La falta de pasión vigente hace que Landon Donovan se retire, dejando un legado admirable

La pasión es la que mueve al fútbol, y sin ella, no cabe duda que la pelota no recibe el mismo cariño.

Landon Donovan anunció el jueves que dejará las canchas como futbolista profesional al final de la presente temporada de la MLS, y reconoció que lo hará porque ya no tiene la misma pasión que hace algunos años. Quizás sus meses sabáticos al comienzo de la temporada 2013 fue un indicio de aquello.

"El año pasado cuando me tomé un descanso y me alejé un poco del fútbol, fue la primera vez que lo vi [el retiro] como una posibilidad", indicó Donovan en una conferencia el jueves por la tarde en el StubHub Center. "Regresé rejuvenecido. Me refresqué. Pero después de unos meses de la temporada pasada, comencé a sentir cosas, ya no sentía lo mismo, ya no tengo la misma pasión ni la misma energía".

Mientras se sinceraba consigo mismo, el número 10 del Galaxy, analizó su carrera y se dio cuenta que aún podía dar más.

"Seguí jugando, con mis altos y bajos, y jugé bien durante el verano. Ganamos la Copa Oro, fue algo emocionante, y de nuevo volví a disfrutarlo todo comenzando este año", agregó Donovan. "Creo que estaba jugando bien, pero de nuevo, en estas últimas semanas volví a sentir lo mismo. Hablaba con mi familia un poco, y algo me decía que era el tiempo correcto".

Para muchos, el no haber sido parte de la selección estadounidense en el Mundial de Brasil 2014 podría haber generado un impacto en su decisión, pero de acuerdo con Donovan, ese no fue el caso.

"Puedo aseguras que yo no iba a dejar que la pobre decisión de una persona este verano, afectará la mía", indicó Donovan, acerca de la exclusión de la escuadra mundialista por parte de Jürgen Klinsmann.

Una decisión "agridulce" es la que abarca en este momento a Donovan, quien aseguró que en medio de la tristeza decidió dejar su carrera a un lado. De acuerdo con el goleador histórico de la MLS, tomó la decisión antes del partido en que el Galaxy visitó a los Seattle Sounders, en el cual le pasaron por encima al equipo esmeralda y les ganaron por 3-0.

Tras el encuentro, Donovan le informó al entrenador y gerente general del club Bruce Arena, y algunos de sus compañeros más cercanos, para anunciar su decisión el jueves tras regresar de Portland, donde anotó el gol de la victoria para las Estrellas de la MLS sobre Bayern de Múnich. Según Donovan, su decisión a despertado el deseo de conseguir por sexta ocasión una Copa MLS, luego de las tres que ha conquistado con LA y las dos con San Jose Earthquakes.

"Estoy seguro que quien hace parte de una industria por tanto tiempo ha sentido algo similar a veces, así que pienso que por momentos hay una obligación en la vida de una persona, de que tienes que hacer algo", afirmó Donovan, quien se convirtió en profesional a los 16 años de edad con el Bayer Leverkusen alemán. "He jugado la mayoría de mi carrera aquí por dos razones, primero quería ser feliz y estar cerca de mi familia.

"Y dos, siempre quise ayudar al crecimiento de la liga. Siempre creí que era más importante estar aquí que irme y perderme en medio de la confusión a Europa, o algún otro lado. No quería eso para mí", afirmó.

Ciertamente, el legado de Donovan en el fútbol estadounidense, y particularmente en la MLS, es admirable.

A pesar de debutar profesionalmente con el Leverkusen, jugar en el Bayern de Múnich y en el Everton por algunos periodos de tiempo, Donovan es el goleador histórico de la MLS con 138 anotaciones, hasta el momento, y el segundo en la tabla histórica de asistencias con 124, once menos que Steve Ralston. Está a un partido de jugar su tricentésimo partido como titular en temporada regular en la MLS, y podría hacerlo el viernes por la noche cuando LA enfrente a San Jose Earthquakes - sus únicos dos equipos en la liga.

Además, Donovan es también el máximo goleador en la historia de la selección de EE.UU., con 57 anotaciones y el líder en asistencias, con 58. Solamente Cobi Jones ha participado en más partidos con la camiseta de las barras y las estrellas (164 contra 155 de Donovan) y ningún jugador de la región de la CONCACAF ha anotado tantos goles en Copas Mundiales como Donovan, cinco.

Sin embargo, las estadísticas se las deja a quienes las cuantifican.

"Espero que mis compañeros digan que fui un buen compañero. Espero que mis entrenadores digan que disfrutaron trabajando conmigo y tenerme en su equipo. Espero que los aficionados hayan disfrutado viéndome jugar y se den cuenta cuánto le entregué a este deporte en los últimos 16 años", reflexionó Donovan.