Alemania debutó a lo grande

Si Francia y Uruguay decepcionaron en su estreno, Inglaterra fue inferior a las expectativas y a Argentina no le sobró nada, Alemania dio una lección de cómo un campeón debe presentar credenciales en un Mundial.


Con goleada 4-0 sobre Australia, los teutones dijeron presente en Sudáfrica y de qué manera, porque el resultado, aparte de reflejar superioridad, fue la consecuencia de un juego en conjunto que ninguna otra selección ha mostrado hasta el momento en el certamen.


Como unos verdaderos tanques, los dirigidos por Joachim Low aplastaron a los ‘Socceroos’, que poco o nada pudieron hacer ante semejante dominio, el cual empezó a patentarse desde la inicial. Recién al octavo minuto de juego, Lukas Podolski decretaba el uno a cero con un remate que atravesó al portero Mark Schwarzer.


Golpe tempranero y contundente porque 18 después, el también de origen polaco, Miroslav Klose, anticipaba al meta australiano y de cabeza aumentaba la cuenta, llegando de paso a 11 festejos mundialistas para quedar a sólo cuatro de Ronaldo, el máximo anotador de las justas.


Para el complemento, con todo a su favor, a los alemanes les bastó con pisar el acelerador para liquidar a su rival, y lo hicieron en cuestión de tres minutos a través de Thomas Muller (min 22 s.t.) y Cacau (min 25 s.t.). Estreno, goleada y liderato para una Alemania que entró pisando fuerte y que deberá ratificar lo de este domingo el próximo viernes frente a los serbios en Puerto Elizabeth.


Los ghaneses son cosa ‘Serbia’


Una ingenuidad propició el primer triunfo de un seleccionado africano en este Mundial porque la mano innecesaria del serbio Zdravko Kuzmanovic en su propia área al minuto 83 sentenció las aspiraciones balcánicas y le permitió a Asamoah Gyan cambiar un penalti por gol en el Loftus Versfeld de Pretoria.


Ese tanto del jugador del Rennes francés resultó suficiente para que Ghana sumara de a tres en el arranque y acompañe a los teutones en el comando de la cuarta llave, por lo que de sumar el próximo sábado, 19 en Rustenburgo, tendrá un pie en octavos de final.


“En todo momento sentimos el apoyo de África entera y por eso nuestra entrega hasta el final que encontró premio y nos da más impulso para el siguiente juego contra Australia”, dijo un emocionado Asamoah, quien instantes después de abrir el marcador, tuvo cómo aumentar, pero el palo impidió la que habría sido la primera dupleta del torneo.


Ni Zidane impidió la derrota argelina


Apenas 30.325 espectadores llegaron al Peter Mokaba de Polokwane, en la más pobre asistencia hasta el momento de la Copa del Mundo. En cierta forma la escasa respuesta de público fue acorde a lo que ofrecieron Argelia y Eslovenia en su estreno en Sudáfrica 2010.


Fue tan discreto lo de ambos seleccionados, que sólo la pelota quieta generó entretención en las áreas y en cobros de costado, los argelinos dispusieron de un par de ocasiones, siendo la más clara un cabezazo de Rafia Kalliche que el arquero esloveno sacó con la mirada.


La respuesta rival sería casi inmediata, cuando un zurdazo de Valter Birsa obligó al meta Faouzi Chaouchi a evacuar el balón al córner. En esa estuvo providencial, pero en el complemento pasaría de héroe a villano cuando un remate de Robert Koren a 11 minutos del final, se le fue de entre las manos y terminó en la red.


Y con eso le bastó a Eslovenia para imponerse y liderar el Grupo C, tras el empate entre ingleses y estadounidenses del sábado en Rustenburgo. La victoria europea fue presenciada por un espectador de lujo, Zinedine Zidane, campeón del mundo con Francia en 1998 y quien al ser de origen argelino, estuvo en las tribunas del Peter Mokaba, el cual por cuarta ocasión celebró un partido internacional.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).