Con la fórmula Bradley

Michael Bradley

Photo Credit: 
Kevork Djansezian/Getty Images

JOHANNESBURGO.- Era demasiado premio para Eslovenia que se fuera con dos tantos de ventaja al intermedio, aunque en cierta forma, era un tributo a la efectividad porque los dos parpadeos en marca de Estados Unidos los cambiaron por gol.


Las anotaciones de Valter Birsa y Zlatan Ljubijankic propiciaban la victoria europea que no sólo la convertía en la primera clasificada a octavos de final de la Copa del Mundo, sino que dejaba a los norteamericanos con un pie afuera de Sudáfrica.


Disponía el seleccionador estadounidense, Bob Bradley, de 15 minutos para convencer a sus jugadores de que la ilusión era aún posible y más se demoraba en reanudar el juego, que Landon Donovan en demostrar que había captado el mensaje porque al segundo minuto descontaba con un derechazo que sólo pudo detener la red eslovena.


Con tiempo y fútbol de sobra, los de las barras y estrellas buscaron el empate, aunque a través de una fórmula repetida, la del pelotazo, que parecía infructuoso, hasta que a poco del final, Jozy Altidore sirvió de pívot y dejó mano a mano a Michael Bradley que le devolvió el alma a su padre y a toda una nación de paso con ese dos a dos.


El empate sabía a victoria y de hecho la tuvieron cuando Maurice Edu remató libre de marca en el área y el árbitro Koman Coulibayly, sin argumento alguno, anuló la jugada de gol, lo que propició el reclamo de la tribuna en el Ellis Park, donde los colores rojo y blanco se impusieron.


Por eso la igualdad pareció remontada en sí que deja signos vitales en Estados Unidos y con moral de sobra para buscar el triunfo sobre los argelinos, con el que se puede sellar el boleto a segunda fase, siempre y cuando Argelia no sume ante Inglaterra en el cierre del Grupo C.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).