidos y le ganó por 2-0. Hoy el mundo futbolístico habla de la “nueva” Brasil, de Ganso, David Luiz, Alexandre Pato y, especialmente, de Nyemar.


El “garoto” de 18 años se puso por primera vez la camiseta de la selección mayor y mostró todo su talento. La magia de su fútbol, el que disfrutan los hinchas del Santos todas las semanas, quedó desplegada sobre el campo de juego del Giants Stadium. Anotó un gol, encaró, “sambó” arriba del balón y lo volvió loco a Spector. Neymar ya no es futuro, es presente.


Todavía muy fresco en la mente de todos está el aislamiento a la que fue sometida la selección mientras Dunga fue el técnico de la misma. Entrenamientos a puertas cerradas, mínimo contacto con la prensa y casi sin interacción con los aficionados hicieron que Brasil entrara en su propio mundo y que los jugadores les dieran la espalda a los que tanto los idolatran.


Por esto, el presidente de la CBF Ricardo Teixeira, pasó por el último entrenamiento del equipo a pedirle a los jugadores y al cuerpo técnico que estuvieran más cerca de la ‘torcida”, de los hinchas. El mensaje llegó por partida doble.


Brasil abrió sus puertas dentro y fuera de la cancha. Se entrenó con público, atendió a la prensa antes y después del encuentro. Pero en cambio más radical ocurrió en la cancha. Allí donde el equipo comenzó a hablar el mismo idioma que su gente. En ese aspecto, el más importante para mí, el acercamiento fue absoluto.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).