Ex presidente del Fire Peter Wilt recuerda los inicios del cuadro rojo

Chicago Fire_1998

Photo Credit: 
Getty Images

BRIDGEVIEW, Ill.- Este viernes 8 de octubre, además de celebrar un encuentro de gran importancia, el Chicago Fire celebrará el aniversario número 13 de su fundación y presentación como equipo de expansión. El anuncio se celebró el 8 de octubre de 1997 en uno de los salones del Navy Pier, una de las atracciones turísticas principales de Chicago.

A trece años de su fundación, según Peter Wilt, primer Presidente en la historia del equipo, hay mucho que celebrar. Recordando anécdotas, Wilt reconoce la hazaña lograda por el Fire en esa primera temporada de competencia cuando se alzaron con el doblete al conseguir el título de la Copa MLS 1998 y el de la Copa Abierta de Estados Unidos.

El ex dirigente del cuadro rojo recuerda como una vez al mando del equipo, realizó la que califica como la contratación más importante en los ocho años al frente del Fire, la de Bob Bradley, primer director técnico de Chicago.

“Después de aceptar el puesto llegó la hora de contratar al entrenador y debo admitir, llegaron a mi escritorio hojas de vida y recomendaciones de muchos hombres de fútbol, entre ellos ex entrenadores de Brasil y curiosamente, de Bob Bradley sabía muy poco”, admite Wilt.

“Empecé a hacer mis averiguaciones y la verdad es que todo lo que escuchaba sobre él era positivo. Por fin pudimos reunirnos un día para almorzar en DC”, recuerda Wilt quien dice que de entrevistador, paso a entrevistado.

[inline_node:320284]“Durante la entrevista fui yo quien debió contestar sus preguntas y no él las mías. Él [Bradley] estaba interesado en asegurarse que el equipo contaba con las instalaciones para entrenar, que se podía dar una relación laboral de respeto y que el ambiente se prestaba para conseguir el éxito”.

El éxito llegó y sin duda en gran parte gracias al entrenador según dice Wilt. “Él fue el hombre clave, pues dirigió al equipo en la dirección correcta y les inculcó además del respeto por el deporte, los valores que le convierten en un hombre admirable”.

Con Bradley abordo, el equipo se dedicó a probar a los críticos cuan equivocadas sus predicciones serían. “En nuestra temporada inaugural todos los editores deportivos de este país predecían que terminaríamos en el último lugar, inclusive por detrás de Miami, el otro equipo de expansión de ese año”, recuerda Wilt.

En su primera temporada en la liga, el Fire superó todas las expectativas y no se conformó con una buena actuación, sino con poner un final feliz a la historia del equipo cenicienta.

“Cuando llegó la liguilla, todos esperaban nuestra eliminación de inmediato y qué decir de la final, todos decían que la historia de la cenicienta terminaba en Pasadena (California) pues en la final enfrentamos a D.C. United, el entonces equipo bicampeón”, dijo Wilt.

[inline_node:320283]Contra cualquier pronóstico, Chicago superó a D.C. United por 2-0 y tras alzar la Copa MLS ese 25 de octubre del 98, el Fire regresó a casa para cinco días después disputar la final de la Copa Abierta ante el Columbus Crew. La bienvenida al campeón no pudo ser mejor pues ante una importante asistencia, el Fire alzó el titulo de la competencia más antigua del país para celebrar con la afición aun cuando según Wilt, jugaban en condición de visitante.

“En el 98 hubo un huracán que obligó a trasladar la final de la Copa Abierta de Virginia Beach”, recuerda Wilt.

Con un gol de oro de Frank Klopas, ahora director deportivo del Fire, el equipo cumplió la hazaña y obtuvo el primero de los cuatro títulos de Copa Abierta que ostenta.

El éxito convirtió al Fire en el interés común de la diversa comunidad que radica en Chicago. “El equipo atrajo a muchos sectores pues habían jugadores como Peter Nowak, quien era nuestro enlace con la afición europea mientras Jorge Campos lo era con toda la comunidad latina”, explicó Wilt.

El encuentro que el Chicago Fire celebrará este viernes contra Columbus llega en un momento inmejorable. La celebración del aniversario número 13 del Fire coincide con la visita de la selección estadounidense a Chicago. Con el duelo entre Estados Unidos y Polonia pactado para el sábado y a celebrarse en el Soldier Field, Chicago será un punto de reunión para el ex estratega del Fire Bob Bradley, ahora al mando del seleccionado estadounidense, así como de Jesse Marsch ex jugador del Fire y uno de los asistentes de Bradley y otros hombres emblemáticos del cuadro rojo.

Peter Wilt reconoce que el encuentro y la celebración serán conmovedores. “Octubre 8 me trae importantes y bellos recuerdos pues además de ser el aniversario del histórico fuego que destruyó la ciudad en 1871, marca también el aniversario del nombramiento oficial del equipo de Chicago. La presencia de hombres tan importantes en la historia del equipo, nos recordará esos factores que nos distinguen de otros equipos en la liga”.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).