De la quinta división española a frenar a Altidore

Jonathan Mensah

Photo Credit: 
Michael Steele/Getty Images

PUERTO ELIZABETH, Sudáfrica.- El fútbol es el único deporte que es capaz de obrar milagros como el que está protagonizando el ghanés Jonathan Mensah en el Mundial de Sudáfrica.


El estilizado zaguero, de 19 años de edad, entró en la lista de 23 jugadores de Milovan Rajevac por la puerta de atrás, favorecido por la baja de última hora del mismísimo Michael Essien, líder espiritual de los Black Stars y uno de los mejores mediocampistas del planeta.


Lo realmente sorprendente de su inclusión en el grupo por parte del técnico serbio es que Jonathan venía de jugar los cinco últimos meses en la Primera Regional andaluza, esto es, el equivalente a la Quinta división del fútbol español, lo que de hecho le convierte en el futbolista de menor categoría de los 736 inscritos por las 32 selecciones participantes.


Lo que para cualquier jugador no profesional sería ya un sueño imposible de realizar, para este flacucho y veloz defensa central fue sin embargo el primer peldaño de una aventura que a día de hoy no tiene límites.


Y es que Mensah ha sido titular en los dos últimos encuentros del combinado africano en esta Copa del Mundo. La lesión de Isaac Vorsah le abrió las puertas del paraíso frente a Australia, partido en el que se erigió en protagonista al provocar con un derechazo seco dentro del área la expulsión del australiano Kewell y el penalti que permitió a su equipo igualar la balanza.


De nuevo repitió suerte en el eje de la zaga ghanesa frente a Alemania, formando esta vez pareja con el veterano John Mensah (ningún parentesco familiar, aunque por edad podía ser hasta su padre).


Sus excelentes condiciones físicas, su poderoso salto y su buen criterio a la hora de sacar la pelota jugada han cautivado a su seleccionador, que ya lo convocó a principios de año para disputar la Copa de África de Angola, donde Ghana obtuvo contra todo pronóstico el subcampeonato continental.


A pesar de haber jugado apenas cuatro encuentros con las Estrellas Negras, Rajevac tiene plena confianza en Jonathan y, en caso de que Vorsah no logre estar en perfectas condiciones, será el encargado de tratar de poner freno a Jozy Altidore en el duelo que Ghana disputará por una plaza en los cuartos de final frente a Estados Unidos en Rustenburg, el próximo sábado.


NO TENÍA SITIO EN TERCERA


Campeón del mundo sub 20 con los ‘Satélites ghaneses’ el pasado año en Egipto (tras batir por penaltis en la final a Brasil), Jonathan Mensah fue contratado en noviembre por el Udinese italiano, que pagó en torno a medio millón de euros al Free State, de la Castle Premier League sudafricana.


Dada la juventud, la familia Pozzo, propietaria del club italiano, decidió cederlo al Granada, que militaba en la Segunda división B española (Tercera) y que desde el verano pasado pertenece a los dueños de la entidad friulano.


La plaga de lesiones que asoló la defensa ghanesa en los prolegómenos de la Copa de África obligó a Rajevac a citarlo junto con otros siete chavales que habían ganado el Mundial juvenil. Mensah, que apenas se había podido entrenar un par de semanas con su nuevo club, no jugó ni un solo minuto en Angola, pero demostró en los entrenamientos que podía ser un recambio muy valido a corto plazo.


De vuelta a la ciudad de La Alhambra, Mensah tampoco encontró cabida en un equipo que funciona como un reloj y donde la pareja titular de centrales, Iván Amaya y Diego Mainz, no dejaban ni las migajas para Jonathan. Aunque durante la semana se entrenaba a las órdenes de Fabri González, el fin de semana Jonathan bajaba dos categorías para echar una mano al Granada B, filial del conjunto nazarí que, al igual que su hermano mayor, luchaba por ascender de categoría.


Mensah disputó apenas nueve encuentros en la quinta división española, donde tenía que batirse el cobre con delanteros que en muchas ocasiones le doblaban la edad. Ése fue el motivo de que el ghanés fuera expulsado en dos ocasiones.


Una sanción de cuatro partidos y la preselección de Rajevac le impidieron concluir el campeonato con sus compañeros, que en estos días se estarán frotando los ojos al ver a esa especie de 'jirafa' de 1.88 metros y poco más de 70 kilos salir al corte frente a Cacau, Podolski o Kewell con el número 8 a la espalda, curiosamente el que utiliza habitualmente Michael Essien con los Black Stars. Cosas del fútbol.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).