Bravo: “Nos vamos con la frente en alto”

Bravo_Libertadores

Photo Credit: 
Getty Images

Omar Bravo y las Chivas del Guadalajara cayeron con la cara al sol. El Rebaño Sagrado perdió por 3-2 (global 5-3) frente al Inter de Porto Alegre y alcanzó el segundo subcampeonato continental para un club mexicano en el certamen continental más importante a nivel de clubes en América.


Un tanto en la agonía del encuentro y un pase para gol le dieron al nativo de Culiacán el sello de la figura de las Chivas en la final de vuelta de la Libertadores 2010. El también jugador del Kansas City Wizards hizo su mejor esfuerzo y junto a otro consentido de la afición, Adolfo “Bofo” Bautista, se convirtieron en el bastión tapatío en la zona de ataque mexicana.


Desde que inició el partido, todo estaba en contra de la escuadra azteca. El himno nacional, mal interpretado por una banda de guerra local, calentó los ánimos de los visitantes, que sabían que deberían jugar a más del 100 por ciento para llegar a ser el primer club mexicano que pudiera alzar el máximo trofeo en el Continente.


Corrían 42 minutos de tiempo corrido cuando Omar Bravo se alzó sobre el cielo de Porto Alegre y le ganó un cabezazo al central “colorado”, Bolívar. El testarazo de “Omarcito” le quedó cerca a Marco Fabián, quien con una media tijera abrió el marcador, a favor de las Chivas. La sorpresa era general, la gente en el Estadio Biera-Rio enmudeció y pareció que una nueva hazaña rojiblanca podría aparecer a escena.


José Luis Real sabía que era el momento de escribir historia con letras de oro, pero no calculó que los dueños de casa se irían con el cuchillo entre los dientes en la segunda mitad. Aunado a un pésimo juego de Omar Arellano, el Inter de Andrés D’Alessandro comenzó a circular el balón por todo el terreno mexicano y logró el empate gracias a un gol de Rafael Sobis, a los 62’. Era el 1-1 y la lápida se hacía más pesada para Chivas.


Aunado al tanto para el 2-1 a favor del Inter, por parte de Leandro, llegó la expulsión del “Mago” Arellano, todo dentro de los últimos quince minutos para el final. A los 89’ marcó Giuliano un gol lleno de potencia y coraje para dejar el 3-1 que prácticamente dejaba sin vida al Chiverío sobre la cancha del estadio gaucho.


Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde y Omar Bravo acercó a 3-2, luego de contra rematar un tiro libre al travesaño del “Bofo”. El sinaloense tomó el balón del fondo de la red rival y cuando se disponía a poner la bola en el manchón del medio campo, el silbante colombiano Oscar Ruiz pitó el final del encuentro.


Empezó una batalla campal donde Bravo y sus compañeros fueron agredidos por civiles que ingresaron al campo de juego. Luego de que se calmaron las aguas, Omar dejó en claro que “caímos con la frente en alto en la Final de la Copa Libertadores”.


Cabe señalar que en la edición 2006 la historia recuerda que la Copa Libertadores fue suspendida por la realización del Mundial de Alemania. Aquella versión fue ganada por el Inter. Ahora, en 2010, nuevamente fue suspendida la Copa continental, ya que se realizó la Copa del Mundo de Sudáfrica y fue el Inter, casualmente, quien se llevó el título de la Libertadores.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).