El regreso de Carlos Valdés a Philadelphia Union significa mucho tanto para él como para el club

Valdes signing at PPL Park

Photo Credit: 
Courtesy of Philadelphia Union

A pesar de lo mucho que se habló y de los enredos económicos en la historia, el retorno de Carlos Valdés a Filadelfia llega a tiempo para luchar por un cupo en la postemporada, pero sobretodo, fue percibido como el reencuentro de una familia.

Tras semanas de negociación, finalmente la conferencia de prensa para presentar el regreso del defensor colombiano se realizó el lunes. Fue un año y medio el que Valdés estuvo fuera de Filadelfia, tras arribar a esta ciudad por primera vez en 2011 y consolidarse en 2012.

La estadía ahora del central debe ser a largo plazo, pues el presidente del equipo Nick Sakiewicz, confirmó que el contrato firmado es uno multianual.

Para Valdés, quien estuviera con Colombia en el Mundial de Brasil, el regreso a la ciudad del ‘amor fraterno’ siempre fue una gran opción.

“Cuando me fui siempre pensé en regresar un día, porque creo que esta es mi segunda familia. Amo a los aficionados, al equipo, a la gente de Filadelfia. Tan pronto como terminó el Mundial, empecé a pensar de nuevo en regresar a filadelfia”, dijo el defensor en la rueda de prensa el lunes.

La razón principal para la salida de Valdés del Philadelphia Union tras la temporada de 2012, era su intención de conseguir un cupo en el seleccionado colombiano camino al Mundial y llenar los ojos del seleccionador, el argentino José Pekerman. Para ello, regresar a Colombia era su mejor alternativa.

En su país, Valdés jugó con Santa Fe en 2013 y luego en Argentina con San Lorenzo la primera parte del 2014. Esas actuaciones le ayudaron a conseguir su sueño de jugar en Brasil 2014. Tras la meta cumplida, Valdés regresa para reforzar a un equipo con el que alcanzó los Playoffs en 2011 y al que representó en el Partido de las Estrellas de la MLS en 2012.

Y si él quería regresar, el Union, que posee sus derechos deportivos, quería verlo de vuelta. Especialmente para fortalecer una línea defensiva que ha tenido problemas y que él podrá ayudar de inmediato por la familiaridad con el equipo, el estadio y la liga en general.

Por supuesto, el camerino y el cuerpo técnico del equipo han cambiado un poco desde que Valdés se fue. Pero aún hay jugadores con los que ya ha compartido como el defensor Sheanon Williams o Ray Gaddis, incluso Amobi Okogu, con quien el colombiano compartió la defensa central; Okogu juega ahora de mediocampista.

“Tengo grandes recuerdos del camerino. Pero quiero empezar a vivir una experiencia nueva, así que creo que este será otro capítulo en mi vida”, dijo Valdés, quien según Curtin fue recibido en el grupo con bromas, abrazos y muchas sonrisas.

Respecto al sueño cumplido, el colombiano fue más emocional que descriptivo.

“Fue uno de los momentos más hermosos de mi vida. No puedo expresar todo lo que significó haber estado en Brasil 2014, pero fue algo increíble", confirmó el central. "Recordaré por el resto de mi vida que jugué en un Mundial”.