Balance 2010: Lo bueno y lo malo de New England Revolution

El 2010 marcó la primera vez que el Revolution de Steve Nicol quedó fuera de la Liguilla de la MLS. No fue una casualidad.

Entre las lesiones y la ausencia de jugadores claves, la falta de jerarquía del plantel y el bajo rendimiento colectivo del equipo, los Revs estaban condenados al fracaso prácticamente desde el principio, a pesar de los intentos de su técnico – uno de los más exitosos en la historia de la MLS.

Pero como ganador que es, Nicol se las arregló para guiar al Revolution a la final de la SuperLiga. Lamentablemente, Monarcas Morelia se llevaría el título y, de paso, dejaría a Nueva Inglaterra sin posibilidades de rescatar algo positivo de una temporada para el olvido.

Si bien Nicol tiene su puesto asegurado para el próximo año, son pocos los jugadores del Revolution que pueden decir lo mismo – una clara señal de que las metas no se cumplieron en el 2010.

LO BUENO

Irreconocible en el campeonato de la MLS, New England se acordó de jugar su mejor fútbol durante la SuperLiga.

Con su figura Shalrie Joseph recuperado de los problemas extra futbolísticos que lo obligaron a perderse el inicio de la temporada, y el delantero serbio Marko Perovic enrrachado con el gol, el Revolution ganó sus tres partidos de la primera fase para terminar como el único equipo invicto de la fase de grupos.

En las semifinales, los Revs despacharon a Puebla, ganándose el derecho a enfrentar en la Gran Final al Morelia, que se impuso 2-1 con dos golazos de Miguel Sabah.

Con un poco más de suerte, los jugadores de Nicol hubieran remontado a Monarcas para quedarse con la gloria. Desafortunadamente, la suerte definitivamente no estuvo al lado del Revolution en el 2010.

LO MALO

Si hay algo que caracteriza a los equipos de Nicol, es el énfasis en el juego defensivo. El DT escocés siempre privilegia la marca en desmedro del ataque - un esquema que si bien no es muy atractivo, sí le ha dado resultados a lo largo de su exitosa carrera como entrenador.

Por motivos fuera de su control, la estrategia de Nicol se fue a la basura en el 2010, ya que el Revolution fue el equipo más goleado de la MLS, con 50 tantos encajados en 30 partidos.

Después de la paliza 0-5 sufrida en la casa del Real Salt Lake, Nicol no se guardó nada y criticó con dureza a sus jugadores.

“Lo peor de todo fue la falta de profesionalismo. . . cuando regalas tres goles, es una falta de profesionalismo”, dijo aquel 3 de julio.

A todo esto súmale la escasa productividad ofensiva del equipo (sólo anotaron 32 goles – la segunda peor cifra de la liga), lo que explica  el bajo nivel de juego del Revolution en el 2010.

LOS FICHAJES

Ante las lesiones de Taylor Twellman y Edgaras Jankauskas, el nuevo fichaje Marko Perovic tuvo que asumir gran parte de la responsabilidad en ataque.

Y en términos generales, el delantero serbio cumplió, al anotar ocho goles en todas las competencias, además de dar tres asistencias. El ex Estrella Roja de Belgrado también fue el encargado de cobrar todos los tiros libres del Revolution, quienes nombraron a Perovic como su Jugador Más Valioso del 2010.

Tan bien le fue a Perovic en su primera temporada en la MLS, que Nicol contrató a otro delantero serbio, Ilija Stolica, aunque a éste le costó más adaptarse al estilo de juego de la MLS, y sólo pudo colaborar con tres goles en 14 partidos.

En la retaguardia, el zaguero Cory Gibbs y el portero Preston Burpo llegaron al club tras un intercambio que mandó a Jeff Larentowicz a Colorado. Sin desmerecer a los primeros dos jugadores, está claro que los Rapids se llevaron la mejor parte del negocio, ya que Larentowicz se convirtió en pieza clave del primer campeonato vinotinto, mientras que Gibbs formó parte de la peor defensa de la liga, y a Burpo se le recordará principalmente por la espeluznante lesión que sufrió cuando Dane Richards, de Red Bulls, le destrozó la pierna derecha en una jugada accidentada que dio la vuelta al mundo.

DE CARA AL 2011

Para dejar en el olvido las penas del 2010, el Revolution tiene que buscar refuerzos para la próxima temporada. No sólo basta con tener a uno de los mejores jugadores de la liga (Joseph): hay que buscar grandes actores de reparto, compañeros que pueden echarse el equipo al hombro de vez en cuando, para no tener que depender exclusivamente en un solo jugador.

Además, ha llegado el momento de encontrar al sucesor definitivo de Twellman, quien no pudo más con las lesiones y se vio obligado a retirarse definitivamente del fútbol.

El Revolution hizo noticia recientemente al contratar al canterano Diego Fagundez, pero lo más probable es que el joven atacante uruguayo de apenas 15 años ni juegue con el primer equipo la temporada que viene.

Aunque todavía no se sabe si la dirigencia invertirá pensando en el corto plazo, ya comenzó la purga al interior del plantel. El mismo día en que el Revolution renovó al portero Matt Reis, el club anunció la salida de Gibbs, Burpo, Khano Smith y Nico Colaluca.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).