Annan: "Podemos repetir el triunfo de Alemania"

RUSTENBURGO, Sudáfrica -- Anthony Annan es la extensión de Milovan Rajevac sobre el manto verde. El centrocampista defensivo del Rosenborg noruego ha tomado el mando de las operaciones en el once ghanés después de que Michael Essien se quedara en el camino a causa de sus problemas de rodilla.


Pese a contar con apenas 24 años y ser un fijo en los Black Stars desde 2008, el menudo volante tapón se ha ganado la confianza total del técnico serbio, quien lo considera la piedra angular de una escuadra que se ha convertido, con el correr del campeonato, en la única esperanza africana después de las sucesivas eliminaciones en primera ronda de Sudáfrica, Argelia, Nigeria, Camerún y Costa de Marfil.


Annan, como todos sus compañeros, asume sin acritud la responsabilidad de defender desde estos octavos de final el pabellón de todo un continente, una carga que le sabe a gloria en ésta su primera experiencia mundialista.


"Es bonito saber que África entera estará detrás de nosotros frente a Estados Unidos. La eliminación de todos nuestros hermanos ha sido un golpe muy duro para la gente, así que debemos hacer todo lo posible por dar a nuestro continente la alegría de que puedan ver un equipo de nuestra tierras en cuartos de final. Estamos muy ilusionados de poder hacerlo, aunque lógicamente va a ser un trabajo dificilísimo porque nuestro rival pretende lo mismo y es muy fuerte", comentó el 6 ghanés, que tuvo la gentileza de atender a FutbolMLS.com.


Como todos los integrantes del once ghanés, el habitual escudero de lujo de Michael Essien (ahora lo está siendo de Kevin Prince-Boateng) ha tenido que darse en las últimas 48 horas un empacho de vídeos de Estados Unidos para conocer mejor al que será mañana su escollo en los octavos de final. Annan no escatima en elogios hacia los pupilos de Bob Bradley.


"Es un equipo de auténticos atletas. Son once jugadores que trabajan y trabajan sin desmayo durante los 90 minutos y que no se rinden jamás. Fíjese en el partido contra Eslovenia. Perdían 2-0 y no sólo empataron, sino que les anularon un gol que a mí me pareció legal, con lo que habrían ganado. O luego cómo le ganan a Argelia y se meten en octavos, con un gol de Donovan en el descuento. Eso quiere decir que con ellos no te puedes relajar ni un segundo aunque vayas con ventaja. Además, tienen calidad. Es un equipo muy equilibrado que está perfectamente trabajado en lo táctico. Ya digo que va a ser complicadísimo dejarles fuera, pero ya lo hicimos una vez y eso nos da mucha moral".


Annan se refiere al choque que ambos equipos disputaron hace cuatro años y cuatro días en el pasado Mundial de Alemania, donde ghaneses y norteamericanos estuvieron encuadrados en el mismo grupo. Pese a que los Black Stars comenzaron perdiendo con un gol de Dempsey, lograron dar la vuelta a la tortilla con tantos de Haminu Draman y Stephen Appiah, éste último sobre la hora y de penalti. Aquel tanto dejó a Estados Unidos sin opciones de pasar el corte rumbo a los octavos de final.


"Lo que sé de aquel encuentro es por referencias de mis compañeros, muchos de los cuales sí lo jugaron. Ellos empezaron muy fuertes y se adelantaron en el marcador, pero nosotros no perdimos la cabeza y fuimos capaces con paciencia y buen juego de remontar. Supongo que ellos saldrán muy motivados para tratar de tomarse la revancha, pero no más que nosotros. Hace cuatro años Brasil nos eliminó en esta ronda, así que nuestra ambición es dar un paso más aquí y hacer historia en África. Podemos repetir el resultado de Alemania. Es más, estoy convencido de que lo haremos. A título personal, sería increíble llegar hasta cuartos en mi primer Mundial".  


Al alma de la selección ghanesa le preocupa por encima de todo dos hombres del equipo estadounidense.


"Donovan y Michael Bradley. Para mí son los jugadores decisivos de ellos, sobre todo Donovan, que es un tremendo futbolista. Tiene muchísima calidad y la habilidad de saber cómo sorprenderte llegando desde atrás. Es muy listo, así que tendremos que esforzarnos en su marcaje para que no nos complique mucho la vida. Luego hay otros que también son peligrosos, como Dempsey o Altidore, que hace un trabajo increíble en punta".


Pero es la alarmante sequía goleadora mostrada hasta ahora (2 goles en tres partidos, ambos de penalti) lo que más quita el sueño en el seno del combinado ghanés.


"Estamos teniendo problemas a la hora de definir, porque ocasiones creamos muchas. Frente a Alemania, por ejemplo, hicimos unas cuantas más que ellos, pero nos faltó un poquito de tranquilidad para poder materializarlas. Hemos hablado de ello con el entrenador  y vamos a tratar de corregirlo en el próximo partido. Está claro que de poco te sirve tener diez ocasiones de gol, si luego no marcas ni una. Y a partir de ahora, cada fallo puedes acabar pagándolo muy caro".


Con el pasar de los encuentros Annan se ha ido convirtiendo en el líder de su equipo sobre el césped, un título honorífico que el modesto centrocampista rechaza de plano.


"No me considero tal cosa. Yo trato de hacer mi trabajo, como el resto de compañeros a los que elige el entrenador. Es cierto que, al no estar Essien y haber dentro del grupo muchos chavales de la Sub 20 (es la selección más joven del torneo, con una media de 24 años), uno tiene que asumir más responsabilidades, pero aquí hay gente de mucho peso, como John Mensah, Pantsil o Asamoah Gyan, que aportan muchísimo al grupo".


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).