Balance 2010: Lo bueno y lo malo de Colorado Rapids

A finales del 2009, tras un nuevo año decepcionante para Colorado, los jugadores de los Rapids estaban que explotaban de rabia y frustración.

Era una reacción normal para un equipo que sumó tres derrotas y cuatro empates en sus últimos siete partidos de la temporada, tirando por la borda una clasificación a la Liguilla que parecía prácticamente asegurada.

La tensión al interior del plantel llegó a su punto álgido justo antes de que comenzaran las vacaciones de invierno, cuando Conor Casey tapó a garabatos al técnico Gary Smith durante un entrenamiento y exigió ser transferido a otro equipo.

Como cambian las cosas en un año.

En vez de hundir al equipo, la experiencia de la temporada anterior fortaleció a los Rapids, que aprendieron de sus errores para formar un grupo sólido, contundente y ganador que levantó la Copa MLS tras vencer 2-1 al FC Dallas en la Gran Final.

Fue un camino lleno de altos y bajos para Colorado, pero el gran campeón del 2010 superó todas las expectativas para dejar su huella en la historia de la liga.

LO BUENO

Fueron muchas las razones por las que los Rapids sumaron su primer título: un buen grupo de futbolistas que privilegiaron lo colectivo por sobre lo individual, un entrenador capaz que supo sacar el máximo provecho de cada uno de sus jugadores, la suerte de alcanzar el nivel óptimo del equipo en el momento ideal.

[inline_node:324314]Pero de nada hubiera servido esto sin Conor Casey y Omar Cummings. Ambos delanteros no sólo formaron la mejor dupla ofensiva de la liga, sino también se echaron el equipo al hombro a lo largo del año.

Con 27 anotaciones entre los dos, Casey (13) y Cummings (14) marcaron más de la mitad de los 44 goles de los Rapids - goles que valieron un campeonato.

Cummings tiró del carro ofensivo durante la primera mitad de la temporada, mientras que Casey logró su mejor rendimiento después del Partido de las Estrellas. No obstante, ambos jugadores fueron igual de fundamentales para su equipo, tanto que Colorado no gana la Copa MLS sin ellos. Así de simple.

LO MALO

No se puede discutir la efectividad de la estrategia de los Rapids, cuyo juego se basa en un planteamiento conservador que en momentos determinados busca aprovechar el olfato goleador de sus dos hombres de punta.

[inline_node:324520]Smith ha ganado una Copa MLS jugando de esta manera, lo que demuestra que el técnico inglés sabe perfectamente bien lo que hace. Al mismo tiempo, sin embargo, la dependencia excesiva en la dupla Conor-Casey ha convertido a Colorado en un equipo predecible y unidimensional, sin demasiadas variantes en ataque.

Esta forma de jugar sirve mucho para anular al adversario, pero también desnuda las pocas alternativas ofensivas que tienen los Rapids.

LOS FICHAJES

Si hay algo en que acertaron Smith y la dirigencia de Colorado durante el 2010, fue en los fichajes. Mientras otros equipos gastaron sumas exorbitantes de dinero en Jugadores Franquicias que no dieron el resultado esperado, los Rapids buscaron refuerzos talentosos, pero de menor renombre, que se acoplaron perfectamente al sistema de juego vinotinto.

Proveniente de Toronto FC, Marvell Wynne potenció la línea defensiva con su velocidad y entrega, al igual que otro joven zaguero, Anthony Wallace, quien llegó a Colorado a mediados de temporada tras un intercambio con el FC Dallas.

Pero los Rapids también valoraron la experiencia a la hora de reforzar el plantel, lo que explica la contratación del experimentado volante Brian Mullan, campeón con el Galaxy, San José y Houston.

[inline_node:323130]Colorado también hizo un gran negocio cuando mandó a Preston Burpo y a Cory Gibbs al Revolution a cambio de Wells Thompson y Jeff Larentowicz. Este último se consagró rápidamente en el mediocampo vinotinto, donde impuso su estilo rudo junto a otro famoso “leñero”, el capitán Pablo Mastroeni.

Por último, pero no menos importante, el delantero Macoumba Kandji se incorporó al equipo proveniente de Red Bulls, club que se quedó con los servicios de Mehdi Ballouchy.

Aunque Kandji tuvo que competir por un puesto con los “intocables” Casey y Cummings, el atacante senegalés aprovechó al máximo las pocas oportunidades que tuvo para demostrarse. Además, marcó el gol más importante en la historia de Colorado: el 2-1 en la Gran Final frente a Dallas. Con esa sola jugada, Kandji se ganó para siempre un lugar en el corazón de la hinchada de los Rapids.

DE CARA AL 2011

Lejos de conformarse con lo logrado esta temporada, la dirigiencia de Colorado ya está pensando en el año que viene.

[inline_node:303203]Apenas tres días después de levantar la Copa MLS, los Rapids adquirieron a Sanna Nyassi, quien podría otorgar otra dinámica al ataque vinotinto. Otro refuerzo proveniente de Seattle, el zaguero Tyronne Marshall, también se incorporará al club a partir del 2011.

Aún está por verse si llegarán más jugadores importantes en los siguientes meses, pero los Rapids podrían dar de qué hablar durante el mercado de invierno.

Al mismo tiempo, Colorado tiene como prioridad mantener a Casey y a Cummings por lo menos una temporada más.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).