Canadá se hace respetar en casa ante Honduras

En un partido que tuvo una inesperada
suspensión temporal, por la presencia de lluvia y una tormenta eléctrica cuando
faltaban menos de diez minutos para el final, la selección de Canadá derrotó a
la mundialista de Honduras por 2-1.

Mostrando un equipo y un esquema
totalmente diferente al del sábado, cuando perdió 0-2 ante su similar de Perú,
el combinado norteamericano dominó a los catrachos, que no se esperaban una
reacción y creyeron que iban a tenerla fácil en el Estadio Saputo de Montreal.

El encuentro también marcó un récord para
el defensa Paul Stalteri, quien llegó a 83 partidos vistiendo la camiseta roja
de la selección canadiense.

El primer tiempo estuvo marcado por un
ligero dominio local, pues el entrenador Stephen Hart decidió apostarle a una
alineación ofensiva con una formación 4-3-3.

Al minuto 29, Josh Simpson abrió la
cuenta para los canadienses, al aprovechar una serie de rebotes dentro del
área, incluyendo un disparo que pegó en el travesaño, para empujar el balón al
fondo de la red ante las protestas de los visitantes, quienes reclamaban un
mano del atacante Rob Friend.

Sólo cinco minutos después, Honduras
emparejó las acciones por intermedio de Erick Norales, quien venció la
resistencia del arquero  Lars
Hirschfeld.

Sin embargo, la perseverancia del cuadro
norteamericano rindió sus frutos cuando faltaban tres minutos para que
terminara el primer tiempo. Johnson cobró un tiro de esquina desde la izquierda
justo a la cabeza de Kevin McKenna, que envió el balón al poste derecho para
vencer de nuevo al arquero Norales, y de esa forma conseguir su décimo gol
internacional.

En la segunda mitad, al minuto 79, Simpson
estuvo a punto de aumentar la cuenta, pero su disparo fue a parar al poste
derecho del cuadro hondureño; casi simultáneamente se dejó venir una tormenta
eléctrica y un aguacero que obligó al réferi central a suspender el partido, ya
que por mandato de la FIFA, por seguridad de los jugadores debe interrumpirse
cualquier partido cuando haya presencia de relámpagos.

El estadio casi quedó vacío, pues los más
de siete mil aficionados salieron despavoridos de las instalaciones. El juego
se reanudó casi veinte minutos después, pero nada hizo cambiar el marcador que
sentenció una merecida victoria para el equipo canadiense.

 

 

 

 

 


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).