Alemania humilla a Inglaterra y ya está en cuartos

Germany

Photo Credit: 
Getty Images

JOHANNESBURGO, Sudáfrica -- En la despedida del mítico Wembley, Alemania le había propinado un 5-1 a Inglaterra que avergonzó al Reino Unido y al mundo del fútbol en general.


Hoy en Sudáfrica, los teutones apenas estuvieron a un gol de repetirle semejante humillación a los británicos, aunque por tratarse de una Copa del Mundo y en octavos de final, la resonancia será aún mayor, al punto que esta humillante derrota le puso punto final a la era de Fabio Capello.


Los alemanes ya están en cuartos de final del Mundial con autoridad de sobra y al dejar en el camino a otra potencia y candidata al título, llegarán a tercera fase con el impulso suficiente para quedar a tres juegos de la consagración.


Como partido entre grandes, distinguidos además por su aplicación táctica, se preveía un encuentro cerrado, con escasas emociones en las áreas y resultó todo lo contrario para fortuna de los aficionados que colmaron el Free State de Mangaung/Bloemfontein, y del Mundial en sí.


Alemania salió resuelta a pegar de entrada y con Mesut Oezil avisó. Luego Miroslav Klose en la primera que tendría, no perdonó. El delantero de origen polaco pegaba su duodécimo grito en copas del mundo para alcanzar a Pelé y quedar a tres de otro brasileño, Ronaldo, máximo goleador de la cita orbital.


El mismo 11 alemán podría aumentar minutos después, pero la oportuna reacción del meta David James evitaría la dupleta, aunque nada podría hacer después cuando Lukas Podolski con un zurdazo cruzado, aumentaba las ilusiones germanas de avanzar a cuartos y de paso, proliferaba los temores británicos que ya habían asomado en fase de grupos.


Sólo al verse con dos goles por debajo, los de Fabio Capello reaccionaron y acortaron diferencias por medio de Matt Upson, quien saltó más que todos, incluso el golero Manuel Neuer, para devolver a los ingleses al juego. Y lo logró porque en la siguiente acción, un remate de Frank Lampard que golpeó el travesaño y pegó un metro adentro del arco rival, no fue convalidado por el segundo asistente, Mauricio Espinosa.


Era el 2-2 y de ahí los reclamos, inútiles por demás, de los rojos, que igual siguieron buscando en el complemento la paridad y justo en un tiro libre a favor, permitieron el rebote y en el contragolpe, donde los alemanes dan cátedra, Bastian Scheweinsteiger asistió a Thomas Mueller para el 3-1.


Con ese gol quedaba olvidada la polémica, pero como para no dejar dudas, los de Joachim Loew, de nuevo en una rápida salida, dejaban resuelto el partido con una goleada de la cual le costará reponerse a Inglaterra.


David Beckham, casi como asistente técnico, lo sufrió desde el banquillo, mientras Mueller festejaba la dupleta gracias a la descolgada de la figura alemana en Sudáfrica: Oezil. "No cualquiera golea a Inglaterra y nosotros lo hicimos, pero todavía falta mucho camino en el Mundial, pero seguro que vamos por el correcto", dijo el sinónimo de gol teutón que llegó a tres festejos en el certamen.


Un 4-1 que lo dijo todo y pese a la superioridad marcada entre uno y otro, esta vez no fueron los teutones sino los ingleses quienes se despidieron en medio de la protesta, el estupor y la decepción, tal cual le había pasado a sus rivales en el 66.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).