Bravo por España

BLOMFONTEIN, Sudáfrica -- España salió airosa del atolladero en el que le había metido Suiza en la jornada inaugural y su segundo triunfo consecutivo, esta vez ante Chile, le aupó finalmente al frente del grupo H, lo que evitó que el combinado ibérico se cruce en los octavos de final con Brasil.


El rival de la Canarinha será precisamente la escuadra andina, que aseguró la segunda plaza gracias al gol de Rodrigo Millar en los inicios del segundo acto, aunque a la postre el empate de los helvéticos con Honduras impidió que el grupo se cerrara con un emocionante triple empate a 6 puntos.


El equipo de Vicente del Bosque recuperó al fin parte de la esencia de ese fútbol que ha enamorado a medio mundo en los dos últimos años frente a un enemigo de calidad, aunque los nervios le jugaran una mala pasada en los primeros 45 minutos, donde se mostraron excesivamente duros sin ninguna razón de ser.


A la Roja europea le costó entrar en juego. La presión ambiental y el saberse fuera del torneo a las primeras de cambio si no eran capaces de doblegar a la Roja andina maniató en los compases iniciales a los Xavi, Iniesta y compañía. Chile lo vio claro y aprovechó la inseguridad de su rival para mover el cuero con celeridad y tratar de sorprender a Casillas. Por poco lo consigue Mark González, a los 7 minutos, pero su remate tras una gran internada de Alexis Sánchez se marchó a las gradas. Acto seguido, fue el extremo del Udinese quien probó fortuna con una vaselina que obligó a lucirse al meta español.


Poco a poco, el campeón de Europa le fue cogiendo la onda al partido y empezó a adueñarse de la pelota. Xabi Alonso y Busquets empezaban a meter en cintura a Valdivia, Vidal e Isla, aunque de momento la conexión con Torres permanecía cerrada. La pérdida del dominio territorial sacó de sus casillas a Chile, que trató de cortar el ritmo de España a base de patadas.


No había creado ni una sola oportunidad reseñable el once español cuando una pelota larga de Xavi sobre Torres obligó al meta Bravo a realizar una expuesta salida en un lateral a los pies del atacante del Liverpool. Su despeje lo capturó en carrera Villa, que disparó con una gran precisión desde 35 metros para meter el esférico en la portería (24').


El gol liberó a la Roja española de las ataduras que la habían amordazado hasta entonces y empezó a parecerse al equipo brillante de las eliminatorias. El toque rápido de los volantes creativos, la chispa de Torres y Villa en el desmarque, el despliegue veloz y contundente de Piqué y Pujol, o las incursiones sin descanso de Capdevila y Sergio Ramos por los costados. España empezaba a carburar de verdad, para desesperación del once de Bielsa, que trató de contrarrestar el aluvión que se le venía encima con más dureza.


El segundo tanto, una obra de arte de Andrés Iniesta (37') tras una diagonal hacia atrás de Villa, vino acompañado de la expulsión de Estrada, que trabó a Torres cuando éste se lanzaba en pos del remate.


A Chile le vino bien quedarse con un hombre menos. El saberse eliminado en cuanto Suiza hiciera un gol a Honduras liberó a los pupilos de Bielsa, que nada más arrancar el acto decisivo firmaba el tanto que le devolvía la calma y el billete a octavos. Rodrigo Millar, que acababa de entrar por Mark González, disparó desde la frontal del área y la pelota, tras golpear en Piqué, despistó a Casillas (47').


El partido entró en una espiral negativa motivada por un resultado que satisfacía a ambas partes. Chile insistió, aunque de manera tímida, en sus intentos por lograr un empate que les apartaba del camino de Brasil, mientras que España también buscaba, aunque sin demasiada convicción, liquidar el duelo y poner la primera plaza a buen recaudo.


HONDURAS SE MARCHA SIN VER PUERTA


Ni Suiza ni Honduras fueron capaces de mover el marcador en Bloemfontein (0-0) en un duelo en el que los centroamericanos mostraron su mejor cara en el campeonato, aunque pincharon en hueso en su gran asignatura pendiente: el remate.


Hasta diez ocasiones tuvieron los hombres de Reinaldo Rueda, especialmente en una segunda mitad en la que su rival dejó múltiples espacios en su desesperado intento por perforar el marco de Valladares y retomar el camino de los octavos. Pero no hubo forma. Suazo, Álvarez, Welcome o Wilson Palacios desaprovecharon opciones clarísimas de gol, si bien es cierto que el meta Benaglio sacó al menos tres manos de enorme mérito.


Suiza, que tan bien había arrancado la competición, pereció ahogada en su propia inoperancia. Hitzfeld movió el banquillo en busca de una solución, de un gol que les abriera de nuevo la puerta de la siguiente fase en detrimento de Chile, pero cuando no se estrelló con Valladares, fue su especial habilidad para mandar el balón lejos del marco catracho lo que terminó por condenarla a la sentencia más justa: su eliminación.    


PACTO DE NO AGRESIÓN ENTRE BRASIL Y PORTUGAL


Brasil y Portugal hicieron menos que lo justo para firmar unas tablas (0-0) que se adecuaban perfectamente a sus respectivos intereses. Los de Dunga se aseguraban la primera plaza del grupo G, mientras que los lusitanos sumaban el punto que les permitía olvidarse de las presumible goleada de Costa de Marfil sobre Corea del Norte.


El fútbol brilló por su ausencia y el público que abarrotó el Moses Mabhida stadium de Durban terminó pitando a sendos conjuntos ante la pasividad atacante de ambos en los últimos minutos.


La excesiva dureza de brasileños y lusitanos marcó los primeros minutos del que para muchos era el partido más apasionante de esta primera fase recién concluida. No en vano, el árbitro se mostró demasiado benévolo, ya que debió hacer uso de la cartulina roja en al menos un par de ocasiones.


Más allá de eso, la 'seleçao' tuvo el control del choque durante la primera mitad, hizo suya la pelota, aunque la falta de calidad en su medio campo hizo estériles sus tentativas de mover el luminoso y animar el cotejo. El auténtico peligro del 'Penta' llegaba cuando  Dani Alves y Maicon, ambos por el carril derecho, se colaban hasta la línea de fondo para conectar con Nilmar, que en esta ocasión acompañó a Luis Fabiano en la punta de lanza.


El ariete del Villarreal disfrutó de la mejor ocasión con un remate a la madera tras ganarle la espalda a Ricardo Costa, después de un magnífico pase del sevillista. Eduardo se estiró lo indecible y logró desviar el balón al palo.
La segunda gran ocasión de Brasil en el acto inicial fue un testarazo de Luis Fabiano tras un gran servicio desde la derecha de Maicon.


Portugal calentó motores sólo cuando Cristiano Ronaldo apareció en escena, ya en la segunda parte, en la que puso en jaque en un par de ocasiones a toda la zaga brasileña al completo.


Con la escuadra lusitana más metida en la pomada y Brasil relajada, el partido se equilibró hasta el punto de que ambas escuadras firmaron sobre la marcha un pacto de no agresión y en los últimos instantes se dedicaron a ignorarse y ejar pasar el reloj.


COSTA DE MARFIL REPITE UN TRIUNFO INÚTIL


Costa de Marfil logró una estéril goleada (3-0) sobre una Corea del Norte que ha ido de más a menos en el torneo. Como ocurrió en el pasado Mundial (3-2 sobre Serbia y Montenegro), los Elefantes se despidieron con un triunfo que sólo sirvió para aminorar la decepción de no haber sido capaces de sobrevivir en el llamado grupo de muerte.


Los goles, obra de de Yaya Touré, Romaric y Salomon Kalou, evidenciaron la meridiana superioridad del once africano, que no tuvo rival enfrente.


Costa de Marfil necesitaba un favor en forma de victoria de Brasil ante Portugal y endosarle nueve goles a los norcoreanos. El paso de los minutos hizo ver la imposibilidad de la tarea para los Drogba y compañía. La primera parte acabó ya con el 3-0, pero las tablas inamovibles en Durban enfriaron los ánimos del equipo de Sven Goran Eriksson, incapaz ya de volver a perforar el marco asiático.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).