El campeón se fue humillado

El pronóstico más pesimista del Grupo F nunca habría ubicado a Nueva Zelanda por encima de Italia, pero el fútbol comprobó una vez más que la lógica es una palabra prohibida para él porque el campeón del mundo se despidió de la Copa del Mundo en primera fase y, lo peor, como colero de su llave.


Si bien no es el primer defensor de título que se queda en la etapa de grupos porque, Brasil ya había pasado esa pena en Inglaterra 66 y los franceses también se devolvieron a casa después de tres partidos en Corea y Japón 2002, la vergüenza de la escuadra azurra se acentuó, al ser superada ayer por Eslovaquia 3-2 en el Ellis Park de Johannesburgo.


Aunque los de Marcello Lippi intentaron proponer de entrada, carecieron de poder en el último cuarto de cancha, lo que les sobró a sus rivales porque en la primera que tuvieron, no perdonaron. Robert Vittek puso el primer grito de la fría tarde a los 25 de juego, pero el mismo número 11 le pegaría a los italianos su segundo ‘Vittekazo’ al 28 del complemento.


Antonio Di Natale le dio señales de vida al moribundo campeón, pero Kamil Kopunek lo desconectaría por completo en el último minuto de juego, y ni siquiera la joya de Fabio Quagliarella para el 3-2 emocionó a los aficionados azules que se fueron en silencio absoluto.


“Asumo toda la responsabilidad de este fracaso, toda sin ninguna excusa porque si un equipo se presenta a una cita así de importante como la de hoy, con temor en las piernas, en la cabeza, en el corazón y no se entrega como debe, significa que el entrenador no lo ha preparado de la manera adecuada”, dijo Lippi, quien hasta este jueves fue seleccionador de su país.


La hazaña eslovaca, en cambio, propició lágrimas en Vladimir Weiss, el DT que reconoció haber hecho historia y ahora irá por más frente a Holanda el próximo lunes en Durban.


Paraguay, por su parte, igualó sin goles con los neozelandeses en el Meter Mokaba de Polokwane y ganó el grupo de manera invicta con cinco puntos. Los guaraníes ahora se medirán a otro seleccionado que aún no conoce la derrota en Sudáfrica: Japón, el cual avanzó como segundo del E, luego de superar 3-1 a Dinamarca en el Royal Bafokeng de Rustenburgo.


Los nipones dieron una demostración de autoridad gracias a las anotaciones de su gran figura Keisuke Honda, Yasuhito Endo y Shinji Okazaki, mientras el descuento europeo fue de Jon Dahl Tommason.


El seleccionado oriental sumó siete unidades, dos menos que los holandeses, que cumplieron campaña perfecta, al igual que Argentina, luego de imponerse 2-1 sobre los cameruneses, que al contrario, se despidieron de la Copa sin un solo punto.


La naranja, que espera llegar más lejos que la mecánica de los 70, logró la tercera victoria en línea con los goles de Robin van Persie y Klaas Jan Huntelaar –descontó para los africanos Samuel Eto’o-, y además contó con la reaparición de su estrella Arjen Robben, quien propició la segunda anotación de los tulipanes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).