Año inolvidable para el volante estadounidense Michael Hoyos

Michael Hoyos

Photo Credit: 
Getty Images

Un año inolvidable está a punto de cerrar para Michael Ryan Hoyos en Argentina. Luego de su experiencia mundialista siendo parte de los sparrings sub-20 que acompañaron a la selección dirigida por Diego Maradona en Sudáfrica, el californiano tuvo otros dos motivos tan importantes como aquel por los que seguramente brindará a fin de año: el nacimiento de su hijo Ryan y el torneo Apertura ganado con Estudiantes de La Plata.

Con apenas 19 años y 14 partidos (siete por el Apertura y dos por la Copa Sudamericana 2010) en la Primera del club platense, el “gringo” ya escribió su nombre en la historia del fútbol de aquel país y de los Estados Unidos cuando el 5 de noviembre convirtió su primer gol en la Primera División argentina. Fue en la goleada por 3 a 0 a Lanús y el volante lo festejó chupándose su pulgar derecho. Claro, Karen, su mujer, a los pocos días daría luz a Ryan.

La adaptación futbolera del refrán diría que Ryan llegó “con la Copa bajo el brazo”. Nada más cierto teniendo en cuenta que hace sólo un mes atrás, Hoyos estaba celebrando el nacimiento de su primogénito y este domingo le tocó festejar su primer campeonato. Fuertes emociones en tan poco tiempo para un pibe que fue elogiado por el capitán y emblema del equipo, Juan Sebastián Verón, y al que muchos ven en breve como el futuro conductor de Estudiantes.

Sin un plantel numeroso pero con calidad de sobra, el técnico de Estudiantes, Alejandro Sabella, supo explotar al máximo a sus jugadores. En cuanto a Hoyos, aunque le dio mayor cantidad de minutos en este Apertura en comparación al torneo anterior, es evidente que el entrenador quiere asentarlo lentamente en Primera quemando las etapas correspondientes. No obstante, de concretarse la partida de Enzo Pérez, el jugador más valioso del equipo en la liga, dicha situación podría abrirle un lugar entre los titulares al estadounidense.

Mientras tanto, en la agenda de Hoyos está la selección de Argentina sub-20, en la que es considerado una pieza fundamental. El equipo de Walter Perazzo participará esta semana de un hexagonal en la ciudad de Córdoba preparativo para el Sudamericano de la categoría a disputarse en Perú en enero del próximo año.

Hoyos tuvo varios logros a nivel personal en su primer año como futbolista profesional en un fútbol tan dinámico y exigente como el argentino, pero tiene caudal futbolístico para conseguir mucho más. Es un diamante en bruto.

Renato Corsi, el pionero

Michael Hoyos es el segundo estadounidense en coronarse campeón en Argentina. Su antecesor fue Renato Corsi, un delantero nacido en Manhattan, que jugó en Argentinos Juniors (1983-1987; 53 partidos, dos goles) e Instituto de Córdoba (1987/1998; 42 partidos, 1 gol) en la élite del fútbol argentino. Corsi fue el primer estadounidense en jugar en Primera, en gritar un gol y en alzar trofeos. Dos torneos locales (Metro ’84 y Nacional ’85), una Copa Libertadores y una Interamericana (ambas en 1985) fueron sus logros con el mejor Argentinos Juniors de la historia.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).